lunes, 8 de agosto de 2016

Papelón de Vidal en Lincoln: anunció obras ya realizadas por la gestión anterior.


Ya en conocimiento de la política PRO de Cambiemos volvemos sobre una de tantas maniobras comunicacionales diseñadas desde la usina de marketing PRO, en consonancias con los medios concentrados que silencian el malestar, acaso con ambiciones de refundar la historia como el emperador chino Shih Huang Ti que citara Jorge Luis Borges contando que mandó a quemar todos los libros anteriores a él.

En esta política comunicacional PRO, de puertas adentro descolla la imagen de María Eugenia Vidal, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires que, para algunos operadores del riñón, tiene posibilidades presidenciales en algún futuro argentino.

La estampa de la gobernadora, altamente coucheada, ya se conoce como una colección de gestos y discursos de campaña permanente en combinación con el ya comentado y también conocido desconocimiento absoluto de las áreas de gobierno y de la propia provincia bonaerense. Se sabe que Vidal no maneja ni económica ni políticamente la provincia y que, a semejanza del propio Macri, el aparato comunicacional PRO la prepara como imagen visible de una política diseñada en otro ámbito.

Otro ejemplo de esta coyuntura bonaerense fue la visita de Vidal al municipio de Lincoln, donde la gobernadora anunció que gracias al gobierno de Cambiemos por fin "van a llegar las cloacas y el asfalto" a ese distrito, desconociendo que la ciudad cuenta con 630 cuadras con servicio de cloacas y 400 de asfalto desde la gestión anterior.

“A la gobernadora la mal informan todos sus asesores, y además las mentiras de este gobierno son increíbles. Acá hay una doble mentira, la del intendente actual que le mintió sobre la situación de la ciudad y la del gobierno provincial que no conoce el territorio”, remarcó el ex jefe comunal Jorge Fernández tras la visita de la gobernadora.

“En nuestra gestión hemos logrado hacer asfalto, cloacas y obras sociales, no es cierto que llegue el asfalto de la mano de esta nueva gestión”, dijo Fernández y remarcó que cuando llegó a la intendencia, Lincoln venía con un retraso de más de sesenta años en obras públicas.

El ex intendente consideró que “esto es muy poco serio y es un papelón que se mienta así descaradamente al pueblo de Lincoln y a los bonaerenses en general”. Y agregó que la gobernadora debería haber sabido que su gestión amplió y produjo muchas obras, “más de las que se habían hecho en los últimos veinte años”.

Durante la visita Vidal también anunció la adquisición de un tomógrafo para un hospital local, "que fue adquirido por nosotros mediante un leasing de Banco Provincia, cuando el gobernador era Daniel Scioli", informó Fernández.

No hay comentarios:

Publicar un comentario