martes, 7 de junio de 2016

El túnel de Michetti.


Las promesas incumplidas de Mauricio Macri ya superan los dedos de ambas manos poniendo en medio la frontera de la elección presidencial que le dio el título de Presidente de la Nación. Nada nuevo después de la mayor burla de Carlos Menem en la década del 90. Pero ahora, a sólo seis meses de gestión, las promesas de Macri ya presidente, se caen antes del mes de haberse anunciado.

El segundo semestre tan mentado desde la usina PRO ya es ridiculizado por la opinión pública y negado por todos los estudios y cámaras del país. La promesa del propio Macri, de que en el segundo semestre se verán los cambios, ya cae en saco roto. Y el PRO eligió a Gabriela Michetti (vicepresidenta, aunque ud. no lo crea) para dar una explicación según su nivel argumental e intelectual.



La engañosa ambiguedad discursiva con que el PRO construyó su (efectiva) campaña electoral se está volviendo boomerang. Decir sin decir, esbozar sin aclarar, prometer sin explicar y tantas construcciones publicitarias se le vinieron en contra. Macri habló del segundo semestre en relación a la inflación (lo único que le interesa ya que apunta al extranjero). Y la opinión pública, oyendo ambiguo y en letras grandes, interpretó una reactivación, el fin de la recesión.

La pobre (y limitada) Michetti tuvo que salir a contar la nueva historia metafórica tejida en el bunker de marketing PRO. Aunque también se especula con que la metáfora del túnel fue una invención de la vicepresidenta, a la que nadie le explicó que la luz al final del túnel remite a la muerte: verguenza ajena.


No hay comentarios:

Publicar un comentario