jueves, 26 de mayo de 2016

Abril 2016: Caída de 8% en exportaciones y 11% en importaciones.


La balanza comercial achicó el déficit el mes pasado, pero fue porque las compras al exterior cayeron más que las ventas. El sector industrial bajó las exportaciones y las importaciones para la producción, mientras crece el ingreso de bienes de consumo.

El superávit comercial sumó 332 millones de dólares en abril, 64,4 por ciento más respecto del mismo mes del año pasado. Así lo informó ayer el Indec. El aumento no se produjo por una mejora del comercio exterior sino por una caída de las importaciones mayor al de las exportaciones. Estas últimas retrocedieron 8 por ciento. El informe oficial destaca la contracción de las ventas de productos manufactureros de origen agropecuario. En tanto, las importaciones disminuyeron 11 por ciento, con fuertes declives en los rubros asociados con la producción industrial, como maquinaria e insumos intermedios. En contraste, las compras de automóviles y de bienes de consumo subieron el mes pasado, lo que adelanta el reemplazo de bienes nacionales por artículos del exterior. En lo que va del año, la balanza comercial marcó un déficit de 58 millones de dólares, contra los 982 millones registrados en igual período del año pasado. En ese período, las exportaciones quedaron sin variación frente al mismo lapso de 2015, en tanto que las importaciones retrocedieron 5 por ciento.

Las exportaciones se ubicaron en abril en 4756 millones de dólares, cuando habían sido 5155 millones el mismo mes de 2015. Productos agropecuarios fue uno de los rubros en lo que se registraron caídas del 4 por ciento, en donde se subrayó la reducción de 39 por ciento en los despachos de oleaginosas. Los cereales, a diferencia de la soja, anotaron un avance del 6 por ciento, al representar el producto primario con mayores ventas en lo que va del año. Empresarios dedicados al negocio del trigo y el maíz tuvieron fuertes incentivos para vender la cosecha tras la devaluación con ajuste del tipo de cambio de 45 por ciento y la quita total de retenciones.

A diferencia de lo que ocurrió con los cereales, los productos de economías regionales volvieron a marcar un fuerte retroceso en abril. Las manufacturas de origen agropecuario sumaron exportaciones por 1845 millones de dólares, al disminuir 15 por ciento. Las afirmaciones de funcionarios de Cambiemos acerca de que los ajustes del dólar iban a estimular los negocios de este sector no se cumplieron. Las exportaciones de productos lácteos bajaron 25 por ciento, al tiempo que las de pieles y cueros lo hicieron al 12 por ciento, las de frutas secas bajaron 10 por ciento; las de yerba mate, 26; las de azúcar, 20, y las de residuos y desperdicios de la industria alimenticia, 29.

Las economías regionales no fueron el único sector que genera valor agregado con fuerte dificultad para mantener el volumen de negocios. Las manufacturas de origen industrial sumaron exportaciones por 1376 millones de dólares, al marcar una contracción de 3 por ciento. Materias plásticas y sus manufacturas registraron una merma de 12 por ciento, en tanto que textiles y confecciones bajaron 24 por ciento, metales comunes y sus manufacturas (-17 por ciento), maquinas y aparatos eléctricos (-12), papel (-6) y material de transporte terrestre (-2). Uno de los pocos rubros con avances fue el de productos químicos, con 21 por ciento, mientras que el de caucho mejoró 5 por ciento.

Las importaciones se ubicaron en 4424 millones de dólares el mes pasado, bajando 11 por ciento interanual. Los segmentos dedicados a la producción local registraron la peor performance. Por caso, bienes de capital anotó una disminución del 6 por ciento, en donde se destacó la caída del 40 por ciento en equipos de transporte industrial, mientras que los bienes intermedios retrocedieron 14 por ciento. A su vez, piezas y accesorios para bienes de capital computaron una baja del 5 por ciento, en tanto que la contracción de combustibles alcanzó al 58 por ciento. Los rubros asociados con la demanda final, a contramano de lo observado con los insumos para industria, tuvieron alzas importantes. El bloque de bienes de consumo marcó un aumento del 7 por ciento, donde sobresalió al alza de artículos de consumo semiduraderos (20 por ciento), al tiempo que vehículos automotores de pasajeros creció al 52 por ciento. De este modo, los segmentos que se destinan a consumidores finales ganaron una fuerte participación en las importaciones en el último año. Bienes de consumo y autos explicaban 15,7 por ciento de las compras al mundo en abril del año pasado, una cifra que ascendió al 21,4 por ciento en igual mes de este año. La industria local registró en los últimos meses fuertes tensiones para sostener sus negocios debido a la caída del mercado interno.

Federico Kucher, Página 12.

No hay comentarios:

Publicar un comentario