martes, 11 de abril de 2017

La inflación de marzo de 2,4% desmiente al gobierno de Macri.


La inflación de marzo (2017) fue de 2,4% y pone en crisis la pauta anual del 17% promocionada por el gobierno PRO. El primer trimestre ya acumula un 6,3% y empuja al Banco Central a volver a enfriar la economía.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) confirmó que la inflación de de marzo (2017) fue del 2,4% y, más allá de la confiabilidad sospechada de estos índices, confirmó la crisis que enfrenta la pauta anual del Banco Central fijada en un 17% que hoy ya parece inalcanzable.

El baldazo de agua fría del Indice de Precios al Consumidor (IPC) fue violento porque incluso superó el promedio de estimaciones privadas publicado el lunes (10.04.2017) por el Congreso Nacional que había estimado la inflación en un 2,2%.

De esta manera, la inflación acumuló 6,32% en lo que va del año, consumiendo en apenas tres meses cerca de la mitad de la pauta anual. En enero la marca había sido de 1,3% y en febrero, de 2,5%. Por ende, marzo mostró una leve morigeración respecto de febrero, pero insuficiente para llevar tranquilidad al Banco Central, que prometió una inflación anual de entre el 12% y el 17% para 2017 y ahora tiene la tarea de no permitir que, en los siguientes nueve meses, los precios no sumen más que 10,1%. Casi nadie cree que sea posible.

Esta situación pone al Banco Central en una encrucijada espantosa en un año electoral. La reacción normal -desde la óptica monetarista de Federico Sturzenegger- debería ser volver a subir la tasa, como ya insinuó.


El 2,4% de inflación se obtuvo por la conjunción de la suba de 2% en los precios de los servicios y de 2,6% en los de los bienes.

A su vez, los precios estacionales treparon 3,7%. Esta categoría de bienes representa el 10,8% de la canasta total del IPC e incluye frutas, verduras, ropa exterior, transporte por turismo y alojamiento y excursiones. Por su parte, los regulados subieron 3,3% -en especial, por el impacto de los aumentos en las tarifas y en la educación. Esta categoría representa 19,4% de la canasta del IPC.

El 69,9% de los bienes y servicios que no son ni regulados ni estacionales conforma el conjunto núcleo de la canasta total del IPC, cuya relevancia radica en que la evolución de estos precios permite conocer la tendencia subyacente de los precios de la economía. Por eso es la que más mira el Banco Central a la hora de decidir su tasa de referencia de la política económica. Esta "inflación núcleo" o "core" en marzo repitió el 1,8%, marca que desde agosto del año pasado no logra quebrar de forma continuada el 1,7%.

La suba de precios estuvo impulsada por educación, indumentaria, alimentos y tarifas. En educación la suba fue de 5,6%, a partir de alzas de 6,7% en las cuotas de los colegios y de 1,4% en los libros de texto. La indumentaria aumentó 6,3%, por incrementos de 6,3% -cambio de temporada- y 1,5% en calzado.

Los alimentos crecieron promedio 3%, con alzas de 7,7% en verduras, 5% en carnes, 2,5% en lácteos y huevos y 2,2% en bebidas, dentro de los más importantes. Mientras que el rubro Vivienda y Servicios básicos registró un alza de 2,2%, por empuje de un 10% en las tarifas de los servicios públicos.

La Atención Médica mostró variaciones de 1,9%, mientras que transporte y comunicaciones se movió a un ritmo de 1,2%. Equipamiento y mantenimiento del hogar subió 0,9% y esparcimiento fue el de menor variación con un 0,3%, tras el período de vacaciones de verano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario