sábado, 30 de julio de 2016

El poder de compra de las familias cayó un 11,3% en julio (2016).


Los indicadores económicos siguen en rotundo declive y ya acumulan seis meses (macristas) de negatividad.

El informe de la consultora FyE mostró que durante el mes de julio (2016) volvió a caer de modo acentuado la capacidad de compra de las familias, al demostrarse una contracción del -11,3% con relación al mismo mes del año pasado (julio 2015). Esta variación muestra un ritmo de deterioro ligeramente superior al observado en el segundo trimestre que fue de -10,6% y mucho mayor al del primer trimestre del año (-4,6%).

Este descenso se debe, según FyE, a "la abrupta suba de los precios domésticos en Capital Federal, que alcanzaría niveles del 46/48% en un año durante julio", en la misma linea dicen que "el debilitamiento de la demanda laboral, que se reflejó en una perdida del empleo de 81,060 puestos de trabajo entre noviembre y mayo último en terminos desestacionalizados, cifra equivalente a 162.120 puestos de trabajo anuales".

También se señala que la postergación de las paritarias "moderó el ritmo de incremento salarial interanual hasta julio (30/35% de salarios formales promedio en contexto de gran dispersión sectorial)" y resaltan que "la política monetaria contractiva adoptada por el Banco Central retrajo la demanda y oferta de crédito a las familias, al pasar del 36,7 por ciento al 24,2 por ciento interanual entre noviembre y julio último".

En este contexto, afirman preocupados desde la consultora que "siguen sin aparecer señales de recuperación en el corto plazo" sin dejar de recordar que en marzo (2016), las ventas CAME se contrajeron un -5,8% interanual, mientras que en diciembre último aumentaron un +3.1%, lo cual sería indicativo de la profundización de la recesión en el segundo trimestre del año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario