sábado, 17 de diciembre de 2016

Una off shore de los Macri movió fondos a Suiza y destruyó pruebas en vísperas de las elecciones 2015.


Una firma off shore vinculada a dos hermanos de Mauricio Macri que operaba en Alemania realizó dos movimientos sospechosos seis días antes de la primera vuelta electoral de 2015: ordenó transferir sus fondos de Alemania a Suiza y destruir la documentación que pudiera conducir a los verdaderos dueños del dinero.

Así como Google privilegia las noticias publicadas por Clarín en Argentina, el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) que revela y actualiza el caso de los Panamá Papers envía las novedades al diario La Nación. Vaya paradoja, como si no se supiera que estos medios pertenecen a grupos económicos que no sólo también abren cuentas offshores sino que encubren a gobiernos corruptos como el de Mauricio Macri.

A la gente de La Nación no le queda alternativa que publicar, lo más fidedignamente posible, lo que le envían desde Europa y así cuenta que 6 días antes de que se celebrara la primera vuelta electoral de 2015 en Argentina, una sociedad offshore vinculada a dos hermanos de Mauricio Macri comenzó a encender las alarmas alemanas. La documentación que envió la Fiscalía de Hamburgo a la Argentina, y el análisis posterior de la Procuración de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), complican, otra vez, a Macri.

Gianfranco y Mariano Macri quedaron bajo la lupa germana cuando la firma BF Corporation, constituida en Panamá, le requirió el 19 de octubre de 2015 al banco UBS Deutschland AG que procediera al cierre inmediato de su cuenta y transfiriera los fondos remanentes a otra cuenta en Ginebra, en el banco J. Safra Sarasin.

Según surge de esa documentación, los apoderados de BF Corporation -creada por el bufete panameño Mossack Fonseca y operada por el estudio contable uruguayo Lussich- fueron más lejos. Le pidieron al UBS "destruir toda la correspondencia" que pudiera perdurar en sus archivos.

Para el banco, ese pedido no fue el único motivo de alarma. Los apoderados de BF Corporation se negaron también a responder las preguntas de sus oficiales de cumplimiento sobre operaciones por varios millones de dólares. Entonces sí, con todos esos factores de riesgo en danza, el UBS reportó lo que ocurría con esa cuenta a las autoridades.

GIANFRANCO (IZQ) Y MARIANO (DER), LOS HERMANOS IMPLICADOS EL DÍA DE LA ASUNCIÓN PRESIDENCIAL.

A partir de esa comunicación, el engranaje oficial alemán comenzó a moverse. La Fiscalía de Hamburgo combinó los datos del UBS con otros de su sistema financiero, mientras que la investigación conocida como Panamá Papers, liderada por el Süddeustsche Zeitung y el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), comenzaba a exponer prácticas ilícitas del armador de sociedades, Mossak Fonseca.

La fiscalía alemana sostiene que Mariano y Gianfranco Macri, que manejan varias de las empresas del holding familiar, estarían detrás de la off shore BF Corporation. La vinculación salió a la luz por una serie de Reportes de Operaciones Sospechosas de lavado en Alemania.

En esa línea surge un vínculo explícito entre la sociedad BF Corporation y el contador uruguayo de la familia Macri, Santiago Lussich Torrendel. Luego la Fiscalía de Hamburgo vinculó a los Macri con BF Corporation para luego contactar a la oficina de Interpol en Wiesbaden, que el 25 de agosto pasado, envió un correo electrónico a sus oficinas en la Argentina, Uruguay y Panamá.

Operaciones sospechosas

"En el marco de las noticias publicadas en la prensa sobre el asunto conocido como «los papeles de Panamá» -detalló Interpol- una entidad crediticia alemana emitió comunicaciones de operaciones sospechosos [sic] contra las personas relacionadas continuación [sic], después de que las mismas no remitieran la documentación fiscal que les había reclamado el banco".

A continuación, Interpol enumeró a las "personas implicadas": Gianfranco y Mariano Macri, Santiago Lussich Torrendel, y sus hijos, también contadores uruguayos, Rodrigo y Santiago Lussich Rachetti.

Por supuesto el diario La Nación dice que durante las últimas 48 horas intentó contactar a Gianfranco y Mariano Macri a través de su abogado penalista y de un vocero del Grupo Socma, pero al cierre de la edición no le fue posible acceder a ellos. Peeeeeero...

La orden textual, en inglés, dice: “Destroy all correspondence if any”. Los apoderados de BF Corporation adujeron “razones administrativas” para justificar su salida del banco de Alemania, un país que, a diferencia de Suiza, se caracteriza por cooperar en materia de lavado con la Justicia extranjera.

Desde Hamburgo también enviaron vía Interpol datos sobre otras 67 personas y 11 sociedades o empresas vinculadas de alguna forma a la Argentina. Entre otros, Juan Ramón Garrone, directivo de la empresa Iecsa, perteneciente al primo de los Macri, Ángelo Calcaterra.

Con todo el material que llegó desde Hamburgo, la Procelac inició su propia investigación. El miércoles (14.12.2016) radicó una veintena de denuncias en el fuero penal económico y presentó su dictamen sobre BF Corporation ante el juez federal Sebastián Casanello y el fiscal federal Federico Delgado, quienes instruyen una causa sobre Macri y su entorno familiar y empresario a partir de la irrupción de los Panamá Papers.

En esa presentación, la Procelac estimó que el pedido de BF Corporation de borrar la correspondencia "se valora como un indicio de ilicitud, en tanto podría haber estado encaminada a destruir documentos o pruebas que acrediten la relación entre las personas identificadas [en Hamburgo] y las operaciones sospechosas que deberían ser investigadas a partir de la presente denuncia".

Por ese motivo, la Procelac sugirió requerir más información a Alemania, como así también a distintos organismos públicos locales. Entre ellos, la unidad antilavado (UIF) para que informe si tiene más datos sobre los Macri y los Lussich, o recibió consultas sobre ellos de sus contrapartes en otros países.

En esa línea, el banco al que se giraron los fondos de BF Corporation, J Safra Sarasin, con activos bajo gestión por unos US$ 200.000 millones, también acumula traspiés. En diciembre de 2013 arribó a un acuerdo con el Departamento de Justicia. A cambio del cierre de una investigación en su contra, el banco pagó una multa por US$ 85,8 millones y reconoció "conductas ilícitas" que facilitaron la evasión tributaria de sus clientes estadounidenses.

Interpol Alemania remitió a las oficinas de Interpol Argentina, Uruguay y Panamá los registros de operaciones sospechosas que involucran a Gianfranco y Mariano Macrimariano Macri

La Procelac informó que las instrucciones para transferir fondos de BF Corporation, una sociedad offshore de los Macri, salieron de Montevideo el 19 de octubre de 2015.

El movimiento de los fondos y la orden de destruir documentación probatoria dejaron a Mariano y Gianfranco Macri en la mira por los supuestos delitos de lavado de activos de origen ilícito y evasión fiscal, según fuentes judiciales. La información llegó en septiembre en el marco de un informe sobre decenas de personas y sociedades argentinas vinculadas en Alemania al caso Panamá Papers. Todo el material fue analizado por la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) y, en el caso de los hermanos del Presidente, se presentó una denuncia ante el juez Sebastián Casanello, a cargo del caso Panamá Papers.

Según la denuncia, quienes están detrás de la firma BF Corporation hicieron esfuerzos por intentar ocultar a los verdaderos dueños del dinero, colocando a abogados uruguayos como apoderados de la firma y destruyendo pruebas. Para la Procelac, la maniobra revela “indicios de ilicitud”, como consta en la denuncia.

La off shore BF Corporation está activa, según los registros oficiales de Panamá. Fue creada en ese país en 2009, por orden del estudio uruguayo de Santiago Lussich Torredell, quien opera con el estudio panameño Mossack Fonseca, entre otros dedicados a crear sociedades en paraísos fiscales. La orden al banco UBS, que ahora compromete a los hermanos Macri, salió del estudio uruguayo, que ya está en la mira de la Justicia por su relación con otra off shore de la familia Macri. En 1998, el estudio ordenó la creación de Fleg Trading, en la que figuran Franco, Mariano, Gianfranco y Mauricio. Es investigada por el movimiento de US$ 9,3 millones.

Los abogados de los Macri sostienen que la denuncia no debería haber sido presentada en la causa de Casanello sino en el fuero Penal Económico, donde se investigan los delitos tributarios y de lavado. Sin embargo, Mariano y Gianfranco ya están imputados en la causa Panamá Papers por su participación en Fleg Trading y otra off shore, lo que motivó a la Procelac a dirigir la denuncia a Casanello. Ayer, el magistrado envió la presentación a la fiscalía de Delgado. En los próximos días, el equipo del fiscal analizará si acepta la competencia en el caso o decide que la denuncia debe ser enviada al fuero Penal Económico.

Desde el inicio de las filtraciones sobre cuentas en el exterior en torno a la familia de Franco Macri, el Gobierno descargó la responsabilidad en los manejos económicos del patriarca del Grupo Socma.

En un nuevo capítulo de la novela iniciada con el caso de Panamá Papers, cuando se difundieron miles de cuentas off shore que involucraban al apellido Macri, el diario La Nación informó en la semana que Alemania había informado sobre operaciones sospechosas de los hermanos del Presidente. El Gobierno mantuvo la postura.

Marcos Peña, el ya desgastado jefe de Gabinete de Macri, no resiste archivos ni sentido comín y sigue haciendo el ridículo afirmando que: "Es un tema que tiene que explicar el grupo y la familia de Macri, no es un tema que tenga que ver con el gobierno argentino ni con el Presidente".

No hay comentarios:

Publicar un comentario