miércoles, 18 de mayo de 2016

Calcaterra, el primo de Macri socio de Báez.


Ángelo Calcaterra, primo hermano del Presidente, fue socio de Lázaro Báez en al menos tres obras asociado a la empresa IECSA S.A., propiedad del Grupo Macri. Según las licitaciones y los balances, el domicilio legal es el mismo, el director a cargo del proyecto es un viejo empleado de la familia y en las actas de la empresa aparecen más hombres vinculados al entorno del Presidente. Los negocios en Santa Cruz, Entre Ríos y Formosa y la forma de encubrir los nombres de los amigos y parientes que siguen manejando los grandes negocios dentro y fuera del Estado.

El empresario santacruceño Lázaro Báez, investigado por la justicia por presunto lavado de dinero, se presentó en por lo menos tres licitaciones en los últimos años asociado a la empresa IECSA S.A., propiedad de la familia Macri, presidida por el primo hermano del presidente Ángelo Calcaterra.

La relación entre las empresas de Báez y la familia Macri parece a simple vista ser fluida y profunda. El domicilio legal presentado por Báez y sus socios en distintas licitaciones (Manuela Pedraza 323 Piso 8°) coincide con el de la firma IECSA SA, propiedad de la familia Macri, y el director a cargo del proyecto que aparece en toda la documentación es Luis Angel Bonfanti, gerente comercial de esa sociedad y empleado de los Macri desde hace una década.

Báez y Calcaterra se presentaron en forma conjunta en por lo menos tres licitaciones. Dos de ellas las ganaron: la construcción de un hospital en Formosa y el mantenimiento de la red vial en Entre Ríos. La tercera, en la que perdieron, es la que está siendo investigada por la justicia en lo que se denominó periodísticamente la “ruta del dinero K” y que parece en realidad llevar hacia la familia del actual Presidente.

Las represas

En el caso de las represas Presidente Néstor Kirchner y Gobernador Jorge Cepernic, de Santa Cruz, Báez y Calcaterra presentaron una oferta conjunta, en la que también participaban las firmas Sinohydro Group, Hediack y Esuco. La obra finalmente quedó en manos de otro consorcio formado por la cordobesa Electroingeniería en asociación con Gezhouba, otra empresa de capitales chinos.

Báez sostuvo esta semana, en su presentación ante el juez Sebastián Casanello -quien lo investiga por presunto lavado de dinero- que los movimientos financieros registrados durante el año 2012/2013 estuvieron relacionados con la conformación de capital para presentarse a la licitación de esas represas. Fue allí cuando mencionó que esa presentación se había realizado en forma conjunta con la empresa de la familia presidencial.

La sintonía entre Báez y Calcaterra se expresa claramente en los papeles y las coincidencias. Mientras que Sinohydro Group aprueba en su directorio el 21 de setiembre del 2012 la presentación en esa compulsa, los directorios de IECSA (Calcaterra) y Austral (Baez) notifican haberlo hecho exactamente el mismo día: 15 de octubre. En el caso de IECSA esto queda plasmado en el acta número 2.079 en la que también se aprueba la adquisición del pliego por medio millón de pesos.

Tanto Báez como Calcaterra se presentaban como socios menores de la empresa China, que aportaría el 60% del capital y la capacidad de financiamiento, mientras que IECSA y Austral lo harían con el 15 por ciento.

La UTE conformada fija como domicilio Manuela Saénz 323 Piso 8, la sede de ODS/IECSA y los responsables a cargo son Qin Xiaohua – representante en la argentina de los chinos-y Luis Angel Bonfanti, gerente comercial de IECSA.

Entre Ríos y Formosa

La relación entre Báez y Calcaterra parece haber atravesado su mejor momento en esos meses.

El 20 de marzo del 2013, IECSA comunica a la Comisión Nacional de Valores que “en cumplimiento de lo dispuesto en el Capítulo XXI de las Normas de la CNV y a efectos de poner en vuestro conocimiento que el 14 de marzo de 2013 se celebró entre el Gobierno de la Provincia de Formosa en carácter de comitente, y Austral Construcciones S.A. – Creaurban S.A. – Unión Transitoria de Empresas en carácter de contratista, un contrato de locación de obra cuyo objeto es la “Construcción del Hospital Dr. Pedro E. Insfrán de la ciudad de Laguna Blanca, Provincia de Formosa”.

La licitación y el contrato aparecen también en el balance de IECSA del 2012 y hacia finales del 2013 otra comunicación a la CNV indica que la UTE había vendido la operación a otro consorcio: Mateo-Covasa. No hay ninguna explicación sobre por qué se realizó esta venta.

Covasa es una contratista de obra pública que está siendo investigada en el marco de la causa Ciccone Calcográfica.

Pero no es esa la única conexión fortuita de esa causa con Calcaterra: en el séptimo de Manuela Sáenz 323 estaba radicada The Old Fund SA, la empresa controlante de la ex Ciccone Calcográfica. Los allanamientos del juez Daniel Rafecas en esa causa pasaron frente a Angelo Calcaterra cada vez que se realizaron.

En Entre Ríos también se asociaron, aunque esta vez es IECSA contratando a Austral.

En los balances sobre la actividad de las empresas de Calcaterra de 2011 se destacaba que habían iniciado obras en la Ruta 18 de Entre Ríos, mediante una licitación de la Dirección Nacional de Vialidad, pero “a través de un subcontrato con la firma Austral”. La obra era inicialmente por 174 millones de pesos y estaba prevista para 2013.

Sin embargo, en el balance de 2013 de IECSA, se habla de “un monto contractual de 355 millones” y se aclara que “durante este ejercicio continuaron con la realización normal de los trabajos”.

La obra preveía la pavimentación de la ruta 18 entre los tramos “empalme Ruta Provincial Nº 20 – Arroyo Sandoval”.

Para la prensa, nunca figuró IECSA: cuando se anunció la pavimentación en cuatro tramos, apareció directamente Austral Construcciones SA a cargo de la ejecución del tercero de ellos.

La otra cara del mostrador

Mientras estas conexiones se develaban en la justicia, los medios transmitían una altruista intención de Ángelo Calcaterra de desprenderse de la empresa IECSA, supuestamente para no molestar a su primo presidente en cuestión de incompatibilidades.

En la reunión de directorio del 7 de abril de este año, lejos de anunciar la venta de IECSA, se definen nuevos emprendimientos y negocios y se fija un sueldo de diez millones de pesos para Calcaterra sin distribución de dividendos.

Ese acta de directorio deja, al menos, algunas dudas.

– ¿Por qué cobra sueldo el dueño de la empresa, que ni siquiera ocupa cargo de gerente sino que es el presidente sin funciones ejecutivas?

– ¿O cobra sueldo porque no es el verdadero dueño y esa es toda su participación?

Pero dos líneas después, las dudas se suceden.

El directorio, dice, quedará conformado de la siguiente manera:

Director Titular y Presidente: Ángel J. A. CALCATERRA (DNI Nº12.045.859).

Director Titular y Vicepresidente: Santiago Ramón ALTIERI (DNI Nº 11.182.183).

Director Titular: Juan Ramón GARRONE (DNI Nº 12.639.888).

Directora Suplente: Alejandra E. M. KADEMIAN (DNI Nº 23.089.506)

Santiago Altieri, ahora vicepresidente, era el presidente de IECSA cuando la empresa estaba formalmente dentro de SIDECO, y está investigado en las causas que involucran a Ricardo Jaime por presuntas dádivas. ¿Por qué la empresa cambia de dueños pero no de funcionarios?

La justicia investiga si Altieri fue quien pagó supuestamente dádivas al ex secretario de transporte.

La simulada venta de IECSA no solo la separa de las contrataciones que llevaba adelante con el Gobierno de la Ciudad, ahora a cargo de un familiar, sino también de los caminos judiciales. Aunque, en los hechos, la política seguía siendo fijada por la misma persona: Altieri, uno de los gerentes preferidos de Mauricio Macri.

El caso de Juan Ramón Garrone es bastante más peculiar: es un monotributista que no aparece como dueño ni socio de ninguna empresa en los registros oficiales.

Ahora, como en el año 2006/2007, se repiten las dos variables.

Por un lado, Mauricio Macri se presentaba como candidato a jefe de gobierno, y había entonces que despejar dudas sobre incompatibilidades. Pero, al mismo tiempo, IECSA era investigada en las causas judiciales que invocluraban al ex secretario de transporte Ricardo Jaime.

Como en los últimos cuarenta años de historia argentina, cada vez que hay una causa de corrupción en que los medios se ocupan de investigar a funcionarios del gobierno, suelen callar que la parte empresaria involucrada son por lo general los mismos empresarios. En la mayor parte de los casos, empresas y empresarios vinculados a la familia Macri, sus socios y sus amigos.

Ángelo es Mauricio

El laberinto de compras, ventas, pases de acciones entre las diferentes empresas de la familia Macri es el paisaje de la infamia del capitalismo.

Desde que Mauricio Macri lanzó su carrera política, primero para jefe de gobierno y luego para Presidente de la Nación, el primo pobre de la familia, Ángelo, fue la cara elegida para seguir manejando los millones y millones de obra pública estatal sin que quedara tan alevosamente expuesta la incompatibilidad y la violación de todas las leyes éticas.

Ahora, Ángelo Calcaterra anuncia que venderá IECSA para que no acusen a su primo de favorecerlo con obra pública. Pero, antes de hacerlo, compró ODS, la empresa controladora de IECSA.

Una vez más, un velo societario para encubrir lo evidente: como durante los últimos cuarenta años, los Macri, sus amigos y parientes, siguen manejando los grandes negocios dentro y fuera del Estado.

El 3 de marzo de este año, la Comisión Nacional de Valores autorizó a Ángelo Calcaterra a comprar la totalidad de acciones de ODS S.A. Unos meses antes, Ghella le había vendido sus acciones en ODS y en IECSA.

Así figura en la comunicación que la empresa hace ante la CNV: “Como consecuencia de lo cual el Sr. Ghella Lorenzo habrá transferido y accionista Angel J. A. Calcaterra habrá adquirido, el control de la sociedad por tener el 51 % del total del capital social y votos de ODS S.A. Asimismo, se informa que en virtud de la transferencia mencionada, los accionistas de ODS S.A. iniciarán un período de negociaciones que podría derivar en la transferencia a favor del Sr. Calcaterra, de parte y/o toda la participación accionaria que la sociedad Ghella S.p.A posee indirectamente en la Emisora”.
Pero al ser dueño de la controlante ODS, una vez más será una venta ficticia. Tan ficticia como fue la venta de IECSA en el 2007.

El primo

Ángelo y Fabio Calcaterra son los hijos de María Pía, la hermana menor de los Macri. Protegidos de su tío Antonio, nunca tuvieron buena relación con Franco. “Es que crecimos separados, como Franco estuvo pupilo en un colegio, no nos veíamos muy seguido. Y naturalmente, nosotros éramos más unidos”, solía recordar Antonio.

Angelo y Fabio heredaron de su padre una empresa en quiebra, Calcaterra S.A. Fabio se dedicó al negocio de la papa, y llegó a construir un emporio vendiendo papa congelada a las grandes cadenas de comida rápida. Angelo ingresó a SIDECO como empleado y amigo de su primo Mauricio.

En apenas seis meses, desde que Mauricio Macri decide finalmente presentarse como candidato a jefe de gobierno porteño, y el lanzamiento de su candidatura a principios de 2007, se suceden compras, ventas y pases de acciones.

-El 20 de junio de 2006, IECSA adquiere el 10 % de las acciones de Calcaterra ASA

-El 25 de agosto de 2006, IECSA adquiere el 40 % de Calcaterra SA

-el 19 de marzo de 2007 IECSA adquiere el 50 % de Calcaterra S.A.

Un mes después, SIDECO Americana SA, controlante de IECSA , le vende la empresa a Calcaterra. Esto es: Angelo Calcaterra, gerente de SIDECO, le compra a esta última la empresa IECSA que, a su vez, había comprado unos meses antes Calcaterra SA.

Calcaterra no podía demostrar poseer los fondos para comprar IECSA, entonces aparece Ghella SA, una empresa italiana de fuertes vínculos con Mauricio Macri, para emprolijar los papeles.

La explicación de Franco Macri señala a la pelea que tenía en ese momento con su hijo mayor y siembra dudas sobre la operación. En una entrevista realizada durante la investigación del libro El Pibe, en las oficinas del Macri Group, dijo Franco: “Hubo un interés muy fuerte de un grupo, pero finalmente no se llevó adelante la negociación. No supe por qué. Es posible que el mismo establishment de los funcionarios de la empresa que respondía a otros intereses de alguna forma haya impedido la venta. Entonces apareció Angelo, con un socio italiano, la empresa Ghella. Nunca terminé de saber quién compró. Nunca supe si el accionista es único, si es Calcaterra o Ghella…”.

El establishment de funcionarios al que se refiere es Leonardo Maffioli, gerente general de las empresas del grupo y mano derecha de Mauricio. Maffioli era en ese momento, y sigue siéndolo, el jefe directo de Angelo.

Un pase de manos similar al que intentan ahora con ODS e IECSA: Ghella le vende su parte en ODS a Calcaterra; Calcaterra queda como único dueño de ODS; venden IECSA, que mantiene a sus funcionarios, y siguen controlándola desde ODS.

La lectura de las memorias y balances de la empresa en diciembre pasado dan cuenta de un fenómeno peculiar: con las mismas palabras, el mismo lenguaje, el mismo diagnóstico, parecen escritas por el Ministro de Economía de la Nación.

Fueron un estado paralelo durante cien años. Hoy son el Estado.

Gabriela Cerruti

No hay comentarios:

Publicar un comentario