jueves, 21 de enero de 2016

Macri entrega Fútbol Para Todos al Grupo Clarín.


"Fíjense cuánto pueden poner", les dijo Fernando Marín, director del programa Fútbol para Todos (FpT) a los representantes de los canales de aire. Los hombres de negocios se fueron tratando de hacer números, pero no había forma de alcanzar los casi $ 1900 millones que el Gobierno deberá desembolsar para pagar los derechos de televisación a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

Días más tarde, y en lo que algunos canales señalan como una maniobra para beneficiar a los más grandes, la administración nacional decidió entregar al Grupo Clarín y a Telefónica la televisación de los partidos más importantes del fútbol argentino. A cambio, el Gobierno recibirá 150 millones de pesos.

"Los canales no tienen plata para salir a pagar el FpT, es esto y no mucho más", confió una alta fuente de una de las pantallas más importantes del país quien reconoció que "Canal 13 y Telefe fueron juntos para evitar que el Grupo Clarín se quedara con todo y, obviamente, si entraban iban a querer tener los mejores partidos". Pero esta decisión del macrismo, como casi todas hasta la fecha, ya ha generando controversias con los privados que se prestan a judicializar la televisación de los goles como si la justicia respondiera de manera imparcial.

"Nos citaron a los cuatro canales de aire (Canal 13, América, Telefe y Canal 9) para que presentaran en forma conjunta una oferta por la transmisión de 15 fechas a partir del 5 de febrero. Por algún motivo que se desconoce cerraron un acuerdo con Artear y Telefe por el que se habría pactado que estos dos canales se quedarían con las transmisiones de los partidos de los denominados ‘clubes grandes." 

Aunque aún no habría nada firmado, las fuentes consultadas confirmaron que lo que se cerró es que "entre los dos canales aportan $ 180 millones, lo que les asegura este esquema hasta mayo, después se verá". De los otros dos canales privados, el 9 decidió que no quería participar de la discusión de dinero y le hizo saber al Gobierno que no tenía problema en transmitir el "paquete de los sábados", que son los encuentros de menos audiencia.

Pero quien no se mostró conforme con este acuerdo fue América TV, perteneciente a Daniel Vila, que estudia la presentación de un recurso de amparo en la justicia ya que el Gobierno no llamó a licitación pública y, sin pausa ni disimulo, entregó la parte más jugosa del negocio de manera directa (al Grupo Clarín).

Como las dos señales televisabas más grandes (Canal 13 y Telefé) pidieron "exclusividad" la pantalla de la TV Pública no podría televisar esos partidos y tendrá reservado otros de "menor atractivo". Y, aunque Telefe y Canal 13 son canales de aire, llegan al interior del país a través de repetidoras o de los servicios de televisión por cable, por lo que quien vive en una ciudad en donde no hay repetidora de los canales 13 y/o Telefe y no tienen contratado un servicio de televisión por cable no podrían acceder a ver los partidos, maniobra que también (y como es ya costumbre macrista) favorece al Grupo Clarín.



En campaña, Macri había dicho que iba a continuar con el programa FpT pero "bajando los costos de producción y sin emitir avisos políticos durante las transmisiones para que el fútbol vuelva a ser el lugar de encuentro de todos los argentinos". Hasta ahora, y según confiaron fuentes de las empresas que prestan servicios al programa, el FpT "está confirmado hasta mayo, después no se sabe".

LA VISIÓN DE VICTOR HUGO MORALES.

No hay comentarios:

Publicar un comentario