28,85: El ataque al peso argentino no cesa.


El traspaso de Luis Caputo al Banco Central no alcanzó. El dólar subió otros 41 centavos, hasta 28,85 pesos, sumando un aumento de casi el 13 por ciento en apenas seis jornadas.

No alcanzó con poner al preferido del mercado para aplacar la corrida cambiaria. En el debut de Luis Caputo con la camiseta de presidente del Banco Central, el dólar aumentó 41 centavos hasta los 28,85 pesos para la venta en bancos y agencias de cambio. No alcanzó tampoco el pedido de calma de su socio en el equipo económico, el ministro de Hacienda y ahora también Finanzas, Nicolás Dujovne, quien confirmó que se volcará el grueso del primer desembolso del Fondo Monetario en el mercado de cambios y se iniciará el proceso de recompra de Lebac (ver aparte).

Ni las promesas de Dujovne ni el cambio de Federico Sturzenegger por Caputo contuvieron la estampida ante la certeza de que el Central no va a intervenir para ponerle un límite al billete verde. En las primeras operaciones del día los precios de la divisa fueron a la baja, pero con el transcurrir de las horas volvió la tendencia alcista que exhibe hace dos meses. Sin resistencia del Central, el precio en el mayorista subió 40 centavos para finalizar en 28,10 pesos. Pese a informar no haber intervenido en el mercado, las reservas finalizaron en 48.461 millones de dólares con una caída de 604 millones, por operaciones con Letras del Tesoro que no se renovaron.

El Gobierno insiste en su estrategia de realizar anuncios todos los días para calmar los ánimos, pero sigue corriendo de atrás al mercado. Horas antes de que abriera la ventanilla del dólar, Dujovne ofreció una conferencia de prensa para calmar inversores, tarea en la que no tuvo éxito. Su exposición fue más un pedido de clemencia para parar la “turbulencia”, como volvió a calificar la corrida que derivó en que el dólar aumentara 52 por ciento en menos de un semestre. No ofreció un plan de acción y reiteró medidas que en buena medida ya habían sido digeridas por bancos y empresas: los 7500 millones de dólares del FMI para ventas en el mercado de cambios y la absorción de letras para descomprimir los próximos vencimientos.

Caputo ofreció la misma explicación pero en privado. Se reunió temprano con los principales banqueros del país para detallar el mecanismo de subasta de dólares y pedirles, en clave de confianza entre financistas de la city, colaboración. Pero las cuestiones que motorizan la demanda se mantienen e incluso se intensificaron. Faltan dólares y el mercado será el que defina su precio.

Como todos los días de los últimos dos meses, bancos y empresas volvieron a animársele al Central, pese al cambio de cara visible, ya que el mandato del Fondo es no intervenir. No importa si esa cara es Caputo o el recientemente alejado del cargo, Federico Sturzenegger. Bastaron unas pocas operaciones a la baja en el inicio para que algunos voceros mediáticos del Gobierno hablaran de una descompresión. De inmediato cobró impulso. Al público, el precio llegó a superar los 29 pesos en pantallas del microcentro. El Banco Galicia lideró los cierres con una cotización de 29,30 pesos para la venta, mientras que el valor más alto durante la jornada fue para el ICBC (29,90 pesos). En entidades financieras en el interior del país se pidió más de 30 pesos, con algunos inconvenientes para conseguir el billete.

Al cierre, el promedio fue un dólar de 28,85 pesos, con un aumento de 1,4 por ciento, diferencia que se eleva a 12,9 por ciento respecto de los valores del jueves de la semana pasada, previo al anuncio de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. En el medio de esa seguidilla, el Central volcó unos 700 millones de dólares (el martes) en el mayorista para pausar durante un día la corrida. En ese segmento, donde operan bancos, empresas y exportadores con operaciones por más de un millón de dólares, el volumen negociado fue de 590 millones de dólares, un 61 por ciento más que en la jornada anterior pero aún lejos de los montos que se transan con participación del Central y el Banco Nación. Si bien la última operación concretada en ese segmento fue a 28,10 pesos, la última oferta en pantalla del mercado abierto electrónico fue a 28,35.

La volatilidad del mercado volvió a generar rarezas. El tipo de cambio oficial volvió a cerrar por encima del precio del blue que se vende en las cuevas, el cual se mantuvo en 28,70 pesos, mientras que convertir pesos en dólares mediante la compraventa de bonos y acciones y fugarlos al exterior, conocido como contado con liquidación, costó 28,18 pesos, con un alza de 1,91 pesos. En el mercado de futuros, las apuestas elevaron la previsión de fin de año del tipo de cambio a 33,50 pesos (ver aparte). La expectativa será hasta dónde pueda llegar el precio el martes próximo con el nuevo supervencimiento de letras, para lo cual la cartera de Finanzas anunció la licitación de dos bonos por hasta 4000 millones de dólares en moneda dual (ver aparte), con los cuales absorber parte de los pesos de las Lebac para que no se vayan al dólar.


EN SEIS MESES 33,50

Para fin de año (2018)  las expectativas de devaluación en el mercado ubican el precio del dólar por encima de los 33 pesos. En los contratos de dólar a futuro, se negociaron ayer en el mercado de Rosario (Rofex) el equivalente a 775 millones de dólares, donde el 60% de las operaciones se concentró en los vencimientos de fin de este mes y de julio con precios de 28,68 y 29,63 pesos. 

Para el vencimiento más largo operado en esa plaza rosarina - diciembre de 2018- se pactó en 33,50 pesos. Por su parte, en el mercado de dinero entre bancos, los préstamos de corto plazo denominado call money se operó al alza a 44% de tasa neta anual. En swaps cambiarios además se pactaron 121 millones de dólares para tomar y/o colocar fondos en pesos mediante el uso de compraventa de dólares para el próximo lunes y martes. 

Las tasas de Lebac en el circuito secundario se negociaron en el plazo de 33 días al 43,5 y la de 161 días al 38,15 por ciento. Sin embargo, el dato de color fue para las Letras que vencen dentro de seis días, cuando se realizará la gran licitación mensual del Banco Central. Esa tasa llegó a 60 por ciento anual para atraer a los inversores.

Cristian Carrillo.

Comentarios

  1. Y el "traspaso" de Caputo al becerra se lo van a tener que guardar bien adentro porque está flojo de papeles. Espero que el senado no convalide la ilegalidad.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario