sábado, 7 de mayo de 2016

Jujuy: la diputada Mabel Balconte, amenazada por el gobernador Morales, intentó sucidarse.


El partido político PRO, que vino a instalarse sin historia, tradiciones ni ideología, tampoco despierta adhesiones populares y utiliza estas carencias como virtud de limpieza y transparencia. Aquel discurso de hombres no implicados con "la vieja política" caló hondo en buena parte del votante PRO. Pero en pocos días de gobierno, al conocido ejército de trolls aplaudidores en las redes sociales, ya se sumaron varias situaciones de violencia en las sombras. Los atentados a balazos a locales de La Cámpora, los infiltrados en manifestaciones de repudio (Lanús) y los ataques protagonizados por Rodolfo Corzo en Casa Amarilla son algunos episodios que, lógicamente, no son puestos en escena por los medios cogobernantes.

Pero el hecho más grave que utiliza estas fuerzas ilegales se llama Milagro Sala, detenida sin causa, sin garantías constitucionales y atacada sin piedad por los mismos medios cogobernantes. En este marco se ventiló una situación de extrema gravedad que no encaja en el marco democrático que suponemos vigente.

La diputada provincial jujeña Mabel Balconte, ex referente de Tupac Amaru que cambió su testimonio por presión del entorno del gobernador Gerardo Morales y acusó a Milagro Sala de entregarle valijas con dinero al diputado Máximo Kirchner en la quinta de Olivos, permanece internada desde anteayer (05.05.2016) en la unidad de terapia intensiva del Sanatorio Santa María de San Pedro (Jujuy), con un cuadro de intoxicación tras haber ingerido 15 somníferos.

A pesar de que su abogado (quién conoció a Balconte dos días antes de hacerse cargo de su causa) intentó restarle gravedad al asunto al asegurar que la diputada había sufrido una “descompensación” debido a una “baja de presión”, la clínica informó que permanece bajo tratamiento por “intento de suicidio” y advirtió a la Justicia, que investiga a través del fiscal José Alfredo Blanco.

Balconte fue internada en el Sanatorio Santa María el jueves 5 a las 10.15 de la mañana. Sus hijos, con quienes vive en San Pedro, no pudieron despertarla y la llevaron a la clínica, en donde de inmediato fue ingresada en la unidad de terapia intensiva. En poco tiempo, la información que advertía que Balconte había querido suicidarse comenzó a tomar fuerza.

La periodista Cynthia García fue una de las primeras en encender la alarma: “Urgente. Jujuy: la diputada Mabel Balconte está en terapia intensiva por intento de suicidio. Clínica Santa María de la localidad de San Pedro”, tuiteó y comenzó el efecto dominó en diarios locales y radios nacionales.

El actual abogado de Balconte en la causa en la que la diputada denunció a Sala, Kirchner y a algunos otros dirigentes kirchneristas, Guillermo Puerta, lideró la estrategia para contrarrestar el peso del intento suicida. En declaraciones a la agencia Télam, que después replicó ante cada micrófono que se le puso enfrente, informó que su defendida había sido internada por “una descompensación” debido a una “baja de presión” y que los médicos del Sanatorio Santa María, a los que acudió, le indicaron que se quedara “internada para su recuperación”.

La familia y el entorno de la legisladora, en tanto, guardaron silencio de manera oficial, aunque diversas fuentes aseguraron ayer haber escuchado a sus integrantes indicar que “Mabel está bajo mucha presión” o “Mabel no soportó la presión” en referencia a la denuncia judicial y mediática que la legisladora realizó en contra de la dirigente de la Tupac y el hijo de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La confirmación del intento de suicidio con “exceso de pastillas” provino el mismo jueves 5, a última hora, y del propio expediente judicial, que inició la Fiscalía Número 9 de Jujuy, a cargo de Blanco, luego de que los directivos de la clínica San Pedro dieran aviso a la Justicia. Según informó el Ministerio Público Fiscal Penal de la provincia, Blanco no caratuló la investigación aún, pero ordenó medidas. Entre ellas, solicitó al sanatorio que informe sobre el estado en que ingresó Balconte. La respuesta no tardó en llegar. Según el documento que surge del expediente judicial, la clínica informó a Blanco que Balconte ingresó “con cuadro de somnolencia con diagnóstico de intoxicación con benzodiazepina” y que supo por medio de sus “familiares” que no fueron uno sino dos los episodios de ingesta de pastillas. En el primero, los familiares que acompañaron a Balconte a la clínica informaron que fueron “15 pastillas de Alprazolam de un miligramo” las que la mujer “había consumido 48 horas antes” del segundo episodio, del que no se conoce la cantidad de cápsulas ingeridas. “Se le realizó un lavaje de estómago, pero su resultado fue negativo porque habían pasado más de dos horas desde el consumo de pastillas (segundo episodio)”, certifica el informe enviado a Blanco. Por último, la institución informó que “ante el cuadro clínico existente, se procedió a aplicar el protocolo de intervención médica ante intento de suicidio”. Además, recomendó al fiscal que “realice un seguimiento a través de especialista en psiquiatría y licenciado en psicología”.

En un parte médico difundido públicamente en la tarde de ayer, la subdirectora del sanatorio, Ana Gómez, confirma el diagnóstico de “intoxicación con benzodiazepina” e informa que “la paciente Mabel Balconte permanece internada en la Unidad de Terapia Intensiva del sanatorio Santa María (...), hemodinámicamente estable”, y que seguirá internada bajo las mismas condiciones durante dos días más. No informa sobre el intento de suicidio que sí aparece en el informe presentado ante la Justicia.


Desde el bloque legislativo provincial del Frente Unidos y Organizados por la Soberanía Popular (Fuyo) denunciaron que la descompensación de la legisladora se debía a un “exceso de pastillas”, atribuyendo el hecho a que la misma “es una víctima de la feroz persecución impulsada por (el gobernador jujeño Gerardo) Morales”.

Balconte fue elegida diputada provincial por el Fuyo y encabezaba junto a sus hijos una de las cooperativas de construcción de viviendas que integraba la Red de Organizaciones Sociales cuya principal referente es Milagro Sala. Al igual que Sala, Balconte y dos de sus hijos fueron imputados por la Justicia jujeña por cometer los delitos de asociación ilícita, fraude a la administración pública y extorsión a partir de una denuncia del gobierno de Morales por supuestos malos manejos con la plata para la construcción de viviendas. Balconte siguió unida a su referente y a la Tupac hasta hace poco menos de un mes, cuando repentinamente cambió de abogados defensores y modificó su postura: en una ampliación de su declaración indagatoria, la semana pasada, acusó a Sala, su marido, Raúl Noro, y otros integrantes de la Tupac, de pagar “retornos” a Máximo Kirchner. Luego de declarar ante la Justicia, en diversos programas televisivos repitió que Milagro Sala llevaba personalmente el dinero de los “retornos” a la quinta de Olivos, en donde era recibido por Kirchner, Andrés Larroque o el ex ministro de Infraestructura Julio De Vido.



El lunes pasado, un grupo de diputados nacionales y provinciales, integrantes de la Tupac y periodistas denunciaron a Morales y al Presidente Mauricio Macri por “coacción agravada”: creen que el repentino cambio de testimonio de Balconte se debe a amenazas y presiones por parte del gobernador de Jujuy, un plan del que el jefe de Estado tiene conocimiento, denunciaron. El mismo día, el referente porteño de la Tupac, Alejandro Garfagnini, denunció a Balconte por injurias y anteayer hizo lo propio Patricia Jaldin, una de las principales colaboradoras de Sala, quien acusó a la legisladora por las falsas imputaciones que ésta había vertido en su contra en la ampliación de su declaración indagatoria.

Columna Radio Ahijuna: Balconte es víctima de las amenazas de Gerardo Morales

Fuerte cruce entre Guillermo Lobo y Cynthia García

Testigo clave: "Ella lloraba diciendo que era amenazada por Morales"

No hay comentarios:

Publicar un comentario