lunes, 1 de febrero de 2016

Amigos y esposas al Estado administrado por Macri.


Los 494 despidos del Ministerio de Cultura efectivizados durante la última semana de enero (2015), antes de llegar a los 50 días de gestión PRO, siguen siendo de los más polémicos entre los 27.000 que ya cuenta ATE en el sector público y los 23.000 que se cuentan en el sector privado.

Más allá del hecho que dejó otro sello de lo que está generando la nueva gestión en la opinión pública y de haberse identificado a quienes arrojaron huevos desde un quinto piso a los empleados despedidos de Cultura reunidos en la puerta del ministerio, el titular de la cartera, Pablo Avelluto, salió a responder sobre los despidos, “una decisión espantosa, pero al mismo tiempo necesaria en función de dar algún marco de racionalidad a la gestión cultural en Argentina. El 65% del presupuesto en Cultura se destina a salarios, a este tipo de contratos que además no le hacen nada bien al empleo público.”

Avelluto agregó que “no se trata de pensarlos desde la perspectiva del ajuste y el ahorro, sino de ver cómo hago para que los museos, que también los dejaron caerse a pedazos, mejoren” sin dejar de aclarar que “no se trata de humanidad o piedad, se trata de modernizar y hacer que en la administración pública estén los más capaces, no los amigos, los militantes, los hijos de los amigos…”

Pablo Avelluto ya organizó las áreas de su cartera y nombró a sus colaboradores, entre los que se conoce, entre otros, a Marcos Aguinis, Jorge Asís, Mario Pacho O´Donell, Rubén Stella y Beatriz Gutiérrez Walker. Pero hoy salió a luz que nombró como nueva coordinadora de prensa del Ministerio de Cultura a Carolina Azzi, su novia (cuyo mérito conocido es haber filmado un documental sobre Sebreli).

Según informó el programa Minuto Uno de C5N, “Azzi en los últimos días se apersonó en el Centro de Producción e Investigación Audiovisual (CEPIA) del ministerio y se llevó los equipos a otro edificio de la cartera, donde presumiblemente cumplirán otro rol, ya que los trabajadores de dicho sector integraron la nomina de cesanteados de la semana pasada”

LA PRIMA Y LA ESPOSA DE MAJUL


Por las mismas horas en que la ola de despidos masivos es vox pópuli y el tarifazo energético recién está llegando a la noción pública, sale también a luz que María Alejandra Illia (Legajo 23.817) y María Elizabeth Conte Grand (Legajo 23.816) recibieron un doble ascenso de categoría estatal. Illia, ya ascendida de categoría en febrero de 2014 (A4) percibirá ahora un salario de $45.000 retroactivo al 10 de diciembre de 2015.

María Alejandra Illia es la prima de Gabriela Michetti, vicepresidenta de la Nación, que salió a explicar esta polémica recategorización.

"Ella fue designada jefa de despacho porque se fue quien cumplía esa función… se fue una persona y le subí a ella la categoría para que asuma esa función… Y no nombré a nadie más, por lo cual ella está asumiendo dos trabajos, el que hacía y el de la persona que se fue."

La vicepresidenta lamentó que a los medios "se les ocurre que la suba de categoría de la persona que va a ocupar la Jefatura de despacho de la Vicepresidenta de la Nación, y que cobrará en mano 30 mil pesos (asumiendo la tarea de dos personas), es una noticia".

Michetti se mostró “cansada de estas injusticias” y pidió perdón por la “catarsis” pero se olvidó de explicar el ascenso de María Elizabeth Conte Grand, más conocida como “la china” Conte Grand, su amiga íntima y esposa del “periodista” Luis Majul, el mismo que percibió 14 millones de pesos de Mauricio Macri en contratos inverosímiles de organización de eventos y reparto de volantes entre otras obras de gobierno.



RELACIONADO:

No hay comentarios:

Publicar un comentario