lunes, 26 de diciembre de 2016

Prat Gay deja el Ministerio de Economía PRO.


Que la economía PRO no funciona no es novedad. Y que Prat Gay no se lleva bien con Marcos Peña tampoco. La novedad es que el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, deja el Gobierno nacional y que el gobierno divide el Ministerio y designar en Finanzas a Luis Caputo y en Hacienda a Nicolás Dujovne.

La salida de Prat Gay fue confirmada por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, en una sorpresiva conferencia de prensa donde afirmó que fue Macri el que decidió echar a su ministro, que hasta anoche negaba una posible dimisión, pese a que ya desde la semana pasada el gobierno había empezado a instalar a esa posibilidad a través del ministro Rogelio Frigerio. Lo notable del caso es que Macri está de vacaciones en Villa La Angostura. Sí, es cierto.

"Efectivamente el presidente le pidió la renuncia", indicó Peña, que admitió que la decisión de Macri se debe "a las diferencias sobre el diseño de funcionamiento del equipo, por lo que creímos que era mejor hacer un cambio".

"No se trata de internas, sino de visiones de funcionamiento", intentó matizar Peña, que también contó que Prat Gay se tuvo que tomar un avión para ir almorzar con Macri a Villa La Angostura, donde estará de vacaciones hasta la segunda semana de enero.

En la Rosada confirmaron que Macri no interrumpirá sus vacaciones (?) y le tomará juramento a los dos nuevos ministros a su regreso de la Patagonia. En tanto, Prat Gay continuará por una semana de manera formal a cargo de la cartera y ya rechazó un humillante cargo en el exterior. 

El desenlace fue implacable y dejó entrever la molestia que arrastraban con el ministro. Peña le pidió la renuncia a Prat Gay esta mañana en una reunión en su despacho. Hasta anoche el ex ministro y su entorno negaban la salida. Este mediodía el ex JP Morgan estaba "sorprendido" por su despido.



El jefe de Gabinete informó también que se dispuso la división del Ministerio de Hacienda, con lo que el manejo económico del gobierno se sigue repartiendo en varias manos y queda más lejos la idea de un ministro que concentre funciones, como reclama buena parte del mercado y abre enormes interrogantes sobre la fortaleza con que se enfrentará el desafío de reducir el déficit, que este año será uno de los más altos de las últimas décadas.

Así, la nueva cartera de Hacienda quedará en manos del economista y columnista de TV y diarios Nicolás Dujovne. Mientras que en Finanzas logra un ascenso el actual secretario Luis Caputo, a quien Macri destacaba por la negociación con los fondos buitre. Caputo logró además en los últimos meses establecer un canal directo con el vicejefe Mario Quintana, uno de los fortalecidos con el recambio.

Prat Gay arrastraba una pésima relación con Marcos Peña y hasta hoy era respaldado sólo por Macri. Aunque en la última batalla del Gobierno, la pelea por el impuesto a las Ganancias, el presidente lo corrió al economista de las negociaciones y lo mandó a Colombia.

Cerró además el año con todos los indicadores económicos en peor situación que como los recibió sobre el final del gobierno de Cristina Kirchner. Sus mayores aciertos estuvieron en el área financiera -de ahí la continuidad de Caputo- Logró salir rápido del default y el cepo y que Argentina regresara a los mercados internacionales, aunque sigue pagando una de las tasas más altas de la región.

Así de desprolija fue la salida del ministro de Hacienda y Finanzas, el primer ministro en abandonar en la era macrista.

Quien le comunicó el despido fue su némesis, Marcos Peña, que no disimuló en la conferencia de prensa posterior, de la que no participaron ni el ministro saliente ni su reemplazo, que el ex JP Morgan no había renunciado sino que el presidente había pedido su desplazamiento. Tampoco disimularon en el equipo de Peña, presente en la conferencia, que Prat Gay se había “sorprendido” por la decisión de Macri.

La reacción de Prat Gay, además de sorpresa, fue mala: por un lado, en su entorno filtraron que podría presentarse como candidato a presidente en 2019 y hasta que podría hacer campaña Martín Lousteau en la Ciudad. Y por otro, le rechazó a Macri en la cara una oferta para continuar trabajando para el Gobierno en el exterior, tal como adelantó este medio.

En la Rosada confirmaron que el reemplazante de Prat Gay, Nicolás Dujovne, también se enteró este lunes del cambio de gabinete que lo involucraba. La razón por la que Dujovne tampoco participó de la conferencia de prensa de este mediodía fue geográfica: estaba pasando las fiestas en Punta del Este y debió apurar su vuelta para empezar a hacerse cargo de la economía argentina.

Una vez en el país, Dujovne se apersonó en el despacho del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que es amigo del economista. No es casual la reunión con Frigerio: el ministro político se tuvo que hacer cargo de la pelea por Ganancias y salvar al Gobierno luego del flojo proyecto que envió Prat Gay al Congreso, que por estas horas definían en la Rosada como la gota que rebasó el vaso.

La desprolijidad del Gobierno en el anuncio quedó en evidencia por un detalle que adquiere relevancia por la manía del Gobierno, en especial por el ala comandada por Peña, por tener controlada la faceta discursiva y comunicacional antes que cualquier otro aspecto de la política. Una vez anunciado al nuevo ministro, miles de usuarios de Twitter reprodujeron tweets de Dujovne en los que criticaba al Gobierno y a algunas de sus figuras principales.

Es que el nuevo ministro no es un macrista puro sino que entró en política de la mano de la UCR. El histórico operador radical Jesús Rodríguez se lo acercó a Ernesto Sanz a su campaña presidencial del año pasado, en las que el mendocino enfrentó a Macri dentro del frente Cambiemos.

Luego de algunas horas en los que circularon sus tweets viejos, el flamante ministro le puso un candado a su cuenta, por lo que sólo pueden ver sus publicaciones quienes ya lo seguían o los usuarios que el ministro autorice manualmente.

FUENTE: POLITICA ONLINE

No hay comentarios:

Publicar un comentario