jueves, 4 de febrero de 2016

Gobierno PRO: la alegría del nepotismo.


Después de ver los resonantes casos de Gabriela Michetti (vicepresidenta) ascendiendo de categoría a su prima y a la esposa del periodista Luis Majul; del Ministro de Cultura, Pablo Avelluto, que nombró a su novia Carolina Azzi como coordinadora de prensa y del decreto que nombró a Marcos Molina (amigo de las sobrinas de Macri) en la Secretaría Legal y Técnica, salimos a buscar a la gran familia del PRO que viene a cubrir las vacantes estatales dejadas por los masivos despidos impulsados por el presidente Macri y podemos decir que hallamos una gran familia que no deja de crecer (y ascender) en los cargos del Estado.

Enrique Pinedo: hermano de Federico Pinedo (presidente provisional del Senado) se hizo de dos cargos en el Poder Legislativo en 20 días. Fue designando con categoría A3 en la Cámara Baja el 23 de diciembre (2015), con retroactividad al 10 de diciembre, a pedido del bloque PRO y el 13 de enero (2016), también retroactivo al 10 de diciembre, fue designado como director general de Relaciones Institucionales del Senado.

Teresa Urroz: familiar de la diputada Paula Urroz (llegada al Congreso de la mano de Patricia Bullrich), consiguió una categoría A4 de salario $25.000.

Hugo Antonio Moyano: hijo de Hugo Moyano (titular de la CGT), fue designado con categoría A4 ($25.000) para trabajar en el bloque de su hermano Facundo.

José De Mendiguren: familiar de José De Mendiguren (diputado massista), fue nombrado con categoría A3 ($30.000) para trabajar en el bloque que responde a Sergio Massa.

Eduardo Raimundo Brizuela del Moral: hijo del diputado radical Eduardo Segundo Brizuela del Moral, obtuvo una categoría A3 ($30.000).

Elder Quintar: familiar del diputado radical Amado Quintar, fue nombrado con categoría A3 ($30.000).

Pablo Goicochea: familiar del diputado radical Horacio Goicochea, consiguió una categoría A3 ($30.000).

Estos nombramientos (que suman un salario de $230.000 mensuales) fueron todos autorizados por el Jefe de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó que, mientras tanto, acaba de firmar la segunda resolución que deja sin trabajo a otros 300 empleados de la Cámara baja que se conocerá la semana próxima. Entonces los despedidos en la Cámara de Diputados sumarán 1000.



Pero el nepotismo PRO excede la Cámara de Diputados. El ex senador y actual titular de la unidad fiscal dedicada a investigar el ataque a la AMIA, Mario Cimadevilla, colocó a dos familiares en la nómina de la Cámara alta: su sobrino, Matías Cimadevilla ingresó como planta permanente y fue uno de los “ñoquis” despedidos por Michetti. Claro que, lejos de la suerte de mozos y maestranzas, Matías Cimadevilla fue nombrado nuevamente. En tanto, Lucas Cimadevilla, hijo del ex senador, trabaja en el Senado y está afectado al despacho del pampeano Juan Carlos Marino.

Así es. El nepotismo PRO sigue a través de los días y los organismos públicos. Josefina Rouillet, esposa del presidente (procesado) del Banco Central, Federico Sturzenegger, también tiene su lugar bajo el paraguas estatal y se hace cargo de la gerencia del Fondo Nacional de las Artes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario