jueves, 10 de marzo de 2016

Primera deuda del gobierno de Cambiemos: u$s 1250 millones.


Quién esté libre de deuda que tire el primer bono

Aduciendo falta de recursos, después de quitar el 15% de coparticipación y previendo inminentes estallidos en el interior del país, el gobierno de Mauricio Macri impulsa a los gobernadores a endeudarse.

El pedido de la Casa Rosada, realizado en febrero (2016) es parte de la ronda de diálogos que aún mantiene el Gobierno con los mandatarios, en medio del debate por la postergada ley de coparticipación.

Para no mostrar que cede, el equipo económico y político de Macri prefirió garantizar a los gobernadores la aprobación de avales por parte del Ministerio de Hacienda y Finanzas, que conduce Alfonso Prat-Gay, como garantía del apoyo de la Casa Rosada para tomar deuda internacional.

El pedido para que los gobernadores se endeuden en el exterior está acompañado de la promesa de la Casa Rosada de resolver el conflicto con los fondos buitre, para conseguir, una vez destrabado ese pleito, préstamos más baratos. Incluso, el gobierno de Macri, condiciona la libertad de endeudamiento al apoyo de los legisladores que responden a las distintas provincias en el debate dado en el Congreso si la Casa Rosada logra un acuerdo para el pago. Ya se supo que, en pleno debate del pago a los fondos buitre, el Gobierno de Macri destinó $1000 millones repentinos en concepto de "adelanto financiero" a las provincias de Neuquén, Entre Ríos y Catamarca (Decretos 450, 451 y 452/2016).

En este marco de coerción y estrangulamiento financiero, el Gobierno retomará los encuentros con los gobernadores ante la promesa de debatir un nuevo reparto de los recursos coparticipables y, como no hay expectativas oficiales de un acuerdo, está ideando un esquema para descentralizar la administración y ejecución de los fondos reservándose el poder ejecutivo la decisión de a quién, cómo y en qué momento distribuye los recursos nacionales y sólo dejando en manos de los gobernadores la decisión de definir qué obra hacen y cómo la licitan.

Hasta ahora, esa vía fue tomada sólo por la provincia de Buenos Aires conducida por la funcionaria PRO María Eugenia Vidal, que logró la aprobación legislativa después de un duro enfrentamiento con el kirchnerismo y los intendentes peronistas para endeudarse por $60.000 millones, una cifra menor a la que había promovido María Eugenia Vidal con el envío del presupuesto para este año (2016), pero muy superior a los $20.000 millones que había solicitado la gestión anterior en el último mandato de Daniel Scioli.

En la Casa Rosada sostienen que la decisión de la gobernadora, acordada con el Presidente, fue el puntapié inicial para una acción que esperan, imite el resto de los gobernadores. El mismo camino siguió Mendoza, conducida por el radical Alfredo Cornejo, aliado político del macrismo, y Neuquén.

Y, finalmente, llegó la primera deuda tomada por un emisor de Argentina desde la asunción de Macri. El gobierno bonaerense, comandado por María Eugenia Vidal, colocó ayer (09.03.2016) deuda en los mercados internacionales por u$s 1250 millones, a una tasa del 9,375% anual y a un plazo de 8 años (con lo que, de no ser reelecta, el próximo gobernador bonaerense heredará su deuda).

La colocación se produjo al término de un road show que realizó el ministro de Economía, Hernán Lacunza, por Londres y Estados Unidos y que fue organizada por los bancos HSBC Y JP Morgan, a quienes el gobierno de la provincia encargó la coordinación y emisión de los bonos.

Ahora se espera por el promocionado plan de obras públicas bonaerense…

2 comentarios: