lunes, 24 de abril de 2017

Economía PRO: Fuga de capitales financiada con deuda externa.


El ingreso de divisas para la especulación financiera por las altas tasas de interés que ofrece el Banco Central y el grueso endeudamiento del Estado le permiten al Gobierno disimular las tensiones económicas que se acumulan día a día.

La salida neta de dólares por turismo en el exterior, por ejemplo, duplicó solo en el primer trimestre del año la recaudación de todo 2016 por exportaciones de carne: 2996 millones contra 1500 millones.

Ni siquiera sumando las ventas externas de pescados y mariscos del año pasado (2016) alcanza a compensar la pérdida de divisas por los viajes de compras a Chile, Paraguay, Miami y demás tours de argentinos por el mundo entre enero y marzo de 2017. La cuenta queda todavía en rojo por casi 100 millones de dólares. Otra forma de expresarlo es que el total de las exportaciones de carnes y pescados a lo largo de un año se consumió en apenas un verano.

Los datos reflejan que existe una fiesta de consumo para un sector acotado de la sociedad que no derrama fronteras adentro, ya que esas compras no redundan en mayor actividad industrial ni comercial en el país, pero sobre todo desnudan el peligroso ensanchamiento del déficit en moneda dura.

El esquema solo se sostiene por las libertades concedidas a los capitales golondrina para venir a disfrutar de rentabilidades extraordinarias con las Lebac y por la emisión de títulos públicos de todos los colores, con tasas también por arriba de la media de la región. Eso lleva a la conclusión de que la sartén por el mango la tienen quienes están financiando el desequilibrio del sector externo, es decir, el famoso mercado, sin cuyo aporte interesado habría todavía más presiones para una devaluación.

La eliminación de las regulaciones cambiarias que dispuso el Gobierno al inicio de su gestión, el final del “cepo”, se está patinando en gastos superfluos y en acumulación de dólares por no mucho más de un millón de personas, que son las que participan activamente de ese circuito, de acuerdo a los datos entregados esta semana por el BCRA.

El esquema no es sustentable a mediano plazo. Entre tanto, va ocasionando lesiones profundas en el tejido industrial, en un proceso de sustitución de producción local por importaciones, y para colmo va sumando una carga de intereses por la emisión de deuda que compromete el bienestar de futuras generaciones. Es una dinámica que se consume a grandes sorbos las ganancias de soberanía económica conquistadas la década pasada con el desendeudamiento, y que expone al país a las exigencias del capital financiero.

La fundamentación de Cambiemos para liberar el mercado cambiario era que el nuevo contexto de una Argentina maket friendly atraería inversiones extranjeras y potenciaría las capacidades productivas nacionales, reprimidas supuestamente con tanto intervencionismo estatal. Los resultados están a la vista. Desde enero de 2016 a marzo de 2017, el ingreso de inversiones extranjeras directas totalizó 3177 millones de dólares, pero la salida de divisas por giro de utilidades y dividendos escaló a 3318 millones, un balance negativo de 141 millones de dólares.

Federico Sturzenegger podrá argumentar que la evolución ha mejorado en lo que va del año, ya que en el primer trimestre el saldo fue positivo en 408 millones de dólares, con 730 millones de inversión extranjera directa frente a 322 millones de giro de utilidades y dividendos, pero aun así los montos son marcadamente insuficientes para desencadenar un proceso de reactivación económica.

Peores son los resultados y la tendencia de la fuga de capitales, que involucra cifras mucho más abultadas y refuerza la dependencia del ingreso de fondos especulativos y del endeudamiento estatal, más allá del aporte circunstancial de los últimos meses por el blanqueo de capitales. La demanda neta para formación de activos externos de libre disponibilidad alcanzó en el primer trimestre del año a 4797 millones de dólares, contra 4237 millones de igual período de 2016.

Es decir que a medida que van pasando los meses en lugar de aumentar la confianza, lo que crece es la dolarización de carteras. En términos brutos, la compra de billetes es todavía más alarmante, ya que entre enero y marzo de este año se adquirieron para lo que antes se denominaba dólar ahorro 7448 millones de dólares, contra 4310 millones de igual lapso del año pasado. Un salto del 73 por ciento.

En marzo fueron 2520 millones, sosteniendo un ritmo de fuga en niveles record por cinco meses consecutivos. La misma trayectoria, como se mencionó más arriba, se observa en el egreso de dólares por turismo, que también se ubica en máximos históricos. Además, la salida por transferencias al exterior de libre disponibilidad escaló hasta 2637 millones de dólares en el primer trimestre, contra 1680 de igual período de 2016, un 57 por ciento más.

¿Hasta cuándo se puede seguir con desajustes de esa dimensión en el frente externo? La respuesta no la tiene el Gobierno ni el Banco Central. La última palabra la tiene el mercado. El hecho de que la demanda de divisas sea tan intensa en momentos de paz cambiaria –en palabras de la ex presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont– anticipa un frente de tormenta peligroso si aparece algún factor interno, como una eventual derrota electoral del oficialismo en agosto y octubre, o externo, como una aceleración de la suba de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos, que multiplique todavía más las compras de dólares. ¿Los inversores extranjeros seguirían apostando por Argentina o escaparían en bandada tan rápido cómo llegaron?

En principio, si el panorama se complica, tanto el Central como el Ministerio de Finanzas deberán ofrecer más tasa para intentar mantener lubricados los canales de financiamiento, con los costos que eso implica tanto en términos recesivos como de la carga de intereses. El Gobierno parece jugarse a que nada de eso ocurrirá, si no que confía que su política de desregulación financiera convencerá paulatinamente a los actores económicos de que es mejor producir que comprar dólares, invertir en maquinarias antes que en títulos públicos. Por ahora van 16 meses de fracaso de esa estrategia.

Los últimos dos episodios de fuga de capitales tan fuertes como el actual ocurrieron en 2008, durante el alzamiento contra las retenciones móviles, y en 2011. En el primer caso, el saldo comercial y las reservas acumuladas por el Central le dieron margen al gobierno de Cristina Kirchner para absorber la presión, mientras que el segundo caso derivó en la imposición de regulaciones cambiarias para detener la salida, el llamado cepo.

“El tipo de cambio que tenemos hoy es insostenible, pero una devaluación no solucionará ningún problema y agravará la recesión y la pérdida de ingresos de los trabajadores”, describe el laberinto en el que se fue metiendo el actual gobierno el economista Arnaldo Bocco, director del observatorio de deuda externa de la UMET.

Si la presión en lugar de disminuir sigue aumentando los próximos meses, en un año de elecciones cruciales, la salida a la que seguramente echará mano el macrismo será la vuelta a un programa con el FMI, otra vez como prestamista de última instancia. Sería transitar de nuevo el camino de los 90, con el vademécum de reformas laborales, previsionales e impositivas, más el ajuste fiscal permanente, como parte indisoluble del paquete. La Argentina ya vivió esa experiencia. El final fue la tragedia de 2001.

David Cufré, Página 12.

sábado, 22 de abril de 2017

El asalto organizado PRO a la Casa de Gobierno de Santa Cruz.



La ex presidenta Cristina Kirchner denunció, a través de un video que publicó en las redes sociales, que dirigentes provinciales y diputados nacionales de Cambiemos fueron los "organizadores" del ataque a la residencia de la gobernación de Santa Cruz, producto de una protesta que terminó con una represión policial cuando los manifestantes intentaron ingresar a la vivienda. Aseveró que en la movilización hubo un "montaje en escena mediático" para que ocurriesen esos hechos y sostuvo: "Si esto ocurría en la Quinta de Olivos hubieran titulado 'golpe de Estado'; y sin embargo ayer pasó acá, en Santa Cruz".

La ex mandataria recorrió las distintas áreas dañadas donde mientras se desarrollaba la movilización de los empleados estatales estaban ella, su nieta de 18 meses, la gobernadora Alicia Kirchner y las tres empleadas que trabajan en la residencia.

“Entraron, pisotearon (los canteros), tiraron piedras”, describió CFK, quien denunció que ese “ataque fue absolutamente planificado”. “Éramos cinco mujeres con una bebé de 18 meses”.

“Nunca nadie espera que se apodere la violencia”, sostuvo la mandataria en el video que la muestra recorriendo la puerta de ingreso a la sede de la gobernación, el acceso de vehículos, un patio lateral y finalmente adentro del edificio, donde comenzó a relatar cómo fueron los hechos. “De acá sacaban las piedras, estos cantos (rodados) y los tiraban contra el techo”.

Una vez adentro, fue mostrando los espacios y “lo que tuvimos que hacer para que no puedan entrar anoche”. La ex presidenta contó que ella había llegado a las 20:30 a la residencia para cenar con la gobernadora, y alrededor de las 21:15 “empezaron llegar grupos muy violentos” y con actitudes “muy de golpear”.

“Ni siquiera había policías en la puerta –prosiguió-. No había nada porque nunca nadie espera que la violencia se apodere, como se apoderó anoche, de grupos muy organizados que fueron con un ataque absolutamente planificado y organizado para atacar esta residencia.”

En el living de la residencia se ven varios muebles que las mujeres colocaron detrás de uno de los ingresos porque los manifestantes “quisieron forzar la puerta y entrar a la casa”, aseguró Cristina Kirchner.

viernes, 21 de abril de 2017

Las ventas en supermercado sufrieron en febrero (2017) su peor caída en 15 meses.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) informó e que en febrero (2017) las ventas en supermercados y shoppings tuvieron su peor desplome de los últimos 15 meses. Las facturación alcanzó los $24.520,3 millones, un 6,7% menos que en enero y solo un 16,3% más que en febrero del año anterior, pero quedando muy por debajo del 35% de inflación anualizada. Esto implica una caída interanual del orden del 14% y un retroceso a volúmenes nominales de operaciones que no se veían desde el tercer trimestre de 2016.


"Para el mes de febrero del corriente año (2017), los grupos de artículos con los aumentos más significativos con respecto al mismo mes del año anterior son: Lácteos 25,9%, Almacén 23,4%, Bebidas 23,3% y Panadería 22,6%", precisó el Indec. Todos con avances que pierden frente a la inflación.

Por otra parte, el relevamiento de ventas en shoppings también registró caídas reales en febrero del orden del 16% producto de un crecimiento de la facturación nominal de 13,5% anual contra 35% de inflación.

jueves, 20 de abril de 2017

Consumo en supermercados vuelve a caer 5,6% en marzo (2017).


Después de un primer bimestre negativo en términos de consumo, todas las expectativas oficiales y empresarias estaban puestas en marzo. Pero marzo tampoco ofreció buenas noticias. Sin paritarias cerradas y ante una estrategia de política económica que apunta a bajar la inflación como objetivo prioritario, el consumo masivo volvió a mostrar una caída pronunciada durante el tercer mes del año.

De acuerdo con la consultora Scentia, que lleva las estadísticas mensuales, la contracción interanual alcanzó el 5,6%, el mismo porcentaje de merma que acumuló el trimestre. 

La consultora que preside Osvaldo del Río también tiene datos preliminares de la primera quincena de abril, pero tampoco son alentadores: "Esperamos que este mes comience a mostrar síntomas de recuperación, a pesar de que la primera quincena aún no ha arrojado datos en esa dirección", indicó.

Si se analiza la evolución de las ventas en volumen por rubro, el que mostró la mayor caída fue el de "alimentación", que se contrajo 7,8%. Esta merma estuvo explicada, en parte, porque Semana Santa el año pasado cayó en marzo y este año, en abril. El segundo lugar lo ocupó el rubro de "perecederos y frío", que se contrajo 6,7%; seguido de "limpieza de ropa y hogar", que obtuvo 6,4% menos de ventas. A su vez, los productos de "desayuno y merienda" cayeron 5,5% y los de "higiene y cosmética" y las "bebidas sin alcohol", 4,8%. Las bebidas con alcohol son las que mostraron la mejor performance en marzo, con una caída de apenas 1% respecto del mismo mes del año pasado.

En términos acumulados, las mayores bajas del trimestre son las de los productos de limpieza y hogar (-7%), seguida por los perecederos y frío (-6,9%).

En materia de cantidad de transacciones, el estudio muestra que en marzo cayeron 4,1%, que desagregado implica una caída de 1,3% en los locales de cercanía y de 9,7% en las grandes superficies. En el acumulado del año, la cantidad de tickets en los supermercados se derrumbó 10,4%. El valor promedio del ticket el mes pasado fue de $ 303 ($ 115,8 en los comercios de cercanía y $ 563,4 en los súper).

"El consumo parece no tener piso y aún no existen signos que puedan evidenciar un cambio de tendencia. Contracciones para todas las canastas, con una fuerte caída en alimentación, cercana al 8%", plantea el informe de Scentia.

Para Scentia, el año cerrará con estancamiento, en el mejor de los casos. Incluso, cada mes que pasa sus directivos se convencen más de que puede cerrar con una caída de entre 1% y 2% respecto de 2016. Anticipan un crecimiento lento y en el largo plazo. Para este año, el PBI aumentará apenas 1,5%, afirmó Del Río.

FUENTE: EL CRONISTA

miércoles, 19 de abril de 2017

La estafa del tarifazo del gas: 2.500 millones de dólares adicionales a las petroleras en 2017.


"Regalo millonario a exportadoras", twiteó días atrás la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner en alusión a una nota publicada en Página/12 que lleva el mismo título. Allí se lee: "El complejo agrario, mineras e industrias exportadoras dejaron de pagar unos 5.000 millones de dólares el año pasado por la quita de retenciones. Esa transferencia no significó aumento de inversiones, de empleo ni de ventas al exterior". Acá podés leer la nota.

Pues bien, a partir de abril y hasta diciembre de 2017 las petroleras embolsarán 2.500 millones de dólares adicionales como consecuencia de los nuevos precios del gas natural. En este caso, y a pesar del tarifazo, la desregulación, la habilitación exportadora y el permiso para girar utilidades al extranjero, además de nulas inversiones y generación de empleo durante 2016 (hubo pérdida neta de puestos de trabajo) debe agregarse lo siguiente, todavía más grave: no hubo necesidad de incrementar la tarifa ni el precio del gas en el PIST para que esas mismas petroleras, entre 2012 y fines de 2015, mejoraran exponencialmente su producción, multiplicaran sus inversiones y lograran sustituir importaciones de gas por miles de millones de dólares. Por este motivo, más que "regalo", el tarifazo del gas es una estafa multimillonaria contra la ciudadanía y el Estado nacional. Y se explica pura, exclusiva y sencillamente por tener, desde la asunción de Mauricio Macri a la fecha, un cartel de empresas en poder del Ministerio de Energía.

Las distintas cuencas gasíferas proveerán al sector residencial en 2017 cerca de 10.000 millones de metros cúbicos de gas natural. Al calcular la diferencia entre los precios del gas en boca de pozo correspondientes a 2015 con los del corriente año (al mes de abril), encontramos los siguientes valores promedio:


Fuente: Elaboración propia en base a datos del ENARGAS y del Ministerio de Energía y Minería. Los precios del PIST están en dólares. El porcentaje del incremento figura en la última columna.

Si a los promedios de las diferencias de cada cuenca los multiplicamos por los volúmenes que cada una de ellas aportará al sector residencial en el año (total 10.000 millones de metros cúbicos), arribamos pues a la conclusión que las petroleras recaudarán unos 799,8 millones de dólares adicionales. Esto, claro, no contempla el próximo ajuste de la tarifa previsto para después de las elecciones.

Ahora bien, además del sector residencial tenemos el comercial (incluye pequeñas y medianas industrias) y sector GNC. La tabla de abajo sintetiza los aumentos registrados entre los PIST de 2015 y los de 2017, también al mes de abril del corriente:


Fuente: Elaboración propia en base a datos del ENARGAS y del Ministerio de Energía y Minería. Los precios del PIST están en dólares. El porcentaje del incremento figura en la última columna.

Procediendo de igual forma que con los usuarios residenciales, y contemplando en este caso un volumen anual de 5.792 millones de metros cúbicos, hallamos que las petroleras embolsarán unos 350,3 millones de dólares adicionales.

Sintetizando, si sumamos lo recaudado por los nuevos precios del gas en el PIST a abril de 2017 para los sectores residencial, comercial y del GNC, las petroleras embolsarán unos 1.150 millones de dólares por encima de lo percibido en 2015. Pero aquí no termina el "regalo", que más que "millonario" debería calificarse "multimillonario".

Las empresas también tienen como clientes a las centrales generadoras de electricidad, las cuales, en febrero de 2017, debieron abastecerse con gas natural en un 82% sobre la totalidad de los combustibles requeridos. Pues bien, solamente por las ventas de gas a las termoeléctricas y multiplicando por las diferencias del PIST entre 2015 y 2017, el sector de la generación les permitirá embolsarse este año un "bono" por 1.362 millones de dólares.

En conclusión, los nuevos cuadros tarifarios del gas en el PIST -a abril de 2017- elevará la recaudación de las petroleras en relación a 2015 en 2.512 millones de dólares, cifra que en pesos asciende a 45.200 millones (tomamos un dólar = 18 pesos, el valor promedio que figura en el Presupuesto). Cabe aclarar que dicha cifra no incluye el incremento de la tarifa previsto para la segunda mitad del año. En cuanto al saqueo al bolsillo de la ciudadanía, la transferencia es aún mayor desde que aquí no se calculó el "regalo" a las transportistas y distribuidoras.

Llegado a este punto, tres consideraciones. La primera: ¿Cómo justificar 45.200 millones de pesos adicionales en relación a 2015, cuando las petroleras que explican prácticamente la totalidad de la producción gasífera nacional expusieron en las dos audiencias públicas que con la política de precios en el PIST del período 2012-2015 multiplicaron sus inversiones, recuperaron e incrementaron su producción, desarrollaron yacimientos costosos y permitieron al Estado sustituir miles de millones de dólares en importaciones de gas? A propósito, sírvase el ciudadano obnubilado leer la síntesis de las exposiciones de los representantes de las petroleras en las audiencias públicas de septiembre de 2016 (primer cuadro) y marzo de 2017 (segundo cuadro):


Fuente: OETEC. Más que "regalo", el tarifazo del gas es una estafa multimillonaria contra la ciudadanía y el Estado nacional: YPF, PAE, Total y Wintershall no necesitaron recaudar ni un centavo de peso adicional para, entre 2012 y 2015, recuperar la producción y disminuir las importaciones de gas en un contexto de consumo ascendente, incorporando decenas de miles de nuevos usuarios al servicio de gas por redes y poniendo en marcha nuevas obras de infraestructura para beneficio de millones de compatriotas.


Fuente: OETEC. Más que "regalo", el tarifazo del gas es una estafa multimillonaria contra la ciudadanía y el Estado nacional.

Segunda consideración: es fundamental entender que no se trata, al menos no para el caso de la industria petrolera, de una administración nacional que "regala" 45.000 millones de dólares a las petroleras. De igual forma a lo sucedido con la condonación de deuda a las distribuidoras de la energía eléctrica, son las empresas las que, adueñadas del Poder Ejecutivo, se auto-condonan o auto-regalan miles de millones de dólares sustraídos al fisco y a los ingresos de millones de familias argentinas.

Y tercera y última consideración: siendo que YPF SA es una de las empresas beneficiadas por ser la principal productora de gas, debe tenerse en cuenta que la política digitada por el Grupo Shell -al frente del Ministerio de Energía- junto a petroleras como PAE, Total, Petrobras y Tecpetrol en realidad apunta a destruir a la empresa de bandera. Este Observatorio ha elaborado varios trabajos dando cuenta de la cartelización de las referidas compañías contra Yacimientos Petrolíferos Fiscales. Hacemos esta aclaración para todos aquellos que colocan en una misma bolsa a las empresas citadas con YPF como responsables de la estafa implícita en el tarifazo.

Bibliografia OETEC (31/03/2017) Tal es la magnitud de la estafa gasífera… http://www.oetec.org/nota.php?id=2483&area=1

OETEC (17/03/2017) PAE en la audiencia pública del gas: el tarifazo sin la más mínima razón de ser http://www.oetec.org/nota.php?id=2443&area=1

OETEC (13/03/2017) Audiencia pública: ¿La "noticia" fue que volverá a aumentar el gas? http://www.oetec.org/nota.php?id=2435&area=1

OETEC (07/10/2016) La Resolución 212 (nuevos cuadros tarifarios del gas), Shell y el señor Aranguren http://www.oetec.org/nota.php?id=2119&area=1

OETEC (11/10/2016) La insostenible estafa del tarifazo: la única verdad es la realidad http://www.oetec.org/nota.php?id=2120&area=1

OETEC (18/09/2016) Bernal en la audiencia pública: Un Golpe de Estado Institucional en el Ministerio de Energía http://www.oetec.org/nota.php?id=2072&area=1

OETEC (15/09/2016) El modelo energético neoliberal viola la Constitución Nacional, los derechos humanos y la Ley de Ética Pública http://www.oetec.org/nota.php?id=2071&area=1

OETEC (12/09/2016) Las mentiras del gas y las verdades del mercado (viaje a las entrañas del tarifazo) http://oetec.org/nota.php?id=2065&area=1

OETEC (9/09/2016) Audiencias Públicas sin conocer la rentabilidad empresaria constituye una clara violación a los derechos humanos del pueblo argentino http://oetec.org/nota.php?id=2062&area=1

Desembarco masivo de consultores del establishment en el gobierno de Macri.


Varios ministerios y organismos públicos quedaron bajo el control de economistas de la ortodoxia provenientes de diferentes firmas dedicadas al asesoramiento económico y financiero. Puerta giratoria y conflicto de intereses.

Casi 25 economistas de más o menos figuración pública provenientes de diversas consultoras de la city ocupan cargos importantes en el gobierno, y muchos más sin tanta exposición se han instalado en espacios técnicos de la estructura estatal de la Nación, Provincia de Buenos Aires y Ciudad de Buenos Aires. Además de proceder de la actividad de elaborar informes económicos para empresas, esa legión está unida por beber de la fuente del saber de la ortodoxia económica, algunos en forma militante y otros con convicciones más flexibles. Están distribuidos en los ministerios de Hacienda, Finanzas, Interior, Producción, en los bancos Central, Nación y Provincia, en el Indec, en la Jefatura de Gabinete y en otras dependencias públicas. En el gobierno de Macri no sólo han desembarcado CEOs y miembros de ONG en la aventura de aprender de qué se trata la gestión pública, también se ha sumado a ese experimento cool una cantidad elevada de economistas del establishment. Estos han recuperado el espacio de poder en la estructura del Estado del que habían sido desplazados en el período que despectivamente denominan populismo.

El equipo de la city

Otras experiencias de gobierno han cedido el manejo de la economía a determinados grupos de economistas. Carlos Menem lo hizo primero a Bunge & Born (uno de los integrantes de ese equipo económico fue el ahora consultor Orlando Ferreres), luego a la Fundación Mediterránea de Domingo Cavallo para terminar con el CEMA de Roque Fernández, Carlos Rodríguez y Pablo Guidotti. Fernando de la Rúa se entregó a José Luis Machinea y equipo, cuyos principales jugadores eran Miguel Bein, Pablo Gerchunoff y Mario Vicens, para luego abrazarse al staff de FIEL liderado por Ricardo López Murphy, secundado por Daniel Artana y Manuel Solanet, y finalmente desbarrancar con Domingo Cavallo.

Esta lógica de administración de la cuestión económica, donde el poder político transfiere la responsabilidad de un área clave de gobierno a una corporación o a una fundación de economía solventada con aportes de grandes empresas, fue interrumpida en los tres gobiernos kirchneristas. El Ministerio de Economía dejó de estar colonizada por diferentes facciones del poder económico que tenían a esos grupos de economistas como ejecutores de políticas regresivas del bienestar general. Fue un escenario que descolocó a esa secta de economistas que perdió su centralidad en el manejo del área económica, además de pasar a ser cuestionada su capacidad de asesoramiento acerca de la orientación de la política económica. Igualmente mantuvieron la presencia en el espacio mediático para anunciar cada año una debacle que no fue. Ahora con la Alianza macrismo-radicalismo muchos de sus miembros o sus descendientes ideológicos, algunos con cargo y otros en la periferia, han recuperado ese lugar privilegiado en la determinación de la política económica.

La Alianza de Fernando de la Rúa también fue un gobierno dominado por economistas.

Uno x uno

Hasta diciembre pasado el Ministerio de Hacienda y Finanzas estuvo a cargo de Alfonso Prat Gay, ex ejecutivo del Banco JP Morgan pero antes de asumir lideraba la consultora Tilton Capital, especializada en el negocios financiero. Pedro Lacoste, viceministro de Prat Gay, y Luis Caputo, entonces secretario de Finanzas y hoy ministro de esa área, también provienen de esa firma. El actual ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, además de ser columnista de La Nación y de TN, tenía su propia firma de asesoramiento económico. Miguel Bein (de la consultora homónima) expresa en sus recientes intervenciones públicas como si se sintiera el padrino profesional de Dujovne.

Enrique Szewach fue presidente de Evaluadora Latinoamericana, firma dedicada a la calificación de riesgo, y fue designado vicepresidente del Banco Nación, responsabilidad que amplió ante la convalecencia del nuevo titular de la entidad Javier González Fraga (de GF Macroeconomía), quien reemplazó a Carlos Melconian (de la consultora MacroView). El jefe de asesores del Banco Nación es Luis Secco, director de la consultora Perspectivas Económicas.

Eduardo Levy Yeyati de Elypsis fue director del BICE hasta mediados del año pasado y mantiene el cargo como asesor en el Consejo de la Producción. Esa dependencia es presentada en la página de Internet del Ministerio de Producción como “un organismo consultivo de primer nivel, que trabaja con el Estado para volver a colocar el país en un sendero sustentable de desarrollo”. En ese ámbito participan Félix Peña, Bernardo Kosacoff, Andrés López, Jorge Forteza y Dante Sica, socio fundador y director de la consultora Abeceb, quien fue parte de la comitiva que acompañó al presidente Mauricio Macri en su reciente viaje a España.

El ministro de Interior y Obras Públicas, Rogelio Frigerio, era titular de Economía & Regiones, sumando a su equipo a Ricardo Delgado, líder de la consultora Analytica, como subsecretario de Coordinación de la Obra Pública. Empiria Consultores aportó a Hernán Lacunza, ministro de Economía de la Provincia de Buenos Aires, Francisco Grismondi, director del Banco Central, y Damián Bonari, subsecretario de Coordinación Económica de la Provincia de Buenos Aires.

Luciano Cohan es una de las últimas incorporación al staff de funcionarios del gobierno de Macri desde el mundo de las consultoras de la city. Trabajaba en Elypsis, la de Levy Yeyati, y desde mediados del mes pasado es subsecretario de Programación Macroeconómica del Ministerio de Hacienda. El nuevo equipo económico cuenta con Rodrigo Pena, de la consultora Labour Capital Growth (LCG), firma del actual embajador de Estados Unidos, Martín Lousteau.

Maximiliano Castillo, de la consultora ACM, es subsecretario de Análisis de Presupuesto en la Jefatura de Gabinete; Jorge Todesca, de Finsoport, maneja el Indec; Nadin Argañaraz, del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), es subsecretario de Desarrollo del Ministerio de Hacienda; Félix Piacentini, del Ieral de la Fundación Mediterránea y de la consultora NOAnomics, es Coordinador Provincial de la secretaria de Hacienda.

El ministro Dujovne no se incomodó en elegir a algún integrante de FIEL sino que directamente contrató a ese think tank neoliberal para que lo asesore. Esta fuente del pensamiento del establishment esta dirigido por Juan Luis Bour y cuenta entre sus economistas principales a Daniel Artana, Fernando Navajas y Santiago Urbiztondo. El contrato es por un asesoramiento de tres meses para diseñar una reforma fiscal.

Motivaciones

El factor que diferencia este gobierno de CEOs, ONGs y economistas de la city de otras experiencias es la fragmentación del área económica. Esto derivó en la convocatoria de líderes y técnicos de varias consultoras del establishment. No existe ahora un manejo orgánico del Ministerio de Economía porque ha sido parcelado y, por ese motivo, no hubo la cesión a un equipo de economistas identificado con una única entidad (fundación, centro de estudios) para la distribución de los cargos.

El gobierno de Macri decidió dividir la responsabilidad de la administración económica, incorporar a todos los técnicos de su propio think tank (Fundación Pensar) y sumar economistas de la mayor cantidad de consultoras posibles. Esta debilidad de contar con pocos cuadros propios y salir a buscarlos en el mercado se ha convertido a la vez en una fortaleza relativa al neutralizar críticas de esas firmas dedicadas a comercializar información económica. Al tenerlos dentro del gobierno logra minimizar los daños de observaciones a una política económica que, pese a los esfuerzos del marketing de generar expectativas positivas, no logra resultados satisfactorios.

Es un objetivo oficial cumplido que queda en evidencia cuando esos mismos economistas o sus reemplazantes en las consultoras de la city afirman que la inflación está bajando, cuando se estima para este año un nivel igual o por encima del que culminó el gobierno de CFK. O cuando no se escandalizan por la magnitud del déficit fiscal que es superior al de 2015. Ni advierten acerca del deterioro patrimonial del Banco Central por el costo de la inmensa bicicleta financiera con las Lebac y de la fragilidad en la composición de las reservas internacionales con dólares de emisión de bonos de deuda. Tampoco emitieron señales de alerta por la caída del PIB en 2016 y aseguran ahora que habrá crecimiento económico en 2017 cuando en realidad la estimación que realizan es de una leve recuperación que probablemente ni alcance a compensar el retroceso del año anterior.

Es muy amplia la benevolencia en el análisis de la mayoría de esos economistas, con escasas excepciones. Una de ellas es la de Carlos Rodríguez del CEMA, quien hace observaciones puntuales desde una posición ortodoxa sin estar neutralizado por la inhibición política de sus colegas por el miedo a que señalar la desorientación económica del gobierno pueda facilitar el regreso del “populismo”.

* Las motivaciones para trazar un panorama económico optimista con escasas señales en ese sentido por parte de esos consultores hoy reconvertido en funcionarios y de gurúes de la city que actúan de soporte al oficialismo desde el ámbito privado, pueden ser las siguientes:

* La afinidad ideológica con el macrismo reivindicando el neoliberalismo y el predominio del mercado en el orden económico.

* La identificación política con el gobierno por pertenecer al PRO, al radicalismo o por ser un activo militante antikirchnerista.

* El desafío de realizar la experiencia de transitar la función pública e incorporar de ese modo un capítulo más al curriculum vitae.

* Conseguir un empleo bien remunerado con privilegios de funcionario público.

* Obtener contratos de asesoramiento muy bien pagos a cuenta del Estado.

* Aspirar a un cargo en alguna institución financiera internacional gracias al antecedente de haber sido funcionario público.

* Cuidar las inversiones propias en el mercado financiero-bursátil o en la actividad agropecuaria.


* El ministro Nicolás Dujovne contrató a FIEL para el asesoramiento en el diseño de una reforma fiscal. FIEL está dirigido por Juan Luis Bour y cuenta entre sus economistas principales a Daniel Artana, Fernando Navajas y Santiago Urbiztondo.
** Otros asesores del Consejo de la Producción son Félix Peña, Bernardo Kosacoff, Andrés López y Jorge Forteza.
*** Fueron despedidos del Ministerio de Hacienda y Finanzas en diciembre pasado.
Fuente: Elaborado por Federico Kucher en base a información publicada en diarios y consulta en ministerios y en el mercado financiero.


Puerta giratoria

Estos economistas, algunos con antecedentes de haber estado en la función pública y otros como herederos de ese grupo que manejó la economía argentina durante décadas, son sujetos activos de lo que se denomina la puerta giratoria. Del sector privado saltan a la función pública para luego regresar a su lugar de origen. Sus vínculos comerciales y de negocios propios quedan confundidos en indudables conflictos de intereses. Los clientes-empresas que durante años han contratado sus servicios de consultoría pasan a ser regulados por funcionarios que hasta hace poco recibían un abono mensual por sus informes y charlas de coyuntura.

La legión de economistas que registraron en el pasado un saldo negativo en la gestión pública (hiperinflación, depresión y default) es la que ahora ha ganado espacio para dar cátedra acerca de qué es lo que se debe hacer en materia económica. Son los mismos que critican con entusiasmo los años de indudables mejoras en el bienestar general y reclaman autocrítica a quienes han participado de la ampliación de derechos. Esa impunidad no sólo la exhiben tergiversando las fuentes de interpretación de los ciclos económicos argentinos, sino que cuando las estrategias económicas de ajuste que postulan fracasan culpan a los políticos de no haber sido lo suficiente consecuentes en ese sendero de deterioro socioeconómico. En esa instancia regresan a los negocios privados en sus consultoras para seguir con la tarea de gurúes de la city.

Alfredo Zaiat, Página 12.

lunes, 17 de abril de 2017

En 15 meses PRO Argentina se endeudó como toda la dictadura 1976-1983.


Si el 2016 fue un año movido para las finanzas del Gobierno nacional, el actual (2017) vislumbra un escenario de profundización donde el festival de colocaciones de deuda pareciera ir más allá. En los últimos tres meses la deuda en moneda extranjera superó los u$s 25 mil millones y elevó el total generado desde diciembre de 2015 por encima de los u$s 80 mil millones. Economistas analizaron el actual escenario y los peligros de utilizar frenéticamente esta herramienta en tiempos de un mercado volátil.

La partición del ministerio de Economía y los cambios ocurridos a principios de enero (2017) tras la salida de Alfonso Prat Gay derivaron en la conversión del ex secretario Luis Caputo en ministro de Finanzas. Apenas 28 días después de su nombramiento, Nación, provincias y privados habían anunciado nueva deuda por u$s 11.142 millones, la cual a fines de febrero ascendía a u$s 24.141 millones. El monto es superior si se toma en cuenta las últimas colocaciones en marzo y abril, donde se encuentran u$s 4.260 millones en Letras y Bonos.

Los números se desprenden de un preliminar del informe que esta semana publicará el Observatorio de la Deuda Externa. Arnaldo Bocco, director del organismo dependiente de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo, que afirma que "el total de deuda en 14 meses asciende a u$s 80 mil millones y actualmente está superando los u$s 260 mil millones en total, por lo que representa más de la mitad del PBI", incluyendo lo emitido para el pago a los "fondos buitres".

"Es una cifra más que apreciable", aclaró Bocco, "pero a corto plazo es administrable y así lo ven los acreedores externos". El problema es la evolución analizada en el corto plazo ya que "hubo un crecimiento muy acelerado en muy poco tiempo y en apenas 14 meses el país se endeudó lo mismo que la dictadura entre el 76 y el 83", agregó.

"En apenas 14 meses el país se endeudó lo mismo que la dictadura entre el 76 y el 83"

Para Andrés Asiain, economista y director del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO), se trata de una "política deliberada cuyo objetivo a corto plazo, coyuntural, económico y electoral, es sostener el valor del dólar y generar un descenso relativo de la inflación".

Sin embargo, remarcó que "a mediano plazo apunta a facilitar la apertura importadora para presionar a los sectores productivos, sindicales y políticos hacia una agenda de reducción estructural de los costos internos, laborales, impositivos, de seguridad social y empresariales".

Además, el analista evaluó a la política económica de Cambiemos como "insustentable" ya que no genera capacidad de repago al relegar la importancia de la producción: "A muy largo plazo condicionará la agenda económica de cualquier futuro gobierno y lo dejará a merced de las imposiciones de los acreedores externos para obtener refinanciamiento y evitar crisis".

La palabra crisis rememora inevitablemente al período 2001-2002. Sin embargo, el contexto actual está lejos de aquella época, cuando al finalizar la convertibilidad la deuda pasó del 53% al 147% del PBI y había dependencia de organismos internacionales. "Estamos muy por debajo de los 90 o el 2001", explicó Bocco, "pero va a tener un impacto en el gasto fiscal muy importante y en 2018-2019 estaremos cercanos al 10% del gasto público para el servicio de la deuda".

La posibilidad de reactivar la economía mediante inversión y deuda está lejos de representar una salida real. A propósito, Bocco señaló que "la economía en 100 años solamente se expandió cuando creció el consumo y apenas en el 59-60 la inversión traccionó el crecimiento productivo por la gran entrada de capital extranjero, el cual hoy va netamente a la esfera especulativa".

En cuanto a que el Gobierno recurra al FMI, para Asiain es poco probable a corto plazo "a menos que haya un escenario fortuito para Cambiemos en las elecciones de medio término". Bocco, sin embargo, consideró que la administración Macri actuará este año "para preparar la economía y poder el año que viene lanzarse a financiar con el Fondo".


Situación de la deuda externa en la región

La condición de los países regionales con respecto a la deuda con prestadores externos y su capacidad para hacerle frente muestra realidades diversas. En algunos casos, el sector privado compone la mayor parte del total emitido, relegando al Estado a una mínima porción.

En Chile, por ejemplo, la deuda externa representa el 65,4% del PBI. Sin embargo, la mayor parte de las colocaciones corresponden a entidades privadas: u$s 68.364 millones de los u$s 163.789 millones totales, mientras que u$s 55.822 millones corresponden a inversión extranjera directa, u$s 24.232 a Bancos y u$s 11.159 al Ejecutivo nacional. En apenas cinco años, la deuda creció 60%.

En el caso de Colombia, desde 2011 tanto el sector público como el privado crearon un ambiente que permitió el crecimiento de 58,7% de la deuda total. Actualmente, de los u$s 120.010 millones, u$s 48.702 millones son de privados y u$s 71.308 millones corresponden a la parte pública. Además, el nivel de deuda creció 20 puntos porcentuales y hoy representa el 41% de los u$s 282.376 millones que componen el PBI.

En una condición extrema se encuentra Perú, donde la deuda externa alcanzó los u$s 184.774 millones representando el 90% del PBI: u$s 91.480 millones corresponden a inversión directa, el sector privado acumula u$s 40.328 millones mientras que el público u$s 29.683 millones.

Brasil, la mayor economía de América Latina y una de las más grandes del mundo, posee una deuda externa cercana a u$s 315 mil millones, mientras que su PBI, en caída desde 2014, alcanzó los u$s 1.7 billones en 2016. Pese a la crisis política y económica actual y los recortes realizados por Gobierno, el financiamiento externo mostró un descenso desde diciembre de 2016 a febrero de 2017 de u$s 6 mil millones.

FUENTE: AMBITO FINANCIERO