viernes, 25 de diciembre de 2015

Liberan represores de la dictadura en La Pampa.


Las declaraciones de la canciller venezolana Delcy Rodríguez contra el “injerencismo” de Mauricio Macri vertidas en la 49° Cumbre de Jefes y Jefas de Estado del Mercosur, celebrada en Asunción (Paraguay) el 21 de diciembre (2015) vuelven a la mesa insospechadamente.

Criticada desde los medios de comunicación por sus falsas acusaciones contra el mandatario argentino que pidió la “pronta liberación de los presos políticos en Venezuela”, Delcy Rodríguez defendió bien la clara postura del presidente Maduro, incluso mostrando fotos de AFP de manifestantes armados con bazookas que perpetraron el incendio de 19 universidades entre otros delitos mayores. Pero luego de su contundente defensa, emprendió una segunda parte de su discurso en contraataque al presidente argentino.

“Uno de sus primeros anuncios ha sido liberar a los responsables de las torturas, desapariciones y asesinatos durante la dictadura en Argentina, lo comprendo, no es la primera vez. Sabemos también que en su ejercicio usted ha vetado leyes contra el trato injusto, la tortura y las desapariciones forzadas, lo entiendo”.

La canciller venezolana cometió un error debido a sus fuentes informativas donde, seguramente, se encontró la polémica editorial de La Nación (23.11.2015).

Si bien es cierto que Macri votó en contra de las leyes mencionadas no es cierto que el empresario haya anunciado la liberación de los represores de la dictadura argentina. En efecto, Macri no anunció muchas de las medidas neoliberales que, al cabo de 12 días de gobierno, sacudieron hasta de manera inconstitucional las instituciones, la política y la economía de Argentina.

Pero ocurrió que, 24 horas después de las declaraciones “fallidas” de Delcy Rodríguez, represores procesados de la dictadura fueron liberados en Argentina.

EL CALDO

El clima se fue creando paulatinamente desde que, en la primera vuelta electoral (25.10.2015), Mauricio Macri quedara a sólo tres puntos porcentuales de diferencia del candidato ganador y oficialista, Daniel Scioli. La oportunidad de la victoria quedó entonces al alcance de la mano y algunos sectores defensores de la represión dictatorial comenzaron a reunirse.

"Antes que estos, prefiero a Macri", reiteró varias veces vía Twitter Cecilia Pando, dirigente de la Asociación de Familiares y Amigos de Presos Políticos de Argentina (AFyAPPA). Acérrima antikirchnerista y defensora de la última dictadura, Pando manifestó públicamente su apoyo y su voto a Macri: "Te contaron una parte de la historia, violaron la ley para llevar a cabo su venganza, hicieron negocio con los derechos humanos. Yo voto por el cambio", supo escribir incluso antes de las elecciones del 25 de octubre.

Lejos en el tiempo habían quedado sus críticas por la falta de "pureza" del jefe de Gobierno porteño saliente luego de haberse manifestado a favor del matrimonio igualitario: "Una actitud que decepciona a quienes esperamos encontrar en él una alternativa al izquierdismo cultural".

Pando no es la única que impulsó el voto a Cambiemos para revertir las políticas de derechos humanos impulsadas por el kirchnerismo. En vísperas del balotaje, Aníbal Guevara, uno de los referentes de Hijos y Nietos de Presos Políticos e hijo del teniente coronel (r) Aníbal Guevara, condenado en San Rafael a prisión perpetua también salió a responder a los medios cuando la organización de la que forma parte se puso en el centro de la escena en el megajuicio de Tucumán, en el que por primera vez se conformó un grupo para apoyar a los 40 acusados.

Guevara apoyó públicamente la candidatura del líder PRO, pero aseguró que la agrupación no se definió de cara a la segunda vuelta. "El grupo no tiene una posición trabajada frente al balotaje, ni esperanza con ninguno de los dos candidatos en particular, nuestro trabajo es independiente de lo que pueda pasar".

Desde su postura personal, aclaró que considera necesaria "la alternancia" y que Cambiemos es "la única alternativa socialdemócrata" frente a Scioli, a quien ve como la "alternativa reaccionaria".

Sobre su expectativa de que se reviertan las políticas de reparación y las investigaciones, Guevara aseguró que no esperan "una solución política del estilo de las amnistías o los indultos" con ninguno de los candidatos. "Pedimos una revisión de los juicios y que la sociedad conozca las violaciones a la Constitución con las que se llevan a cabo".

Además de los parientes de militares y civiles enjuiciados, la otra pata la aportan los abogados nucleados en la Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia, que también días antes del balotaje presidencial realizó su asamblea anual para agitar a sus socios y definir cuál sería su "contribución" con el cambio.

Esta asamblea desigual, donde también asistieron Alberto Rodríguez Varela (ministro de Justicia durante el terrorismo de Estado) y Ricardo Saint Jean (defensor e hijo del gobernador de facto bonaerense Ibérico Saint Jean), fue convocada con un comunicado celebratorio en el que expresaron el "significado especial" del encuentro: "Ráfagas de optimismo recorren la patria hasta ayer doliente. Una esperanza renovada ha empezado a notarse en el semblante de familiares, amigos y prisioneros del régimen", se leyó en el texto de la organización que aún propone amnistiar a los genocidas que idearon y pusieron en práctica el terrorismo de Estado.

El presidente de la Asociación, Alberto Solanet, ex presidente de la Corporación de Abogados Católicos y hermano de Manuel, secretario de Hacienda de la dictadura, dijo que la asamblea "no tiene nada que ver con el apoyo a algún candidato, no hay una definición sobre eso en la asociación" pero sí que “es opinión generalizada que la gente se manifestó con ansias de cambio y yo participo de esa idea."

Solanet bregó por una "reconstrucción del orden jurídico", ya que consideró que el juzgamiento de los delitos de la dictadura es "una política de venganza absurda que mantiene cientos de presos políticos… supongo que si hay un cambio de gobierno, se va a poder conversar sobre algo más razonable. Hemos mantenido reuniones con mucha gente, de todos los espacios políticos, y tengo expectativa de que si se cambia la situación vamos a tratar con mejor gente que con la que tratamos ahora".

"BUENAS NOTICIAS"

Pues bien. Pasados once días de gestión del candidato ganador, Mauricio Macri, los vientos optimistas comenzaron a dejar “buenas noticias”.

En efecto. El martes 22 de diciembre (2015), un día después de las ruidosas declaraciones de la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, cinco represores fueron liberados por la justicia de La Pampa tras estar procesados por más de 300 casos de secuestros y torturas cometidos en esa provincia durante la última dictadura militar.

La decisión la tomaron los jueces del Tribunal Oral Federal, Marcos Aguerrido y los subrogantes Orlando Coscia y Alejandro Silva, en beneficio de Luis Lucero, Miguel Ochoa,Oscar "Miseria" López, Jorge Quinteros y Orlando Pérez bajo el argumento de que se vencieron los plazos de la prisiones preventivas.

La libertad la había pedido el defensor oficial Carlos Riera, mientras que el fiscal Juan José Baric se opuso a la excarcelación. Pero los magistrados le dieron curso considerando que se vencieron los plazos legales para mantener a una persona con prisión preventiva (un año y seis meses de prórroga) y ya no podían permanecer en esa condición sin juicio oral.

Los cinco imputados en la causa Subzona 14 II fueron liberados desde la Colonia Penal 4. Algunos ya gozaban de prisión domiciliaria y ahora quedó en libertad el resto de los procesados, aunque resta saber cuál será el destino del exjefe de la Policía Provincial, Luis Baraldini (el único procesado por delitos de lesa humanidad en la causa Subzona 14 II). En este caso, el hecho de haberse fugado en su momento, le impediría obtener la excarcelación.

LAS RAZONES DE DELCY RODRIGUEZ

Mauricio Macri no respondió a las acusaciones de Delcy Rodríguez. Susana Malcorra, canciller argentina, explicó después que “es obvio que la información que tenía la canciller es errónea… entonces el presidente decidió que no era necesario una respuesta.” Efectivamente, no era necesaria una respuesta. Macri ya había cumplido su objetivo de no pasar inadvertido y mostrarse fiel y servil a toda política exterior que sea reconocida por Estados Unidos.

No obstante Delcy Rodríguez también había contado la verdad sobre que “usted ha vetado leyes contra el trato injusto, la tortura y las desapariciones forzadas.”

La información de la canciller sí era fidedigna. El partido de Mauricio Macri, PRO (Propuesta Republicana), fue el único bloque que se abstuvo de votar la prohibición de indultos en casos de crímenes de lesa humanidad (ley aprobada en julio 2014). Tampoco apoyó la creación de la comisión bicameral para investigar delitos económicos, y se opuso en 2008 al desafuero del ex comisario Luis Patti, lo que finalmente permitió que fuera juzgado y condenado por varios crímenes.

En la Ciudad de Buenos Aires el PRO gobernante subejecutó el presupuesto del Parque de la Memoria y del Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado. Durante la primera mitad de 2015, ejecutó $ 900 mil pesos, el 6,9% de los $ 13 M asignados al Parque.

CONCLUSIONES


A la postre, la canciller venezolana Delcy Rodríguez logró, en pocos minutos, hacer un fiel y sintético cuadro de las políticas sobre derechos humanos de Mauricio Macri, que pedía por los derechos humanos en Venezuela.

FUENTES:
Tiempo Argentino
El diario 24

No hay comentarios:

Publicar un comentario