lunes, 30 de mayo de 2016

Prat Gay ofrece Argentina a empresarios españoles.


Con una alocución leída por la número dos del gobierno español conservador saliente, Soraya Sáenz de Santamaría, hizo de soporte del discurso de Alfonso Prat Gay (Ministro de Hacienda y Finanzas de Argentina) en lo que llamaron Foro de la Nueva Economía.

Allí, Prat Gay, volvió a repetir su discurso cargado de clichés, denostaciones y parcialidades respecto del gobierno anterior (Cristina Kirchner) que pasea por todo país anfitrión y desprovisto de ofertas y datos concretos. El ministro habló sobre “… el disparate que se vino haciendo en todo este tiempo… el desastre que nos dejaron, estamos reconstruyendo el tejido social, el tejido económico… nosotros no gobernamos con las encuestas… ordenar el desorden… el desorden que recibimos… si no tomábamos las medidas que tomamos nos transformábamos en Venezuela, siempre hay algo peor que nos puede pasar…”

"Respecto a la relación con España, no tengo más que empezar por pedirles disculpas por los últimos años", dijo. Incluso se tomó tiempo para lamentar la expropiación en 2012 del 51% de YPF (que pertenecía a la petrolera española Repsol): "Fue realmente un disparate", fustigó. "Es una de las manchas de la gestión anterior que le costó muy caro a nuestro país, no solo reputacional sino financieramente".

Los empresarios no se sintieron impresionados y, más bien, bajaron los decibeles de un discurso exagerado, voluntarista y grandilocuente hacia la presunta y concreta oferta que se esperaba de Prat Gay, al momento de hacer preguntas (concretas).



Al parecer, el Ministro equivocó el discurso o el auditorio. Sus dichos parecieron apuntar más a cierta prensa que a los empresarios españoles. Lógicamente sus declaraciones cayeron muy mal en Argentina pero pocos distinguieron que Prat Gay dijo: "Respecto a la relación con España, no tengo más que empezar por pedirles disculpas por los últimos años", e inmediatamente agregó: “yo sé todo lo que han sufrido los capitales españoles en Argentina…”

Esto indica que es una conversación entre sectores y no entre naciones, que Prat Gay no es válido interlocutor sino de un sector concentrado y neoliberal al que le toca el papel de ofrecer salarios bajos, inflación controlada y condiciones económicas que su gobierno no puede mostrar. De allí la exageración, beligerancia y, a la vez, ambigüedad de su pálido discurso, mucho más cercano a un pedido de auxilio que a una negociación saludable.



El mismo día, aquí en Argentina, la vicepresidenta Gabriela Michetti repitió en radio que "lo más difícil para nosotros es atravesar el momento en el cual salís del populismo y salís de la fantasía de una mentira importante y muy grande, de haberle dicho a la gente que podía vivir de esta forma eternamente porque tenemos recursos para eso."

El mismo día que Prat Gay pedía auxilio a empresarios españoles y Michetti hablaba de la "fantasía" kirchnerista, se publicó el ránking de competitividad 2016 elaborado por la escuela de negocios IMD, donde Argentina sigue figurando como uno de los países menos competitivos del mundo, ubicado en el puesto 55 sobre 61 naciones.


REPASO DE LO QUE DEJARON LOS EMPRESARIOS ESPAÑOLES
NO TIENE PERDÓN
SUFRIMIENTO DEL CAPITAL
MADRE PATRIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario