miércoles, 10 de febrero de 2016

Eugenio Zaffaroni en Plaza Irlanda.



La voracidad y desmesura apresurada del gobierno CEO no deja de provocar estupor y sorpresa. Más allá de que el candidato de los globos no podía esconder su gen neoliberal no se esperaba esta iracundia de atropellos y provocaciones mientras se toman a diario medidas extremas, antipopulares y en riña con la Constitución Nacional.

El Frente Para la Victoria, el partido de la saliente Cristina Fernández de Kirchner, organiza de modo inorgánico reuniones y foros alternativos durante los fines de semana en distintos puntos del país. Algo programados, algo eventuales, casi como para campear el estupor colectivo, las reuniones en bares y plazas se tornan multitudinarias y nombres como los de Axel Kiciloff (ex Ministro de Economía), Guillermo Moreno (ex Secretario de Comercio) o Martín Sabbatella (ex titular de la AFSCA) comparten sus reflexiones con los vecinos.

El 17 de enero, el excelente jurista Eugenio Zaffaroni fue invitado a una mateada en la plaza de su barrio (Caballito) “y me encontré con esto” dijo sorprendido en la Plaza Irlanda de su niñez. Así empezó:

“Quiero que mis primeras palabaras sean de apoyo y solidaridad con Milagro Sala…”

“Estamos viviendo un momento muy especial, un momento que puede ser difícil. Hemos pasado otros peores, pero cuidado… cuidado porque este es particularmente original. Si nosotros pensamos lo que nos está pasando como una cosa meramente local creo que nos equivocamos. Hoy el mundo no es del siglo XX donde había unos que querían socializar los medios de producción, otros que querían hacer capitalismo productivo, todo muy bien, se agarraban a patadas oriente y occidente… no no no no, aquello se terminó, aquello fue el neocolonialismo que terminó con la ocupación de nuestros territorios, primero a través de la oligarquía y después a través de nuestras fuerzas armadas convenientemente enloquecidas, pero eso se cerró.

Ahora estamos en una fase de colonialismo avanzado, diferente. Es un colonialismo a través de corporaciones trasnacionales, ni siquiera es a través de países. Ni el señor Obama ni la señora Merkel pueden hacer lo que quieren, están ellos mismos en poder de corporaciones trasnacionales.

Y lo que tenemos en este momento es la ocupación territorial por corporaciones trasnacionales. Miremos lo que tenemos en el gabinete y son los representantes de las corporaciones trasnacionales. Es un virreinato en versión siglo XXI. Tenemos un virrey, que no es ni Vértiz que por lo menos ponía luces el tipo, hizo un teatro que se yo, no, este es medio Sobremonte, que al primer salto puede rajar con la guita. Ya pasó.

Pero son muy brutos. Hay que tener cuidado. Hay que tener cuidado porque son muy brutos, pueden matar a alguien, y eso es lo que tenemos que evitar a toda costa ¡por favor! EL campo popular tiene demasiados mártires. No necesitamos más mártires. Cuidemos las vidas de nuestros pibes… los que somos veteranos pasamos esas cosas, los tenemos que advertir, tenemos que cuidar la vida de nuestros pibes. ¡Cuidado que son muy bestias!

Hay provocaciones y despidos masivos, aparte de la barbaridad que es, es otra provocación. Nos van a largar veinte, treinta mil muchachos a la calle que van a estar con bronca, van a ser una militancia embroncada. Cuidado que tener una militancia embroncada es difícil, hay que contenerla, hay que tener cuidado que no se desboque nadie y hay que tener cuidado que no nos metan un provocador en el medio tampoco.

Todo lo demás lo podemos arreglar pero si hay un muerto, ese no lo resucitamos más, de modo que cuando hablo de la resistencia no violenta, de la lucha no violenta digo que la lucha no violenta no es para débiles, es para fuertes..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario