jueves, 15 de junio de 2017

El nepotismo fashion de Marcos Peña.


Cada vez son más los familiares de Marcos Peña que pasan a desempeñar funciones en el Gobierno nacional y en la Ciudad de Buenos Aires. Un clan con características oligárquicas y aristocratizantes, que copa las estructuras del Estado y busca imponer sus negocios.

Por más que el jefe de Gabinete Marcos Peña diga que los intereses de los negocios de su familia no tienen nada que ver con el Estado, la realidad muestra todo lo contrario: en las estructuras de la gestión macrista cada vez se hacen más evidentes los lazos de sangre de quien hoy es la mano derecha del Presidente Mauricio Macri.

El jefe de Gabinete es el menor de los cinco hijos del exfuncionario de la dictadura Félix Peña (principal asesor del canciller Nicanor Costa Méndez, tristemente célebre por su rol en la Guerra de Malvinas), quien también se desempeñó como subsecretario de Comercio Exterior durante el gobierno menemista. En tanto, la madre del actual jefe de ministros es Clara Braun Cantilo, hija de Eduardo Braun-Menéndez y nieta de Mauricio Braun, uno de los fundadores de “La Anónima”, la cadena de supermercados que actualmente tiene el control monopólico del comercio en gran parte de la Patagonia.

En distintos ámbitos se comenta que uno de los familiares que más ha influido en el pensamiento político de Marcos Peña es su tío, Rafael Braun, más conocido como “Rafi”. Se trata de un presbítero que llegó a ser rector de la Universidad de Siena y también fue director de la revista Criterio, una publicación que supo defender con énfasis a la última Dictadura Militar durante los años de plomo. Rafael llegó a escribir que el exdictador Jorge Rafael Videla hablaba “con autoridad moral”. También lo calificó como un “defensor de la ciudadanía argentina” y protestó abiertamente, en distintos foros públicos, por lo que consideraba que eran operaciones antiargentinas en el exterior, cuando no eran más que campañas internacionales para denunciar cómo se torturaba y se desaparecían personas en el país.

Actualmente, Rafael Braun tiene 82 años y sigue vinculado a la revista Criterio como consultor. Asimismo, mantuvo una estrecha relación con el fallecido exsecretario de Agricultura de la Nación de la Dictadura, Jorge Zorreguieta, padre de la actual reina de Holanda, Máxima. Estos vínculos le permitieron ser invitado a la boda real pero, al conocerse sus escritos en favor de la Dictadura, que hasta incluyeron una serie de justificaciones del uso de la tortura, generó un acalorado debate en el Parlamento de ese país. En tanto, a Zorreguieta directamente le negaron el acceso a la boda.

Pese a su cargo eclesiástico, “Rafi” también incursionó en el mundo de los negocios (ver aparte).

Los Peña/Braun/Menéndez actúan como una suerte de clan. Varios de sus integrantes están ocupando puestos estratégicos en el Estado. En definitiva, al tratarse de una familia con rasgos oligárquicos y aristocratizantes, asistimos al nepotismo fashion.

Negocios familiares con Rodríguez Larreta

En su declaración jurada, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, reconoce que participa en la sociedad los Cuatro Corazones SA, la cual también integra su esposa, Bárbara Diez de Tejada.

Bárbara también está a cargo de otra empresa, dedicada a la organización de eventos, llamada Palbrid SA, que tuvo como cliente nada menos que al valijero K, Leonardo Fariña, quien contrató esta firma para organizar su casamiento con Karina Jelinek. Tanto en el directorio de Cuatro Corazones como en el de Palbrid participa Adela Braun Lynch, prima de Marcos Peña.

El “docente destacado”

Funcionario de la Dictadura y del menemismo, Félix Peña Murray, el padre del jefe de Gabinete, se ufana de ser especialista de Comercio Exterior. Al igual que varios integrantes de su familia, se favoreció con la llegada de su hijo a la Casa Rosada. Fue designado como integrante del Consejo Consultivo del Ministerio de la Producción y también fue nombrado como “docente destacado” en la Universidad Nacional de General San Martín. El rector de esa casa de estudios, Carlos Rafael Ruta, está en la mira de la Justicia por el oscuro entramado con las novelas producidas por Andrea del Boca, que demandaron cifras millonarias del Estado y que nunca salieron al aire.

Tras la designación de Peña, la Universidad de San Martín recibió este año un aumento presupuestario del 78%, casi 30 puntos porcentuales más que las universidades nacionales más importantes del país.

El “superemprendedor”

Ignacio Peña es el hermano mayor del actual jefe de Gabinete. Fue nombrado como asesor del Ministerio de Innovación de la Ciudad de Buenos Aires, cuyo titular es Alex Freire, pasando a integrar lo que el propio gobierno porteño definió como una “mesa de superemprendedores”. Su suegro es Carlos Alberto Dellepiane Cálcena, quien al igual que Félix Peña fue funcionario de la Cancillería durante la dictadura militar: en 1976 asumió como responsable del Archivo General del Ministerio de Relaciones Exteriores. El 30 de diciembre del año pasado, Dellepiane Cálcena fue nombrado por Resolución 1.553 -del Ministerio de Comunicaciones de la Nación- como miembro titular de la Comisión Nacional Asesora para la Elaboración de los Programas de Emisión de los Sellos Postales Conmemorativos en representación de la Academia Nacional de Historia.

De gerente a funcionario

Andrés Peña es otro de los hermanos de Marcos. Se trata de un arquitecto que fue designado como subsecretario de Desarrollo Institucional Productivo de la Nación. Antes de llegar al gobierno macrista, se desempeñó durante seis años como gerente de Desarrollo e Integración en la Cámara Argentina de la Construcción. Varias de las autoridades de esta entidad hoy están en la mira de la Justicia por los negociados de la obra pública durante la era K, entre ellos el primo de Macri, Ángelo Calcaterra, quien hasta hace pocas semanas era titular de la empresa Iecsa, firma asociada con la coimera Odebrecht en el soterramiento del tren Sarmiento.

Andrés Peña también se desempeñó como coordinador del Foro de Competitividad de Materiales para la Construcción, bajo la órbita de la Secretaría de Industria de la Nación, en los primeros dos años de gobierno de Néstor Kirchner.

En el INTA también

Pocos días después de la asunción de Macri, el 18 de diciembre de 2015 se oficializó el decreto que designó como vicepresidente del INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) a Mariano Miguel Bosch. Se trata de un ingeniero nacido en 1945, hijo de Miguel Alfredo Bosch y Julieta Seeber Demaria, la hermana de Marta, esposa de Oscar Braun y abuelos del Secretario de Comercio Miguel Braun Cortés y de los dueños de La Anónima.

Bosch está casado con Dolores Sánchez Sorondo Moreno Bunge, siendo tío político de Gabriel Sánchez Sorondo, escritor, poeta y periodista nombrado por Macri como director general de Acción de Gobierno.

Julieta Bosch fue hermana del actual vicepresidente del INTA y falleció en 1989. Estaba casada con Santiago Manuel de Estrada, un exfuncionario de las dictaduras encabezadas por Juan Carlos Onganía y Videla que, por el Decreto publicado el 22 de diciembre de 2015, fue nombrado secretario de Culto del Ministerio de Relaciones Exteriores. O sea, el vicepresidente del INTA y el secretario de Culto son cuñados.

La “meritoaristocracia”

Un pormenorizado análisis de las relaciones familiares en la gestión macrista aparece en el libro Primos: Macri y retorno de la meritoaristocracia. Allí se afirma que “nombramiento tras nombramiento, fueron ingresando al Estado un sinnúmero de hombres y mujeres vinculados a las antiguas familias patricias argentinas (relacionadas principalmente al negocio agropecuario) que dominaron el siglo XIX y, junto a ellos, otro sector perteneciente a las familias empresarias y comerciantes que lo hicieron en el siglo XX. Con un lento trabajo de alianzas matrimoniales, ambos grupos se fusionaron constituyendo el segmento que muchos autores denominan como Los Dueños de la Argentina: poseen no solo el ilustre apellido, además son propietarios del campo, del aparato financiero y de la industria nacional”.

Los Polledo, en la mira

Los Polledo también forman parte de la genealogía familiar de Marcos Peña. Por ejemplo, Javier Braun Polledo, egresado del Colegio Champagnat, gerente general de la empresa de fotocopiadoras e impresoras Ricoh y primo hermano del jefe de Gabinete, contrajo matrimonio con Rosario, la hija de Manuel Alberto Solanet, exsecretario de Hacienda de la dictadura. En tanto, Jorge Braun Polledo, hermano de Javier, es titular de Argentraider SA, actualmente investigada por evasión ante presuntas irregularidades en la venta de caballos de polo.

Por otra parte, Federico Polledo Olivera es el esposo de la actual vicepresidenta de la Legislatura porteña, Carmen Amorim Uribelarrea de Polledo (ella se ufana de usar el apellido de casada), quien responde sin cortapisas a Marcos Peña. Por ello, a instancias de su jefe de Gabinete, Mauricio Macri la nombró como una de las responsables de administrar los $710 millones que se destinarán a la realización de las elecciones de este año (PASO y comicios generales).

El matrimonio Polledo se vio envuelto en un escándalo, el año pasado, cuando se conoció que eran dueños de la sociedad que había alquilado el predio de Costa Salguero, donde se realizó una fiesta electrónica que terminó con varios muertos por sobredosis de éxtasis. A su vez, los Polledo también crearon una empresa off-shore en Panamá, utilizando los servicios del estudio Mosack-Fonseca, en la mira por haber conformado miles de sociedades para lavar dinero a gran escala.

Los Travers y Caputo hacen su juego

Travers es otro apellido que aparece en la genealogía familiar de los Peña/ Braun. El año pasado, Horacio Reyser Travers –hijo del almirante Horacio Florencio Reyser, exagregado naval del menemismo en Estados Unidos- fue ascendido por el Presidente Mauricio Macri, pasando de ser asesor a secretario de Relaciones Internacionales de la Nación. Se trata de uno los funcionarios denunciados por el escandaloso memorándum con Qatar: fue acusado de haber traficado información sensible del Estado a privados durante las negociaciones.

Antes de la llega de Macri a la Rosada, Horacio Reyser Travers, tal como lo viene informando diario Hoy, fue la mano derecha de Norberto Oscar Morita, empresario argentino de origen japonés que maneja Southern Cross Group, un fondo de inversión conectado con el proyecto del megashopping de La Plata.

En tanto, Alejandro Reyser Travers, hermano de Horacio, mantuvo negocios con el influyente tío de Marcos Peña: el sacerdote Rafael Braun. Ambos integraron Southern Cone Premiere Properties SA. También formó parte de esa sociedad otro integrante del clan, Eduardo Pablo Braun, primo de Marcos Peña.

Eduardo Pablo Braun es socio, junto a Luis Ramón Freixas Pinto, de Aeropuertos Argentina 2000 SA. Freixas, a su vez, está vinculado a Dycasa –supo integrar su directorio–, la constructora que con Techint realizan la ampliación de la Línea H de subterráneos para la Ciudad de Buenos Aires. Es la misma obra que estuvo parada por dos años, fruto de un retraso que, de acuerdo a un estudio de la Auditoría porteña, le permitió a Techint y Dycasa cobrar 1.700 millones de pesos en adicionales y redeterminaciones de precios. Esto supone un extra del 85% por sobre el costo original. De Dycasa también proviene Pablo Rafael Aragone, quien por 14 años fue gerente de esa constructora y a quien Macri nombró vicepresidente del Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (Orsna), por decreto N° 889/2016.

El actual subsecretario de Exploración y Producción de la Secretaría de Recursos Hidrocarburíferos, Marcos Pourteau, está casado con María Soledad Pizarro, prima hermana de Horacio Reyser Travers. A su vez, Demasía Ibarguren, prima de Carolina Ezcurra, esposa del secretario de Relaciones Internacionales, está casada en segundas nupcias con Santiago Naón, primo del coordinador de Asuntos Legales, Nicanor Moreno Crotto.

Demasía Ibarguren, a su vez, es la prima de Virginia Ramallo, la esposa de Teodoro José Argerich, Presidente de Caputo SA y SES SA, licitador y ganador permanente de obra en la Ciudad de Buenos Aires. Estas compañías está directamente vinculadas al mejor amigo de Macri, Nicolás Caputo.

“La Anónima”: de los dos lados del mostrador

Además de ser primo segundo de Marcos Peña, Miguel Braun Cortés es un economista que se desempeñó como director de la Fundación Pensar (una usina de funcionarios macristas) y también tuvo un paso el Banco Ciudad. El tándem Macri/Peña lo puso al frente de la estratégica Secretaría de Comercio sin reparar demasiado en la incompatibilidad manifiesta, ya que su familia está estrechamente relacionada con una de las principales cadena de supermercados del país.

Federico Braun Seeber, tío de Miguel, es el actual presidente de La Sociedad Anónima Importadora y Exportadora de la Patagonia, o sea, la cadena de supermercados “La Anónima”, con más de 160 sucursales en todo el país, y quien posee, además, el 4,64% de EBA Holding SA (sociedad que es la mayor accionista del Grupo Financiero Galicia SA).

Sus hijos son Tomás Braun (responsable de Estrategias Comerciales del Galicia), Nicolás Braun (director de Mercaderías de La Anónima) y Federico Mauricio Braun. Este último fue director de La Anónima y del Grupo Financiero Galicia hasta diciembre de 2015, cuando de la mano del macrismo desembarcó en la Anses, asumiendo como subdirector ejecutivo de Administración. En tanto, entre 2013 y 2015, se desempeñó como funcionario en el Instituto de la Vivienda en la Ciudad de Buenos Aires.

Negocios salteños

Primo segundo del jefe de Gabinete es Alejandro Jaime Braun Peña, quien lleva adelante negocios agropecuarios en la provincia de Salta. Actuó como representante de Yuto SA, una de las tantas firmas del grupo Socma (creado por Franco Macri), para la adquisición de un finca en el partido de San Martín de dicha provincia. Hoy en día, su hija, Alexia Braun, es asesora del Ministerio Público Tutelar de la Ciudad de Buenos Aires.

En su primera declaración jurada como diputado nacional, Mauricio Macri reconoció su participación accionaria en Yuto. El emprendimiento tuvo la férrea oposición de grupos locales salteños por sus consecuencias medioambientales. Greenpeace realizó una campaña en su contra por no respetar la Ley Forestal y llevar adelante un enorme desmonte para cambiar bosques por soja.

El aporte turístico

Gonzalo Robredo, primo hermano de Marcos Peña, actualmente es director ejecutivo del Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires. Gonzalo es dueño del hotel “Hub Porteño” y fue socio en distintos emprendimientos del recientemente fallecido Julián Alejandro Bengolea, nieto de la fallecida millonaria empresaria Amalia Lacroze de Fortabat.

¿Lo primero es la educación?

Otra integrante del clan es Paula Hume Braun, quien se casó con Maximiliano Gulmanelli Barbiero, nombrado como secretario de Gestión Educativa del Ministerio de Educación y Deportes a partir del 8 de enero de 2016. También fue funcionario porteño, ocupando el cargo de director General de Educación de Gestión Estatal del Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires.

Gulmanelli Barbiero fue, además, coordinador General de Hogares de la Fundación Felices los Niños, conducida por el condenado cura pedófilo Julio César Grassi.

Lazos con los Panama Papers

Otra integrante del clan, Mónica Braun García Arocena, es esposa de Eduardo Nicolás Martelli, nombrado con fecha 5 de enero de 2016 en el puesto de secretario de Modernización Administrativa, dependiente del Ministerio de Modernización. Martelli también formó parte la gestión de Mauricio Macri como jefe de Gobierno porteño, desempeñándose como subsecretario de Gestión de Proyectos de Modernización de la Ciudad de Buenos Aires.

Eduardo Martelli, su hermana Valeria y su mujer Mónica Braun figuran como directores de Goldenberg Financial Corporation, un empresa implicada en los Panama Papers. Martelli, además, es concuñado de Elvira Martínez de Hoz, la hija del exministro de Economía de la Dictadura.

El negociado de Austral

En 1979, en plena dictadura militar, la firma de aeronavegación comercial Austral se encontraba en quiebra: el 70% del paquete accionario estaba en manos de William Juan Reynal, uno de los fundadores de la aerolínea en 1971 y primo del por entonces vicepresidente del Banco Central, Alejandro Fabián Reynal. El 30% restante estaba en manos de Federico y Pablo Braun Seeber y el tío de Marcos Peña, Eduardo Braun Cantilo. El principal acreedor de la aerolínea era el Estado, mientras que el único privado era Eduardo Saiegh (dueño del Banco Latinoamericano de Inversión), a quien los militares secuestraron y torturaron durante una semana obligándole a vender su banco.

El Estado, entonces, luego de intentar vender Austral a dos privados (Carlos Blaquier y el mismísimo Franco Macri) estatizó la empresa quebrada e indemnizó a los accionistas. Fue un negocio redondo, ya que todos los argentinos, con su bolsillo, terminaron salvando a gran parte de la familia del ahora jefe de Gabinete.

Peña, en el Congreso

El jefe de Gabinete nacional, Marcos Peña, volverá el miércoles al Congreso para informar a los diputados sobre la gestión de gobierno. Mientras, habrá reuniones de comisión en ambas cámaras, algunas con la presencia de funcionarios del Poder Ejecutivo.

Peña hizo una primera presentación en la Cámara baja el 22 de marzo y el 25 de abril informó al Senado, con lo que cumplió en lo que va del año parlamentario con la obligación constitucional establecida para su cargo.

La exposición de Peña en el recinto para dar cuenta de la marcha de la administración de gobierno empezará a las 11.30 del miércoles. El gran interrogante es si dará explicaciones sobre el nombramiento de familiares de los cargos públicos. En tanto, el martes a las 11 se reunirá en el salón Eva Perón del Senado la comisión bicameral de Monitoreo e Implementación del nuevo Código Procesal Penal con la presencia del jefe de Gabinete del Ministerio de Justicia, Ricardo Martín Casares, y el subsecretario de Política Criminal, Juan José Benítez.

FUENTE: DIARIO HOY (LA PLATA).

No hay comentarios:

Publicar un comentario