miércoles, 27 de julio de 2016

Macri reclama que la justicia laboral falle menos para los trabajadores y más para los empresarios.


Macri aseguró que la Justicia laboral debería ser más ecuánime, en favor de los empresarios. El mandatario consideró que, para que lleguen las ansiadas inversiones, hace falta “una justicia laboral más equitativa, no tan volcada a encontrarle siempre la razón a una parte”. El Presidente también fustigó a los jueces que “obstaculizan” su gestión (por ejemplo, frenando el aumento de tarifas) y responsabilizó a Justicia Legítima. En respuesta, el jefe de bloque del kirchnerismo en Diputados, Héctor Recalde, afirmó que “lo que están buscando es la flexibilización laboral”.

En un reportaje al diario La Nación, Macri dejó en claro que considera que la Justicia laboral falla demasiado en favor de los trabajadores. Reclamó que sea “más equitativa” con los empresarios. Y lo mencionó como uno de los pilares para que lleguen las inversiones, junto con que “el peronismo se muestre racional, más comprometido con políticas permanentes de Estado”.

Para Recalde, las declaraciones de Macri apuntan a una mayor flexibilización laboral: “Eso se ve también en el acuerdo que hicieron con McDonald’s y con lo que va a pasar con el sistema previsional. Este es un gobierno para ricos, no para los trabajadores. Es un regreso al pasado”.

No fue el único comentario que hizo el presidente sobre el Poder Judicial. Dejando de lado el discurso sobre la independencia de poderes, Macri fustigó a los jueces que fallan contra su Gobierno y responsabilizó a la agrupación Justicia Legítima por todos los fallos en contra del aumento de tarifas. 

“El kirchnerismo se fue, pero Justicia Legítima sigue ahí”, indicó el Presidente, sin decir si tienen intenciones de buscar removerlos. “Hay jueces y fiscales de esa agrupación en todos lados que obstruyen la política (como sucedió con las tarifas) o que creen en la abolición del Código Penal”, lanzó el mandatario. “Traban las decisiones políticas, sean económicas o de seguridad, por razones ideológicas, no judiciales”, los acusó. Para completar el tono amenazante, dijo: “Los conozco. Me hacían lo mismo en la Capital”.

En su paso por la gestión porteña, Macri tuvo el récord de recusar en miles de causas a un juez, de intentar modificar las mayorías del Consejo de la Magistratura (finalmente, lo consiguió) y de cuestionar a los magistrados por limitar decisiones de su Gobierno que afectaban derechos sociales. Esto ocurrió, especialmente, en los primeros años de su gobierno, hasta que el macrismo consiguió ubicar jueces propios en los distintos estamentos y asegurarse un Tribunal Superior de Justicia que suele fallarle en forma favorable.

Macri sale a hablar y  a ocupar espacios mediáticos impulsado por el equipo de imagen que intenta apagar o atenuar las sucesivas malas noticias, cacerolazos, cargadas en la TV, tarifazos judicializados y todos los indicadores económicos en franco declive desde su asunción.

En consonancia con estas ideas vertidas por Macri, el diario La Nación publicó una editorial al respecto (sólo dos días después) en la que pide, entre otras cosas, la derogación de la indemnización por despido.

1 comentario:

  1. No sólo la indemnización por despido. No, señor. También ese extraño sueldo anual complementario, vulgo "aguinaldo". ¿Dónde se ha visto que por trabajar doce meses deban abonarse 13 sueldos?

    Creo que debería hacerse una poda profunda, hasta el hueso, de tanta legislación populista y debería retrotraerse el cuerpo legal a las circunstancias que operaban en 1930 (después del 6 de setiembre, por favor).

    Y quién te dice, por ahí, que de una de esas volvemos a integrarnos en el mundo occidental y cristiano, caiga quien caiga, que seguramente serán muchos. Consideremos que las grandes fortunas, digo ... las grandes naciones nunca se construyeron sin el sacrificio de millones (de pobres infelices que clamaban por un CAMBIO).

    ¡Se puede, se puede!

    ResponderEliminar