lunes, 6 de junio de 2016

Singer cumplió su promesa y cerró la causa de Nevada.


Paul Singer cumplió con su palabra. El dueño del fondo buitre NML Elliott retiró definitivamente la demanda contra la Argentina en los tribunales de Nevada, donde se investigaba la famosa causa de "la ruta del dinero K". Para esto sus abogados presentaron un escrito fechado el 27 de mayo pasado, donde le pide expresamente al juez de Las Vegas, Cam Ferenbach, que deje sin efecto la acusación contra la Argentina; haciéndose además cargo de todos los gastos que esta causa podría haber generado. Con esto se cierra definitivamente el juicio contra la Argentina que Singer había planteado en ese tribunal al que había recurrido en 2014 con el intento de descubrir dinero del país depositado en cuentas de los Estados Unidos, a través de pagos a empresarios vinculados al Gobierno y sospechados de corrupción, comenzando por Lázaro Báez.

Sin embargo para Singer el pleito no terminó. En el mismo texto firmado por los abogados del fondo buitre, Lindsey Cohan y Kirk Lenhard (ambos del estudio Bronwnstein, Hyatt, Farber & Schreck), le informa a Ferenbach que continuará litigando contra el estudio jurídico panameño Mossack Fonseca; el mismo de los Panama Papers.

El dueño del fondo buitre Elliott se considera ahora damnificado por la actitud del estudio panameño por lo que considera una falta de colaboración y obstrucción de la investigación que se llevó a cabo hasta el 22 de abril, día en que Ferenbach recibió la comunicación de su colega neoyorquino Thomas Griesa informándole que el juicio en su tribunal llegaba a su fin con el pago de la Argentina a los acreedores. La investigación se cerró definitivamente el 25 de abril, día en que Singer cobró sus 2.426.619,45 dólares. Luego envió al juez de Nevada el escrito final el jueves pasado, con el que cumplió con la formalidad jurídica de renunciar a seguir litigando. Con esto cumplió con la obligación que asumió ante el juez de Nueva York, de retirar todas las causas desperdigadas por los Estados Unidos en contra de la Argentina, para presionar al país para acelerar que se le pague lo que se le debía. Con esta acción del fondo buitre, la Argentina cerró el capítulo más importante abierto en una causa paralela al "juicio del siglo" que llevó adelante Griesa.

Sin embargo, Singer se considera aún afectado en sus intereses. No con el país, sino ahora contra Mossack Fonseca por el juicio de Nevada en el que el dueño del fondo buitre se sintió perjudicado. Para esto le envió en la última semana de abril una comunicación vía mail, certificada por un escribano neoyorquino para determinar su legalidad, donde se le informa al estudio panameño que avanzará en un nuevo juicio porque considera que los panameños "obstruyeron injustamente" la investigación y que hubo "manejo inapropiado de pruebas". Es lo que concretó el 27 de mayo con el escrito enviado a Ferenbach; donde se retiró la acusación contra la Argentina.

Para Singer, Mossack Fonseca no obedeció a una orden dictada a mediados de 2015 por Ferenbach, luego de una presentación de los abogados del demandante con pruebas concretas que el juez debía chequear. Además, según Singer, el estudio panameño rompió pruebas (o las hizo desaparecer de alguna manera), lo que estaría probado por algunos documentos vinculados a los Panama Papers. Según esa orden dictada por escrito y enviada a Panamá, el estudio debía informar sobre las sociedades creadas en ese país a nombre de Lázaro Báez y que a través de la compañía MF Corporate operaba desde Nevada. El estudio, según se había denunciado en la Argentina en declaraciones periodísticas, había sido el que le había habilitado a Lázaro Báez diferentes sociedades radicadas en Las Vegas donde, en teoría, se habría depositado dinero proveniente de los sobreprecios y eventuales coimas (según la acusación); dinero que, si Ferenbach lo autorizaba, debía ser embargado para que Singer cobre el juicio que había ganado en el tribunal de Griesa.

En el listado había unas 123 sociedades operativas, y con capacidad de ingresar dinero desde el exterior y volver a transferirlo al exterior. Según los abogados de Singer, desde agosto de 2014 hasta abril de 2016, hubo más de 10 pedidos puntuales de parte de Ferenbach para que Mossack Fonseca confirme o rechace la información aportada por Singer. El estudio nunca confirmó ni rechazó, además de nunca enviar los datos al juez. Lo que ahora señala Singer es que al saber que Lopez estaba siendo acusado en Buenos Aires por estos movimientos el estudio mandó a destruir las pruebas, cansándole un perjuicio económico. Según la ley norteamericana, uno de los delitos mas graves en el momento de avanzar en una causa, es precisamente la destrucción de pruebas.

La causa en Nevada fue abierta por los abogados de Elliott para presionar al país en tiempos de Cristina de Kirchner, mediados de 2014, a reabrir la negociación en esos momentos estancada.

Con la renuncia a seguir litigando, Elliott no sólo cumple con su promesa (en realidad una obligación comprometida ante Griesa); sino que además respetó el manual buitre a rajatabla: lo que buscaba Singer era presionar sobre la Argentina en momentos difíciles.

FUENTE: AMBITO FINANCIERO

No hay comentarios:

Publicar un comentario