miércoles, 17 de febrero de 2016

El falso sabotaje del Hospital Posadas.


No podemos (ni queremos) seguir el derrotero fantasioso y malintencionado de Clarín en todas sus publicaciones de diario, radio, televisión y cable; sería muy largo, tedioso y aburrido. Sí nos detenemos en algunas que descollan por su desmesura.

Hoy nos dedicamos brevemente al "sabotaje del Hospital Posadas", remanido una y otra y otra vez a partir de la impactante y multiplicada imagen de una silla de ruedas incrustada en un resonador magnético (imagen reproducida hasta el cansancio en los canales del Grupo).


Impactados por la foto y la "noticia", leímos y escuchamos que el resonador (dañado) del Hospital Posadas es el único de salud pública existente en la zona oeste, que su reparación costaría unos u$s 45.000 y que, indignado, el imperativo presidente Macri bajó instrucciones a su gabinete para denunciar penalmente el "sabotaje" y continuar con la ola de despidos en el hospital.


"Armaron la burda mentira de un supuesto sabotaje para justificar despidos de trabajadores en el Hospital Posadas", dijo Martín Sabbatella, quien en 2015 intervino el hospital, "difaman y persiguen trabajadores por su pertenencia política, mientras desguazan el Estado y lo ponen al servicio de las corporaciones".

"No hay ningún sabotaje. El viernes, un médico tuvo un accidente con una silla de ruedas en la sala de resonancia e inventaron lo del sabotaje con el único objetivo de despedir trabajadores", dijo Diego Spina, exdirector de Relaciones Institucionales del Hospital Posadas, "se difama, se injuria y se calumnia a trabajadores y funcionarios de nuestra gestión, porque están organizando el despido masivo, en particular, los que tengan militancia o simpatía con el kirchnerismo".

Spina aseguró también que el director del Posadas, Alberto Díaz Legaspe, "sabe" lo que ocurrió. "Se lo informó el propio jefe del servicio el día sábado, que una silla de ruedas fue absorbida por el resonador luego de que un residente ingresara el viernes con un paciente a la sala, infringiendo las indicaciones que prohíben hacerlo".

En efecto, lo que ocurrió fue un accidente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario