miércoles, 19 de julio de 2017

Macri se calza los guantes de trabajo al revés.


Entre los periodistas argentinos que publicaron tranquilamente una verdad que no le cae bien a Macri, pero sobretodo molesta al departamento de marketing PRO, reconocemos a Jorge Fontevecchia (PERFIL) que supo escribir en algunas de sus contratapas sobre la poca inclinación de Macri al trabajo. De hecho, hijo de Franco, Mauricio Macri nunca trabajó mas que como colaborador de su papá. Pero más allá de que el trabajo va más allá de una actividad manual o física, las observaciones de Fontevecchia apuntan al escaso poder de concentración del ahora presidente, de la pronunciada afectación a tomarse repetidas vacaciones tanto durante el día como durante el año, algo así como el paladín del elogio de la pausa.

Este detalle perjudica a un grupo de personas que trabaja día y noche para hacer aparecer a Macri como un ciudadano más, un paralelo, un argentino como tantos. Hacerlo viajar en colectivo, comer en bandejas plásticas, andar en bicicleta y otras payasadas no se condicen con la imagen de un hombre que desconoce el trabajo.

A cuento, hoy Macri participó de la incineración de casi dos toneladas de cocaína incautadas en un operativo. Sin embargo cometió una torpeza que lo expuso e hizo estallar las redes sociales. Al poner en marcha el acting del proceso de quema arrojando al horno dos panes de droga, debió calzarse los guantes de trabajo. Y obviamente, al no saber de qué se tratan, se los puso al revés.

Presidencia difundió la imagen y las redes sociales estallaron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario