martes, 28 de junio de 2016

Maderera misionera despide 50 empleados por apertura de importaciones.


Las noticias oscuras no cesan y se encuentran por racimo todos los días bajo el gobierno PRO encabezado por el ingeniero Macri. Hoy vamos a la provincia de Misiones, localidad de Eldorado, donde se radica desde hace 60 años la maderera Coama Sudamerica S.A. 

Román Queiróz, propietario de Coama Sudamérica S.A., confirmó que se produjo el despido de 50 trabajadores y que próximamente otros 10 obreros podrían seguir el mismo camino. 

La situación se presenta ante la apertura de las importaciones. Además, continúan trabajando con horarios reducidos, es decir, tres veces a la semana y, a partir de los despidos, en un solo turno: “Estamos pasando un momento bastante crítico y doloroso”, dijo Queiróz.

El propietario de la maderera cuenta que en los últimos 40 días debieron despedir a 55 trabajadores y estima que no serían los últimos, que a principios de año tenían una plantilla de 190 trabajadores y que ahora están en unos 135, que para cuidar puestos de trabajo en principio se trabajaba tres o cuatro días por semana, decisión tomada en común acuerdo con el sindicato. 

Los despedidos fueron los de menor antigüedad sin dejar de privilegiar a la gente con carga familiar. “Tratamos que sea de la manera más humana”, dijo Queiróz.

“Lamentablemente hay que tomar medidas que nos duelen”, manifestó. Sobre la situación que está atravesando particularmente su empresa, explicó que el producto (madera terciada) no se vende porque, por un lado, está parada la obra pública y, por otro, lo más grave, la apertura de las importaciones, donde tienen diferencias muy grandes con países vecinos como Chile.

Román Queiroz además integra en representación de la Asociación Maderera de Aserraderos y Afines del Alto Paraná (Amayadap) la comisión de foresto-industria de la Federación Argentina de la Industria de Maderera y Afines (Faima) y se refirió a la compleja situación económica que enfrenta el sector por las bajas de las ventas y los altos costos internos, planteando una perspectiva de “total incertidumbre” para el próximo semestre:

“En lo que va del primer semestre del año, el mercado de la industria maderera en el país se contrajo considerablemente, estimamos que un 50% menos que a mediados del año pasado. Por ende, las ventas cayeron en la misma proporción, o incluso peor, porque además de la baja en el consumo, hubo una apertura en las importaciones, por lo tanto se está poniendo en riesgo la industria nacional dada la competencia desleal tanto en precios como en calidades de los productos que ingresan al país y generan distorsión en un mercado sobreofertado y contraído.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario