jueves, 21 de abril de 2016

Los bancos que intervinieron en la colocación de bonos obtuvieron u$s 350 millones extra.


La posibilidad que les otorgó el Gobierno de quedarse con una porción de los títulos de deuda emitidos habilitó a los bancos colocadores a hacer una diferencia millonaria.

La cotización de los nuevos bonos de deuda externa emitidos por el gobierno de Mauricio Macri volvió a subir ayer en los mercados secundarios no regulados. Con el segundo aumento consecutivo, los títulos públicos colocados el lunes acumulan un alza del orden del 2% en promedio. Los movimientos en los precios permiten abultar las ganancias para los bancos a cargo de la operación. Deutsche Bank, HSBC, JP Morgan, Santander, BBVA, Citigroup y UBS embolsaron comisiones por 29,7 millones de dólares. Pero sus fuentes de ingresos asociadas a la colocación no se agotan ahí. El acceso prioritario a la compra de los papeles al momento de su emisión los habilita a revenderlos a sus clientes en el mercado a un valor más alto del abonado inicialmente. Los valores marcados ayer en las plazas financieras donde se negocian esos papeles generan una ganancia adicional que puede ser apropiada por los bancos extranjeros, estimada en hasta los 350 millones de dólares.

Desde el Ministerio de Economía y Finanzas que encabeza Alfonso Prat-Gay se jactaron de las bajas comisiones abonadas por la mayor colocación de deuda para un país emergente de los últimos quince años. Las precisiones publicadas por el equipo económico indicaron que se acordó pagar el equivalente al 0,18% del monto total colocado, inclusive por debajo del máximo de 0,2% habilitado por el Congreso. “Es la mayor demanda de la historia para un país emergente y es la colocación más grande de la historia argentina”, valoró anteayer el titular del Palacio de Hacienda en una conferencia de prensa donde destacó que “se pagaron las tasas y las comisiones más bajas”.

El papel protagónico de los bancos extranjeros en la transacción les ofrece abultar sus ganancias. Ese ingreso extra se registra en la mayoría de las colocaciones de deuda externa, siempre y cuando se observe un alza en los precios durante las jornadas posteriores a la emisión. El incremento en la cotización observada desde el martes en los mercados no regulados y la magnitud de la colocación validaron un abultado adicional. De acuerdo a las estimaciones difundidas por el diario BAE en base a los datos publicados por la agencia de información financiera Thomson Reuters la ganancia extraordinaria para los bancos puede alcanzar los 350 millones de dólares.

Las entidades beneficiadas por esa ganancia extra implícita son bancos como JP Morgan y Deutsche, los antiguos empleadores del ministro PratGay y sus colaboradores directos. De acuerdo a las agencias internacionales, además de las altas tasas de interés ofrecidas por Argentina, las compras de esos bonos considerados riesgosos por las agencias calificadoras de riesgo se ve impulsada por la política monetaria expansiva en Estados Unidos y la estabilización en los precios de las materias primas luego de las fuertes caídas observadas a lo largo de los últimos meses.

Asimismo, los movimientos de precios habilitan la discusión sobre las tasas validadas por el país al momento de la emisión. El bono a diez años fue colocado con un rendimiento (que varia inversamente al precio) del 7,5%, pero en el secundario ya cotizaba el martes con una tasa implícita (un mayor precio) de hasta un 7,05%.

No hay comentarios:

Publicar un comentario