domingo, 24 de abril de 2016

Pablo Clusellas, amigo de la infancia de Macri, intermediario de Mossack Fonseca por 10 años.


A medida que se van desclasificando y haciendo públicos los 11 millones de documentos de los Panamá Papers se va entendiendo por qué Maurico Macri fue tapa de todos los diarios del mundo, por qué marcha primero en las apuestas de Paddy Power como próximo presidente renunciante, por qué llegó a la revista TIME, por qué para the New York Times es uno de los casos más graves y por qué Interpol abrió una orden de captura a Néstor Grindetti.

Pablo Clusellas (Bs.As. 07/06/1959) conoció a Mauricio Macri cuando tenía 6 años de edad. Asistió al Colegio Cardenal Newmann (Benavídez) y egresó en 1976 entablando amistad con el ahora presidente. Egresó como abogado de la Universidad de Buenos Aires en 1983 y se dedicó a la jurisprudencia comercial y a la docencia en la Universidad Austral. Su inicio en la actividad pública comenzó a partir de la convocatoria de su amigo Macri (2007), entonces Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, para tomar el puesto de Secretario de Legal y Técnica de la Ciudad y encargarse de redactar las normas y proyectos del gobierno, además de ocupar interinamente (durante 2010) el despacho de la Secretaría de Comunicación, luego de la inclasificable muerte de otro amigo macrista, Gregorio Centurión.

Luego de 8 años de gestión, a partir del 15 de diciembre de 2015, cuando Macri asume la presidencia de la Nación, Clusellas fue nombrado como Secretario de Legal y Técnica de la Nación, puesto de extrema confianza que durante la gestión de Cristina Fernández de Kirchner fue ocupado por su (también) amigo personal Carlos Zannini.

El nombramiento de Clusellas llegó con un “insólito” episodio. Durante las horas agitadas que vivió el partido Cambiemos para poder cubrir los cuadros de administración del gobierno, el nombre de Clusellas no apareció en la nómina de funcionarios que anunció el Jefe de Gabinete, Marcos Peña. 

"Yo estoy dispuesto a ayudar en el desafío que significa esta nueva gestión. Cuando ayer no se hizo el anuncio, suspuse que habían pensado que tenía que ocupar otro lugar, pero finalmente confirmamos que iré a Legal y Técnica", explicó Clusellas.

Si la extensa relación de amistad entre Cristina y Zannini redundó en la militancia política, en paralelo la relación de Clusellas con Macri redundó en negocios compartidos: en 2006 Clusellas formó parte del directorio de la firma Sinosocma SA, una empresa del holding Macri, cuando además formaba parte del directorio de la denunciada Le Coq Sportif.

La empresa de indumentaria deportiva fue públicamente cuestionada por la utilización de servicios de talleres clandestinos como proveedores (idéntico caso al de la primera dama, Juliana Awada). Clusellas estaba vinculado a la empresa desde octubre de 2006, pero en aquella época se desempeñaba como director suplente. Entre las pruebas del vínculo del Secretario legal y Técnico con la empresa acusada de contratar talleres en los que se verificó la existencia de trabajo esclavo, resultó coincidente la dirección legal de Le Coq Sportif - Avenida Corrientes 345 piso 3° - con los domicilios de varias empresas de las que Clusellas también era parte integrante de sus sociedades o directorios.

Pero ni la muerte de Gregorio Centurión, ni el trabajo esclavo de Le Coq Sportif, ni las incompatibilidades con la función pública son el tema central de este artículo.

El escándalo de los Panamá Papers que involucran al presidente Macri con cuentas off shore en paraísos fiscales sigue dando a cuentagotas buenas nuevas a medida que se van desclasificando los 11 millones de documentos descubiertos y, según los últimos datos, se supo que Pablo Clusellas, el amigo de infancia de Macri puesto en los cargos públicos de extrema confianza, fue intermediario durante 10 años entre su estudio jurídico y Mossack Fonseca, la firma panameña especializada en crear sociedades offshore alrededor del mundo.

Clusellas fue un hombre de referencia para Mossack Fonseca a través del estudio Romero, Zapiola, Clusellas, Monpelat, por lo menos hasta 2008, según se desprende de la información provista por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y el diario alemán Süddeutsche Zeitung.

Identificado con el número de cliente 10.960, el estudio jurídico que integró Clusellas aparece catalogado como "intermediario", un término que los panameños aplican a los abogados que alrededor del mundo ofician de nexo con los verdaderos dueños de las sociedades offshore para organizar la estructura jurídica y contable de las inversiones en paraísos fiscales.

El vínculo entre Mossack Fonseca y Clusellas comenzó con un encuentro personal. Los empleados del estudio panameño visitaron al actual funcionario nacional el 4 de mayo de 1999 en la oficina de su estudio jurídico porteño. "Ambiente profesional, decoración excelente, oficina muy grande. Contacto: Pablo Clusellas. Cordial, 35-45 años, apariencia muy buena", escribieron en la ficha de clientes. "Visitamos oficinas donde trabajan 20 personas, abogados con especialización empresarial. Brindan servicios para todas las áreas. Se le presentaron nuevos servicios e info que no conocía sobre fundaciones, pero hablaba con mucho conocimiento", continuó el relato de uno de los enviados por la firma Mossack Fonseca.

Después de ese primer contacto, "Mr. Clusellas", como lo identificaron, quedó registrado como "intermediario" ante la sede central de Mossack Fonseca, en Panamá. Entre sus datos personales, en la ficha de cliente aparece también su correo electrónico corporativo.

El diario La Nación, uno de los medios elegidos por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), no tuvo forma de ocultar esta información; ya el mismo diario alemán Süddeutsche Zeitung denunció la sorprendente protección mediática brindada en Argentina al implicado presidente. Así, La Nación cita que Clusellas “optó por no responder las preguntas de LA NACION”.

Después de aquella primera reunión entre el ahora secretario legal y técnico y los representantes de Mossack Fonseca, los contactos continuaron a lo largo de los años y, finalmente el estudio panameño lo integró a la lista de sus contactos empresariales.

La investigación también reveló que Mossack Fonseca le envió a Clusellas en 2002 – en pleno colapso de fines de 2001, corralito y devaluación - información sobre las bondades de operar en Hong Kong y Nevada, dos plazas con amplias facilidades, acompañada por un fixture del Mundial de fútbol que estaba por comenzar en Corea y Japón.

Algo pasó desde entonces porque recién cuatro años después, en 2006 (cuando Clusellas integró el directorio de la firma macrista Sinosocma SA), los empleados de Mossack Fonseca renovaron algunos de los datos de contacto del estudio jurídico. Lo mismo hicieron cuando por ejemplo actualizaron la dirección de Romero, Zapiola, Clusellas, Monpelat, en el piso 3 de un edificio en la avenida Corrientes al 300, el domicilio legal de Le Coq Sportif.

El vínculo como "intermediario activo" del estudio de Clusellas ante Mossack Fonseca continuó así, por lo menos, hasta 2008, según consta en los registros de los Panamá Papers.

Sin embargo, en su declaración jurada del período 2014, Clusellas declaró poseer el 1% de las acciones del estudio jurídico. En los registros públicos de la sociedad figuró con cargo ejecutivo dentro del estudio hasta 2009, inclusive. El apellido Clusellas todavía aparece al frente del estudio. Insólitamente, desde Presidencia dicen que es una "cuestión de marca" (La Nación no cita fuentes). No obstante, desde Mossack Fonseca no dudaron en enviarle a Clusellas una tarjeta para saludarlo por la Navidad de 2010.

SON LOCALES EN PANAMÁ

No hay comentarios:

Publicar un comentario