miércoles, 25 de mayo de 2016

MACRILANDIA: Nuevo recorte en las universidades para transferir fondos a los gobernadores.


El régimen macrista marcha a todo vapor con óptimos resultados en tiempo récord y (aún) sin disturbios sociales. La situación educativa, no ajena al resto de las áreas estatales y de la economía hiperajustada, está generando reuniones y manifestaciones que son respondidas con redoble de apuesta desde el Gobierno PRO.

Los reclamos universitarios se vienen sucediendo desde el mes de marzo (2016). La protesta frente al rectorado el día de la votación del presupuesto 2016 fue acompañado entonces por un comunicado de la FUBA (Federación Universitaria de Buenos Aires) denunciando que "las autoridades de la UBA presentaron un presupuesto donde el dinero destinado para los servicios, gastos de funcionamiento, obras, etc, no aumenta en un solo peso respecto al año pasado. Es decir que en medio de la devaluación y los tarifazos generalizados estamos ante una universidad incapaz de pagar siquiera los servicios de luz y gas."

La UBA (Universidad de Buenos Aires) planteó que no podrá pagar los servicios, al igual que otras universidades y las secretarías de Políticas Universitarias y Energía analizan cómo excluir a las casas de estudios del impacto del tarifazo.

El Gobierno PRO diluye las conversaciones mientras relativiza los impactos y la comunidad universitaria ya salió a la calle.

El 12 de mayo (2016) los docentes universitarios, los no docentes y los estudiantes protagonizaron una multitudinaria protesta en movilización contra el ajuste en la universidad pública en lo que fue la más masiva protesta universitaria en 15 años.

Doce días después (24.05.2016) la respuesta del Gobierno PRO salió publicada en el Boletín Oficial, casualmente el mismo día en que un paro docente de 80% de acatamiento paralizó las escuelas públicas.

A través de la Decisión Administrativa 519/2016, publicada en el Boletín Oficial (24.05.2016), la gestión de Macri dispuso dejar de girarle a las universidades nacionales, instituciones culturales y de enseñanza, sociedades sin fines de lucro y empresas privadas un total de $ 878.877.000.

El mismo monto fue transferido a las provincias (no se especifica a cuáles) en concepto de gastos corrientes para su "asistencia financiera" y "asistencia social", según precisa el breve anexo del documento firmado por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay.

El detalle de recortes indica que no le serán girados 97 millones a diferentes institutos de enseñanza; 88,7 millones a instituciones culturales y sociedades sin fines de lucro; 7,5 a empresas privadas (sin especificar cuáles ni en qué concepto), y 760,4 a instituciones provinciales y municipales.

La "regulación de gastos" se fundamenta en "una previsión exhaustiva de ejecución presupuestaria de determinadas partidas para el ejercicio 2016", cuyo objeto es reducir "aquellos gastos que se estiman no van a ser ejecutados", según los considerandos del texto.

Las universidades de todo el país abandonaron hace meses las reuniones por becas, investigaciones y programas para abocarse a estudiar la situación presupuestaria y producir canales de diálogo y gestión con un gobierno “autista”.

En Misiones el Foro convocado por el Área Pedagógica de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional, arrancó en su primera jornada con un centenar de participantes de los diferentes claustros (estudiantes, graduados, docentes y no docentes) el mismo día del nuevo recorte (24.05.2016).

Allí, el docente investigador en políticas educativas y actual Director del Área Pedagógica Miguel Franco, describió la situación presupuestaria de la Universidad Nacional de Misiones tras el “levantamiento del cepo cambiario” y con la inflación actual.

Franco expuso que “el presupuesto de la UNaM a noviembre del año pasado (2015) alcanzaba los $ 816 millones, lo que significaba u$s 83 millones. Hoy ese mismo presupuesto significa u$s 56 millones, según cotización oficial $14,36. Es decir, la Universidad “pierde 37 millones de dólares. Lo que significa que el presupuesto dejó de ser 816 millones de pesos para pasar a ser 506 millones de pesos”.

“Hoy el presupuesto representa 62% de esa cifra porque cayó un 38% al mes de enero (2016) por la depreciación del valor. Hay una pérdida de recursos presupuestarios en la Universidad Nacional de Misiones que alcanza los 310 millones de pesos”.

“Las retenciones significaban el 10% del presupuesto nacional, alcanzaban más de 135 mil millones de pesos, lo que en dólares representan unos 9469 millones de dólares. Para tener una idea, el total del Presupuesto total de Educación, Cultura y Deporte, ronda los 122 mil millones de pesos, de los cuales 51 mil millones de pesos se destinan a universidades nacionales. Esto significaba que con una sola medida se desfinanció un área porque son recursos con los que el Estado nacional no cuenta más”.

“Para tener una dimensión, nosotros teníamos un presupuesto total en Educación y Cultura de 122 mil millones de pesos lo que representaba un 5, 4% del PBI (Producto Bruto Interno) y un crecimiento del 28,2% con respecto del año pasado. En ese sentido, esa progresividad se va a licuar cuando comienza a regir el cepo respecto al dólar, eso en una sola medida significó que el presupuesto de 83 millones de dólares automáticamente, pasará a 56 millones de dólares. Es decir que el recorte está dado por medidas complementarias no por medidas directas. En términos reales, lo que tenemos es el 62% del presupuesto vigente asignado a nuestro presupuesto, o sea una depreciación del orden del 38% menos al mes de enero. Los números son los mismos pero la depreciación y devaluación es esa”.

El Gobierno PRO marcha a todo vapor...

No hay comentarios:

Publicar un comentario