lunes, 21 de agosto de 2017

Macrì no declaró un lote de 900 millones en Bella Vista.


La fortuna del presidente decuplica lo que declaró. En su presentación de 2016, Macrì denunció bienes por 82,6 millones. Además mantiene un fideicomiso opaco por otros 44 millones. Pero omitió un predio de 32,5 hectáreas en Bella Vista cuya valuación fiscal es de 122 millones, su valor al acto de 477 millones y el de mercado no menos de mil millones. Allí se construyó el barrio cerrado Buenos Aires Village. ¿Por qué Macrì desprecia a Massa y le llama Ventajita?

La fortuna del presidente Maurizio Macrì es diez veces lo que declaró bajo juramento y supera con holgura la de todos sus ministros y funcionarios. Entre sus posesiones en negro, es propietario de 32,5 hectáreas en la zona de barrios cerrados del norte del conurbano bonaerense. Su valuación fiscal es de 122 millones de pesos, su valor al acto de 477 millones de pesos y el de mercado no baja de mil millones, de acuerdo con los precios que piden inmobiliarias de la zona. Sin embargo, no figura en ninguna de las declaraciones de bienes presentada por el mandatario, quien en 2012 negó ser dueño de ese predio. En el Registro de la Propiedad de la Provincia de Buenos Aires fue registrado cuando aún no se había subdividido el Partido de General Sarmiento; hoy corresponde a Bella Vista, partido de San Miguel. Pero ya no es un terreno baldío porque allí se edificó el barrio cerrado Buenos Aires Village, que según su desarrollador inmobiliario comprende 250 unidades de vivienda, de casi mil metros cuadrados de promedio. Uno de esas fracciones se ofrece por 220.000 dólares, que equivalen a 3,9 millones de pesos.

La primera información la ofreció el portal Perfil.com.ar en 2012. Sostuvo que para construir ese barrio, “Macrì y su familia” debieron conseguir una excepción a la ordenanza que sólo permitía levantar planta baja y un piso. El subsecretario de Legal y Técnica de la Municipalidad de San Miguel, José Richards, quien había sido funcionario de Macrì en la Capital y ahora forma parte del equipo bonaerense del Hada Buena, gestionó la excepción, agregaba. El intendente Joaquín De la Torre la elevó al Concejo Deliberante, de modo de permitir la construcción de planta baja, dos niveles y terraza.

ero Macrì negó a través de su vocero haber tramitado la excepción en San Miguel porque, dijo “los terrenos los vendió hace años a la empresa Emdico, que fue la que se encargó de la comercialización del mencionado barrio”. Richards se mudó a La Plata junto con De la Torre cuando el ex intendente asumió como ministro de Producción y luego de Gobierno. La versión que voceros del municipio transmitieron para esta nota es que “la ordenanza que aprobó la urbanización se firmó una vez que O’Reilly le compró a Macrì ese terreno que había pertenecido a la madre, y revendió una franja a desarrolladores locales que construyeron dormis. El expediente de autorización a O’Reilly para desarrollar el barrio privado se elevó a la provincia de Buenos Aires, que nunca respondió. En la misma situación hay casi un centenar de barrios privados, que se construyeron sin contar con el visto bueno definitivo de la provincia”.

Esto no explica por qué Macrì nunca declaró la posesión del predio ni los fondos ingresados por su venta.

El barrio Buenos Aires Village fue construido por Emprendimientos Inmobiliarios de Interés Común (Eidico, no Emdico), uno de los mayores desarrolladores inmobiliarios del país. Sobre 32,5 hectáreas se levantaron 250 viviendas con una superficie promedio de 915 m2 cada una. Según Eidico, el Village “es vecino del Buenos Aires Golf y comparte su acceso directo por la autopista del Buen Ayre. Cuenta con cancha de fútbol, 4 canchas de tenis, pileta y espacio de juegos para los más chicos. Además, tiene un Club House concesionado que permite disfrutar a los propietarios momentos especiales acompañados de buena comida. Buenos Aires Village tiene doble acceso, lo que permite una mejor circulación interna de vehículos”. A principios de esta década el alma mater de Eidico, Jorge O’Reilly Lanusse, contó a la revista de negocios “Reporte Inmobiliario” que en el comienzo de su actividad fue inspirado por su tío materno y actual socio, Patricio Lanusse, quien compró con un grupo de amigos cinco hectáreas en La Horqueta. “Luego le cambiaron la zonificación”. Esta es una de las claves del negocio inmobiliario, de la corrupción municipal y de la dificultad para modificarlo con provecho social.

Valuación fiscal y en acto
Pese a la desmentida de Macrì, cinco años después el predio sigue formando parte de su patrimonio. El 13 de julio de este año Macrì y su hermano Gianfranco inscribieron un trámite de subdivisión de condominio ante el Registro de la Propiedad de la provincia de Buenos Aires. La minuta de inscripción de la partida 36432, que menciona a Macrì como casado en terceras nupcias con Juliana Awada, remite a la parcela 209-d, donde se levanta el Buenos Aires Village. Según la agencia de recaudación bonaerense, ARBA, la valuación fiscal del terreno es de 122.283.646 millones de pesos y el impuesto a pagar el 29 de este mes asciende a 2,4 millones de pesos. El mismo documento señala que la superficie del terreno es de 32,5 hectáreas y que la superficie edificada es de 69990 m2. Estos 122 millones de pesos superan en 50 por ciento los bienes de Macrì contenidos en su última declaración jurada, de 2016, que asciende a 82,6 millones. Si a ello se suman los 44 millones de pesos del fideicomiso ciego en el que dijo haber colocado una parte de sus bienes, el total llega a 126,6 millones, apenas cuatro millones por encima de la valuación fiscal de ese solo terreno. La figura del fideicomiso ciego no existe en la legislación argentina y Macrì la invocó como prueba de su voluntad de transparencia para evitar conflictos de intereses, con la misma impresionante técnica de manejo de la información por la cual dijo que volvía a fojas cero la negociación por la deuda del Correo, que sigue sin novedades hasta hoy. En realidad se trata de un fideicomiso opaco, porque no se sabe a ciencia cierta qué contiene. El fideicomiso no es ciego para el presidente sino protegido de la vista de la sociedad, con lo cual el efecto real es opuesto al perseguido. Hace dos meses, la revista Noticias entrevistó a José María Fernández Ferrari, el escribano a cargo del fideicomiso. Su socio, Carlos D’Alessio, renunció como escribano general de la Nación para que Macrì pudiera alegar que no tenía contacto alguno con el administrador de una parte de sus bienes y que no había conflicto de intereses. Esto no excluye una sobreactuación: Fernández Ferrari declaró que él y Macrì firmaron el acuerdo en momentos distintos y que nunca lo conoció. En el mismo artículo, la revista sostiene que los bienes de Macrì que administra Fernández Ferrari son quince pisos de un edificio nuevo en el barrio de La Boca, acciones y campos. La declaración jurada del presidente comprende una propiedad en el Uruguay, legada días antes de la muerte del tío Jorge Blanco Villegas, en abril de 2011; lotes de terreno en Tandil, Pilar, Salta y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; acciones en las sociedades ECosta SA, Agropecuaria del Guayquiraro, Molino Arrocero Rio Guayquiraro, Yacylec, Maria Amina, y 4 Leguas; y su participación en el Fideicomiso Inmobiliario Caminito. Ninguno de esos bienes tiene relación con el lote en Bella Vista con valuación fiscal de 122 millones de pesos, por lo cual no puede tratarse de los mismos. Además, sólo esas 32,5 hectáreas valen tanto como todos los bienes presidenciales, dentro y fuera del fideicomiso opaco.

Para el Registro Bonaerense de la Propiedad, el Valor al Acto del lote es de 477 millones de pesos. El Valor al Acto es utilizado para calcular las tasas fiscales y los tributos a la herencia. Es siempre superior a la valuación fiscal pero inferior al valor venal o de mercado de la propiedad, que en este caso es el doble según tasaciones de inmobiliarias que ofrecen terrenos en el mismo barrio cerrado y en otros próximos.

El Catastro Bonaerense identifica a San Miguel con el Código 131. La parcela aledaña a la anterior (209-c) pertenecía a las hermanas María Lía, Anabel Gloria y Celina Gisela Busco Bayón, quienes en septiembre de 1995 la vendieron indivisa a Gianfranco Macrì, casado desde entonces con Eliana Badesich; Maurizio Macrì, casado en aquel momento con Isabel Menditeguy y a la Inmobiliaria y Mandataria Litoraleña SA. La parte de Maurizio Macrì fue embargada en febrero de 2007 por orden del juzgado civil 4 de la Capital a pedido de su exposa Isabel Menditeguy, de quien se había separado. El embargo se levantó el 12 de noviembre del mismo año, un mes antes de que Macrì asumiera por primera vez como intendente de Buenos Aires.

La Sociedad Anónima Inmobiliaria y Mandataria Litoraleña fue creada en 1978 y presidida hasta su muerte el 13 de abril de 2011 por Jorge Alberto Blanco Villegas, tío materno del presidente. Su actividad principal fue “Servicios inmobiliarios realizados por cuenta propia, con bie- nes urbanos propios o arrendados”. El domicilio fiscal de esa empresa es Avenida del Libertador 498, piso 28, en el mismo edificio conocido como El Rulero, donde tienen sede SOCMA, SIDECO y Correo Argentino, que ocupan otros pisos.

Por la subdivisión de condominio inscripta hace un mes por Gianfranco y Maurizio Macrì ante el Registro de la Propiedad de la provincia de Buenos Aires, lo que antes eran tercios con Inmobiliaria y Mandataria Litoraleña, ahora son mitades, una de cada hermano. En uno de los lotes linderos se levanta otro barrio cerrado y en otro el Buenos Aires Golf Club, sobre la parcela 209-c. Es decir que esas tierras siguen siendo propiedad del presidente hasta el día de hoy. Otra boleta de ARBA fue emitida a nombre de Maurizio Macrì por la parcela 209 E lindera con la anterior. En este caso la superficie es de 17,3 hectáreas y la parte edificada es de apenas 1416 m2. Su valuación fiscal es de 11,6 millones de pesos y el impuesto a pagar a fin de mes de 107 mil pesos. Tampoco esos 11,6 millones constan en su declaración jurada.

Cesiones online
En la subdivisión de condominio actuó el escribano Bernardo Mihura de Estrada. Como apoderado representó al presidente y a su exposa Isabel Menditeguy el empresario Mateo María Salinas. La relación no es nueva: Macrì le otorgó el poder el 28 de octubre de 2012.

Mihura de Estrada y Salinas son nombres llamativos en semejante tarea para Macrì:

Uno de los ocho hermanos del escribano, Gabriel Mihura de Estrada, fue el principal asesor jurídico de Sergio Tomás Massa, en la ANSES y en la jefatura del gabinete de ministros. Ambos son sobrinos del secretario de Culto Católico, Santiago de Estrada de la Torre.
El apoderado de Macrì, Mateo María Salinas, es el gerente general de Eidico y yerno de su fundador, Patricio Lanusse.
Jorge O’Reilly Lanusse también fue asesor de Massa en la jefatura de gabinete de ministros, en 2008.

El presidente nunca ha explicado por qué se refiere a Massa con el mote de Ventajita.

Eidico se define como una empresa de servicios con un sistema propio de comercialización al costo, casi como una cooperativa de pequeños inversores que participan del negocio de transformar una fracción de tierra virgen en una urbanización (con toda su infraestructura). Como administrador o mandatario, generalmente bajo la figura de un fideicomiso, Eidico ha desarrollado más de medio centenar de barrios privados, la mayoría en la zona norte de la provincia de Buenos Aires, y otras decenas de proyectos de inversión comercial en shoppings, clubes de golf y hoteles en Ushuaia, Carmelo (Uruguay), Miami y Córdoba. El apoderado de Macrì, Mateo María Salinas, fue el primer empleado de Eidico y llegó a ser la mano derecha de O’Reilly. También es yerno del fundador, Patricio Lanusse, tío a su vez de O’Reilly.

Cuando se inició la construcción del barrio, Rodolfo Taurrabela, descendiente de una familia de martilleros de Ramos Mejía inauguró allí una inusual modalidad de venta de inmuebles: “Diseñó un sistema de inversión que permite comprar desde 5 metros cuadrados. Y asegura que cada metro cuadrado lineal, como se llama a este tipo de compra, representa una parte de un edificio, y permite tanto ir sumando hasta llegar a completar un departamento o simplemente quedarse con los metros lineales y obtener una rentabilidad en proporción al porcentual”. En un video promocional, Tarraubella explicó que “el inversor puede adquirir una fracción de un departamento sin ser condómino del mismo y formalizando la operación –sin las solemnidades impuestas por nuestro Código Civil– con un transferible boleto de compra venta”. Consultado para esta nota, Jorge O’Reilly informó que “al final de ese proceso, cada uno de nuestros clientes recibe su unidad ya dividida, con el título de propiedad definitivo”. Entretanto hay un proceso que según Eidico puede llevar años y que se tramita con una herramienta electrónica llamada Cesiones Online. “Como muchos de los lotes todavía no tienen la escritura individual, se deben transferir por medio de una cesión de derechos. Esto lleva a que la certificación de la titularidad de esos productos de Eidico sea un paso fundamental para la seguridad y transparencia del proceso”, explica. La pregunta tendía a esclarecer cómo era posible que un mismo predio perteneciera a Macrì y al mismo tiempo fuera ocupado por las viviendas de Buenos Aires Village. La respuesta de O’Reilly aclara que los ocupantes de las casas tienen cada uno su título de propiedad. Es claro que el mismo terreno no puede tener dos propietarios distintos en forma simultánea. De modo que Macrì tiene la posesión del lote, como indican el registro de la propiedad y la agencia de recaudación bonaerense, o el dinero que percibió por su venta. En cualquier caso, debería haberlo declarado entre sus bienes y no lo hizo.

Con 26.381 hectáreas en la provincia de Buenos Aires 18.000 adquiridas entre 1989 y 1996), el Grupo Agropecuario Blanco Villegas integró la cúpula de los mayores propietarios del país. Los otros accionistas del grupo fueron su hermana y madre del presidente Macrì, Alicia Blanco Villegas; la tercera hermana, Lía Esther Blanco Villegas; la madre de todos ellos, Argentina Cinque; el hermano del presidente, Gianfranco Macrì, y Julio H. D’Hers, propietarios de las sociedades Cabalgando, Quequén Grande, Agropecuaria San Juan de Deane, Las Tijeretas, Los Aperos, El Tinglado, El Jilguero, El Patacón, La Cebadilla, La Reserva y cuatro condominios. Blanco Villegas, fue presidente de la Unión Industrial, por su armaduría de kits importados, instalada en el paraíso subsidiado de Tierra del Fuego. También fue concesionario de FIAT cuando los Macrì dirigieron su operación y presidió el Banco Comercial. Parte de su fortuna fue heredada por Maurizio, quien se identificó con ese tío antes que con su padre.

Entre los bienes que el presidente heredó del tío Jorge está la empresa Inmobiliaria y Mandataria Litoraleña, cuya presidencia a la muerte de Jorge Alberto Blanco Villegas asumió su hermana Alicia, la madre del presidente. Blanco Villegas también era presidente de Conklin Pacific LTD, una compañía offshore radicada en las islas vírgenes británicas, que en 1998 fue vendida a New Charlotte LTD, cuando su valor era de 11,9 millones de dólares, según la investigación sobre los Panama Papers que condujo para el diario La Nación Hugo Alconada Mon. Según ese diario, Conklin Pacific tenía como objeto “llevar a cabo el negocio de una compañía inversionista, proveer servicios administrativos, ejecutivos y de asesoría, comprar, vender, alquilar inmuebles y comerciar bienes raíces en todas sus ramas”. Por la herencia de Blanco Villegas el presidente “declaró que su patrimonio se había incrementado un 84%” en 2012, “explicaron en esa época voceros del entonces jefe de Gobierno porteño”, agregó el diario. No obstante, esa novedad no figura en la declaración jurada de Maurizio Macrì, quien en 2012 iba por su segundo mandato como jefe de gobierno de la Capital. En la declaración jurada 2014 de Maurizio Macrì aparece una Inmobiliaria Litoraleña (en vez de Inmobiliaria y Mandataria Litoraleña). Macrì declara que ingresó a su patrimonio en 1998. Al inicio del periodo la valúa en 0,00 pesos y al cierre del período 2014 en 0,01 pesos. Vuelve a declararla con valor de 0,01 pesos al inicio del período 2015, pero ya no figura al cierre de ese año, ni en la declaración jurada de 2016.

Gianfranco Macrì preside el Buenos Aires Golf Club. Su revisor de cuentas titular es el secretario legal y técnico de la presidencia, Pablo Clusellas, y suplente Jorge Ledesma, el escribano habitual del presidente Macrì. Los negocios familiares están inextricablemente ligados al gobierno.

Preguntas sin respuesta
Con el objeto de formularle preguntas específicas sobre el Buenos Aires Village y su relación con el Presidente, de tanta confianza que lo designó su apoderado, le pedí a O’Reilly el contacto con Mateo María Salinas. Me respondió que prefería centralizar él toda la información. Le remití entonces este cuestionario:

¿Cuándo compraron las 32,5 Ha donde construyeron Village Buenos Aires?
¿Cuando se terminaron de pagar y a qué precio?
¿Cuántas unidades se vendieron?
¿Por qué Mateo Salinas fue apoderado del propietario en la división de dominio con su hermano?

En este punto, se cortó el contacto y O’Reilly no respondió. Otro tanto ocurrió con Rodolfo Tarraubela cuando le envié un cuestionario sobre su innovación de los metros lineales cuadrados. A él le pregunté cómo podían superponerse los 5m2 de un comprador con el título del propietario original. Es comprensible el silencio, ya que estas preguntas tocaron un nervio hipersensible. Con independencia de las respuestas, el hecho comprobable documentalmente es que Macrì no declaró ni los terrenos ni el dinero recibido por su venta.

Horacio Verbitsky, Página 12. 

Macri intenta negar


El presidente Maurizio Macrì intentó desmentir el artículo publicado el domingo en Página/12, sobre el terreno de 32,5 hectáreas en Bella Vista que no incluyó en sus declaraciones juradas y cuyo valor fiscal equivale a la totalidad de sus bienes declarados, 122 millones de pesos. No lo hizo en forma directa, sino a través de un vocero en la televisora del Grupo Clarín y la cuestión fue presentada por el diario Clarín como una polémica entre periodistas. Según el vocero de Macrì ese predio fue vendido en 2007 por el actual presidente, en un millón de dólares que fueron depositados en una cuenta en el Banco Galicia. En ese terreno, la inmobiliaria Eidico construyó y vendió el barrio cerrado Buenos Aires Village. Lo que el Presidente y su vocero no explican es cómo si ese terreno fue vendido hace diez años, el 13 de Julio de este año el Presidente y su hermano Gianfranco realizaron una inscripción de división de condominio ante el Registro de la Propiedad de la Provincia de Buenos Aires. Tal como lo demuestra la factura de la agencia de recaudación de la Provincia de Buenos Aires (ARBA) que se publicó como facsímil. Macrì también posee una parcela contigua cuya valuación fiscal es 11,6 millones de pesos. El valor fiscal del primer terreno es de 122 millones de pesos, pero en la escritura inscripta por el presidente y su hermano el mes pasado consta que su valor al acto es de 477 millones de pesos. El Valor al Acto es utilizado para calcular las tasas fiscales y los tributos a la herencia. Es siempre superior a la valuación fiscal pero inferior al valor venal o de mercado de la propiedad, que en este caso es el doble según tasaciones de inmobiliarias que ofrecen terrenos en el mismo barrio cerrado y en otros próximos. El valor del mercado de esa tierra ascendería a 900 millones de pesos. La última declaración jurada del presidente correspondiente al año 2016, declara bienes por 82,6 millones de pesos; pero Macrì además tiene un fideicomiso opaco por otros 44 millones de pesos. La figura del fideicomiso ciego no existe en la legislación argentina y Macrì la invocó como prueba de su voluntad de transparencia para evitar conflictos de intereses, con la misma impresionante técnica de manejo de la información por la cual dijo que volvía a fojas cero la negociación por la deuda del Correo, que sigue sin novedades hasta hoy. En realidad se trata de un fideicomiso opaco, porque no se sabe a ciencia cierta qué contiene. El fideicomiso no es ciego para el presidente sino protegido de la vista de la sociedad, con lo cual el efecto real es opuesto al perseguido. La suma de la declaración jurada más los bienes del fideicomiso opaco dan un total de 126,6 millones de pesos. La valuación fiscal de ARBA de los dos terrenos cuyo facsímil se acompaña es de 133 millones de pesos y en las declaraciones juradas de Macrì nunca figuró ese predio ni el dinero cobrado por su venta.

Horacio Verbitsky, Página 12.

No hay comentarios:

Publicar un comentario