viernes, 7 de julio de 2017

El Grupo Clarín arrasa desde la llegada de Mauricio Macri.


Aquí transcribimos la visión del diario El País (España) sobre la escandalosa y monopólica fusión de Cablevisión S.A. y Telecom que agiganta al Grupo Clarín a niveles desmesurados gracias a la legislación propulsada por el gobierno de Macri.

Hubo un tiempo en que el Grupo Clarín se enfrentó a todo un gobierno en Argentina. En la Casa Rosada estaba Néstor Kirchner y las portadas del diario, el de mayor tirada de la prensa en español en América Latina, lo fustigaba con dureza. La guerra fue abierta: Kirchner enarboló el lema “Clarín miente” y bajo esa máxima estructuró toda la política de medios de su administración. En ese trance se frustró el viejo anhelo del Grupo Clarín de fusionar su empresa Cablevisión, el mayor proveedor de servicios de televisión paga e internet, y Telecom, propiedad del grupo de inversión Fintech y una de las principales operadoras del mercado de telefonía y redes. Pero los tiempos políticos cambiaron. El kirchnerismo ya no está en el Gobierno y el Grupo Clarín recuperó su buena relación con el poder, en este caso el de Mauricio Macri. Cablevisión y Telecom iniciaron así la fusión para convertirse en el mayor conglomerado de telecomunicaciones de Argentina y en el primer operador de cuádruple play (telefonía fija y móvil, video e internet) del país.

La fusión debe obtener aún la aprobación del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) y la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia. Pero en el mercado ya dan por hecho que no habrá problemas burocráticos y así lo hicieron saber los inversores. Un día después de conocerse la operación, las acciones de Telecom subieron 14% en la Bolsa de Buenos Aires. El valor del nuevo gigante puede superar los 11.000 millones de dólares. Y su posición en el mercado de las telecomunicaciones será enorme, el mayor del país sudamericano: controlará 42% de la telefonía fija; 34% de la telefonía móvil (o 20 millones de líneas); 56% de las conexiones a Internet (cuatro millones de abonados); 35% de conectividad móvil y 40% de la televisión paga que se distribuye por cable (3,5 millones de hogares). “Los servicios que ofrecen ambas empresas son complementarios; esta operación nos permitirá desarrollar una propuesta de cuádruple play”, dijo Carlos Moltini, CEO de Cablevisión, a través de un comunicado a la Bolsa.

La sinergia de ambas compañías colocará al Grupo Clarín y a Telecom en una posición inmejorable para el escenario que se iniciará en Argentina en 2018, cuando un nuevo marco legal, aprobado por el macrismo, permitirá a los grupos ofrecer paquetes combinados de telefonía fija y móvil, internet y televisión. “La fusión expresa un hito en la concentración de los mercados de información y comunicación de la Argentina y supera todos los niveles previos, que ya eran elevados. La prédica del gobierno de Macri acerca de inyectar mayor competencia en los sectores de la comunicación es un fracaso, pues en lugar de agregar nuevos concurrentes estimuló la fusión de los actores industriales dominantes”, dijo Martín Becerra, experto en políticas y tecnologías de la comunicación.

Del otro lado quedarán sólo dos grandes operadores: América Móvil y Telefónica. La empresa española corre en desventaja por sus dificultades para competir con empresas de cable como la del Grupo Clarín. Fuentes de Telefónica dijeron a EL PAÍS que la compañía, por el momento, “está analizando el alcance regulatorio y comercial de las fusiones anunciadas el pasado viernes”.

La discusión detrás de la venta no se limita sólo a saber si la nueva empresa viola o no las normas antimonopolio. Es también política, sobre todo por la velocidad con que Clarín logró resolver los problemas que enfrentó durante el kirchnerismo. A los pocos días de asumir, en diciembre de 2015, Macri firmó un decreto que reformó los artículos de la ley de Medios aprobada durante el anterior Gobierno relativos a los límites de licencias y de participación de operadores. El texto abrió la puerta a una eventual fusión entre Cablevisión y Telecom. El gerente de Comunicaciones del Grupo Clarín, Martín Etchevers, negó que los cambios hayan sido en beneficio de su empresa. "Lo que hizo el decreto fue volver a la normalidad algo que era anormal. Cuando el mundo va hacia la convergencia, la ley de Medios del kirchnerismo limitó la cobertura de las empresas de cable a sólo 24 localidades, o impidió vender canales de televisión y radios. Clarín no fue el principal beneficiario del decreto; Telefónica, por ejemplo, pudo vender [el canal de televisión abierta] Telefé".



En marzo, además, el Enacom autorizó a Nextel, la operadora de telecomunicaciones del Grupo Clarín, a dar servicios de datos 4G, convirtiéndola de hecho en la cuarta operadora móvil del país, junto con Claro (América Móvil), Movistar (Telefónica) y Personal (Telecom). En aquel momento, Telefónica denunció un trato de favor por parte de Macri hacia el Grupo Clarín por otorgarle la licencia prácticamente gratis, muy lejos de los 2.233 millones de dólares que las otras tres empresas pagaron en 2014 para la asignación de bandas."Nextel la compramos en septiembre de 2015, no fue por Macri. Y fue poniendo dólar sobre dólar cuando todas las encuestas decían que ganaba el kirchnermismo. Lo que hicimos con Macri fue pagar 150 millones de dólares por las frecuencias de menor alcance, un negocio que no tenía ni un cliente. En Chile, esas frecuencias, que tienen diez veces menos alcance que las convencionale, se vendieron a 13 millones de dólares", dijo Etchevers.

Para el Grupo Clarín, la fusión fue un triunfo largamente demorado. En 2010, meses antes de morir, el expresidente Néstor Kirchner relató en un programa de la televisión pública un presunto encuentro que en 2008 había tenido como presidente con el CEO del multimedios, Héctor Magnetto. “En medio de la campaña por las elecciones, nos ofrecieron todo el apoyo mediático si nosotros terciábamos diciendo que Telecom estaba en una situación monopólica y que para salir de esa situación debía vender una parte a un socio argentino, en este caso ellos mismos. No me lo pueden desmentir”, dijo Kirchner. En un libro reciente que tituló Así lo viví, Magnetto reconoció que, en el pasado, el grupo que lidera miró con interés a Telecom. Pero aseguró que fue Kirchner quien intentó seducir a Clarín con una operación estratégica semejante: “En su cabeza, él había diseñado un negocio con gente de su confianza y pretendía asociarnos”. La victoria de Clarín tardó casi una década en llegar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario