viernes, 5 de agosto de 2016

El municipio de Campana perdona deuda a una multinacional mientras aumenta impuestos a los vecinos.


Un perfecto mosaico de muestra de la política económica PRO llevada adelante por el ejecutivo que entorna al empresario Macri es lo que está sucediendo en el municipio de Campana, importante polo industrial argentino.

El jefe comunal de Campana, Sebastián Abella, envió este mes al Concejo Deliberante un proyecto que exime del 16% del pago de la tasa de Seguridad e Higiene que debe abonar a ese municipio la compañía Tenaris Siderca, del grupo Techint.

Entre los fundamentos de la iniciativa, el ejecutivo municipal expresó que “la Secretaria de Economía y Hacienda analizó la compleja situación de la firma, considerando que puede otorgársele una eximición del 16% por única vez por el periodo fiscal 2016”.

La empresa siderúrgica había dejado de pagar la tasa a partir de que se duplicara desde la entrada en vigencia del nuevo convenio de los trabajadores municipales. Según puntualizó el secretario de Hacienda de la comuna, Miguel Ibarra, Tenaris “debe más de 20 millones de pesos y se niega a pagar lo que corresponde”.

“El proyecto que envió el intendente busca destrabar esta situación. A lo largo de varios meses se intentó buscar un acuerdo y lograr que la empresa pague, pero no lo han querido hacer, se han negado sistemáticamente, planteando que no pueden afrontar el aumento que sufrió esta tasa durante este año”, expresó.

Uno de los críticos de esta medida es Alejo Sarna, integrante del Espacio Ciudadano Vamos Campana. Según afirmó al sitio Política Argentina, la medida “contrasta notablemente con la decisión del mismo Ejecutivo, el cual envió un proyecto de nueva ordenanza fiscal impositiva que aumenta el valor de las tasas y perjudica seriamente a vecinos y vecinas que vieron caer drásticamente su poder adquisitivo”.

"Se busca generar una gran presión fiscal sobre las capas medias y los sectores populares para beneficiar con exenciones a quienes concentran gran cantidad de recursos, lo cual es totalmente injusto", completó el dirigente.

Sebastián Abella, el polémico intendente del PRO, ya había sido duramente cuestionado hace unos meses cuando fijó su sueldo en 272.000 pesos, más del doble que el que le corresponde al Presidente de la Nación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario