miércoles, 28 de septiembre de 2016

El gobierno PRO aumentó la pobreza un 3,2% en 9 meses.


A más de 9 meses del inicio de su gestión, Macri reconoció oficialmente que la pobreza subió hasta 32,2% y la indigencia trepó a un 6,3%. Esto significa que, comparado con los datos de la UCA en diciembre (2015), Cambiemos admite haber, al menos, incrementado ambos índices en un 3,2% y en un 1%, respectivamente.

El procesamiento de los datos de la Encuesta Permanente de Hogares que el Indec macrista hizo entre abril y mayo (2016) determinó que 32,2% de los habitantes de los 31 grandes distintos urbanos no fue capaz de reunir ingresos por todo concepto para comprar la canastas básicas de alimentos y de servicios escenciales. Es decir, que 8.772.000 personas son pobres. El mismo procedimiento estadístico estipuló que un 6,3% de la misma muestra de población no puede ni siquiera comprar los alimentos básicos para comer, es decir que 1.705.000 habitantes son indigentes.

En conferencia de prensa, el equipo de técnicos a cargo del director del Indec, Jorge Todesca, explicó que "sobre una población urbana de 27,2 millones de habitantes, 8,77 millones se encontraban en estado de pobreza y 1,7 millones en condición de indigencia".

El organismo estadístico difundió los indicadores de pobreza e indigencia después de tres años de ausencia de datos oficiales vinculados con la cuestión. Las cifras oficiales ubicaban en 2013 a la pobreza en 4,7% y a la indigencia en 1,4%.

Los datos de la UCA arrojaron a fines del año pasado que el 29% de la población era pobre, mientras dentro de ese total el 5,3% se encontró en la indigencia. Mientras que en abril, según la casa de estudios, la pobreza llegó 32,6%. Es decir que si se comparan los datos de la universidad católica de fin de año con los del Gobierno actualmente, surge que el macrismo asume haber aumentado, al menos, un 3,2% la pobreza y un 1% la indigencia en 9 meses.

El Indec había retomado la semana pasada la publicación de los datos vinculados con la canasta básica alimentaria y total, la cual también había sido interrumpida. Según ese sondeo, una familia de cuatro integrantes necesitó contar en agosto con $12.489,37 para no ser pobre, lo que significó un aumento de $25 con relación a julio. A su vez, señaló que una familia tipo -matrimonio y dos hijos- debió tener un ingreso de $5.175,92 para no ser indigente, es decir que presentó un incremento de $26,51 respecto de julio pasado.

Cuando comenzó la medición de los precios del Indec en abril la Canasta Básica Alimentaria arrojó un aumento de un 10,6% y del 10,3% en la Canasta Básica Total.

Las publicaciones de la entidad ya fueron duramente criticadas por algunos especialistas que aseguran que hay una modificación en la composición de la canasta básica alimentaria, lo cual transforma la cantidad de personas debajo de la línea de pobreza. Cuestionaron, de esta manera, que no se explica sobre los cambios implementados en el cálculo de las canastas.



Menos de una hora después de la difusión de las críticas cifras de pobreza e indigencia por parte del Indec en las que el Gobierno admitió oficialmente que hay un 32,2% de pobres (8.772.000 personas), y un 6,3% de indigentes (1.705.000 personas), Macri convocó a una conferencia de prensa y asumió que su promesa de "Pobreza Cero es obvio que no se puede alcanzar en cuatro años" y volvió a sacar al aire lo peor de los libretos publicitarios creados en las usinas PRO.

Acompañado por la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, Macri dijo que el organismo de estadísticas "puso la verdad sobre la mesa" y que "ya no habrá más manipulaciones y mentiras", e intentó justificar el fuerte aumento de la pobreza y la indigencia al afirmar que su promesa de campaña de terminar con estas problemáticas durante su gestión fue sólo para plantearle la cuestión "a los argentinos como una meta, como un camino".

"Nos duele que uno de cada tres argentinos esté por debajo de la línea de pobreza", dijo Macri al iniciar su exposición. "Lo importante que tomamos las medidas para bajar la inflación, le pagamos a los holdout, para defender los salarios de los trabajadores y generar nuevos empleos y traer inversiones”.

Luego, a pesar de que incluso comparando los datos difundidos hoy por el Indec con los informados en diciembre de 2015 por la UCA se produjo un fuerte aumento de la pobreza y la indigencia desde la llegada de Cambiemos a la Casa Rosada, Macri expresó un pedido insólito: "Éste punto de partida que tenemos hoy es por el que quiero y acepto ser evaluado como presidente: por si pudimos reducir la pobreza en este gobierno".

KICILOFF EXPLICA EL SOBREDIMENSIONAMIENTO DE LA ESTADÍSTICA

1 comentario:

  1. Hola, gente, excelente el blog. Quisiera decirles que, si bien 32,2% - 29% es 3,2%; el aumento de la pobreza es del 11,03% (ONCE POR CIENTO) y no del 3,2, pues 3,2 representa ese porcentaje respecto de 29.
    Es todo una gran desgracia: un gobierno de perversos para estúpidos y también para otros perversos.

    ResponderEliminar